DJ

Review de Reloop Mixon 4, controlador integral para Serato DJ y Djay Pro

Reloop ha estado bastante tiempo “tonteando” con controladores diseñados para ser usados además de con ordenadores, con dispositivos móviles. Beatpad, Beatpad 2 y Mixtour han sido hasta la fecha las incursiones de la marca alemana en el terreno móvil, y aunque son dispositivos bastante resultones, ni Reloop ni ninguna otra marca se había atrevido a lanzar algo comparable a los controladores de nivel profesional de gran tamaño que se diseñan para Traktor y Serato.

Finalmente Reloop ha dado un paso adelante y se ha atrevido con el Mixon 4, un controlador de 4 canales con sección de mezcla completa, 16 pads de gran tamaño y jogwheels también de grandes dimensiones. Y para apuntar a todo tipo de público, es compatible no sólo con Serato en Windows y macOS, si no que también con Djay Pro en dispositivos iOS –con todos literalmente– y con Djay en dispositivos Android. ¿Es capaz este controlador de integrarse con dispositivos móviles tan bien como con un ordenador? ¿Merece la pena invertir en este controlador de grandes dimensiones y precio ajustado? Te lo contamos a partir del siguiente párrafo.

Construcción y controles

El Mixon 4 está construido sobre una carcasa de plástico negro mate de acabado liso con una plancha de aluminio en la parte superior serigrafiada en blanco, gris y azul. Esta base sobre la que va montada el conjunto a pesar de usar bastante plástico presenta un ensamblaje aparentemente resistente. El tamaño de la unidad es de 65cm de ancho por 37 de profundo, con un peso de algo más de 5kg. El poco peso compensa el gran tamaño en cuestiones de transporte.

Cada canal ofrece tres potenciómetros para la EQ de 3 bandas, otro para control de ganancia y otro para filtro, además de vúmetros independientes de 5 segmentos. Además hay en la parte superior seis potenciómetros y dos encoders para efectos, y dos encoders más en los laterales para loops. Todo los potenciómetros y encoders del controlador son negros, tienen una buena resistencia al giro y parecen firmemente montados, aunque son totalmente de plástico y no tienen recubrimiento de goma. Los potenciómetros destinados a EQ en lugar de tener la clásica línea blanca para saber su posición, tienen una de color gris ténue que dificulta un poco la lectura su posición con baja iluminación. Los potenciómetros destinados a filtro en cada canal y efectos merecen especial mención, ya que son todos de mayor tamaño, facilitando así su uso. Los encoders para los loops van acompañados de cinco leds que indican la longitud del loop, francamente práctico.

Los faders ofrecen una buena resistencia y la suavidad en el desplazamiento es bastante homogénea, aunque el que resulta sorprendente es el crossfader, que sin ser realizado por ningún fabricante popular en este tipo de componente –al menos Reloop no lo indica– es extremadamente suave y firme, además de tener muy poco cutlag. Bajo el fader de cada canal tenemos un interruptor para elegir la asignación al crossfader, y sobre el crossfade hay otro interruptor similar para elegir el tipo de curva entre tres posibles. Los botones del controlador son de plástico y tienen una pulsación que se logra con poco presión, no hay nada destacable en ningún sentido. Los pads sorprenden positivamente, tienen un gran tamaño –juraría que son como los del Neon– y el tacto y dureza de la goma es bastante agradable. Los botones que hay sobre los pads para cambiar su modo de uso son los únicos de goma del aparato. Hay un doble vúmetro de 10 segmentos para la sección master.

Los jogwheels son bastante grandes para un controlador de este precio –155mm– y con una dureza que recuerda a la de los jogs de la gama SX de Pioneer; quizá la única pega es que la luz la luz externa rotatoria que tienen no es de alta precisión y es más hornamental que otra cosa, pero prefiero tener una luz así que no tener ninguna. En suma es un jogwheel bastante logrado en esta franja de precios. Los controles de pitch engañan bastante, por su pequeño tamaño de 50mm parece que no servirán para acompasar canciones “manualmente”, pero son de alta resolución y en Djay Pro permiten aumentar o disminuir con una precisión de 0.1 BPM y en Serato DJ logras una precisión de 0.03 - 0.04 BPM –varía según lo mueves–; eso sí, es necesario moverlo con mucha precisión y cuidado.

En los laterales además de los típicos botones de Play, Cue y Sync –de gran tamaño– hay botones para ajuste automático de la tonalidad, pitch lock, slip, las funciones de Serato Flip y junto a cada jog un gran botón para cambiar el deck que controla cada juego de controles. Hay pequeños botones junto a los controles de filtro para activar una función que permite simultáneamente jugar con el filtro y con los efectos asignados al deck.

Conectividad e instalación

El Mixon 4 en su parte trasera tiene tres salidas stereo, una en formato XLR balanceada y en RCA no balanceada para el master, y otra en formato TRS para monitores. En la parte posterior tenemos también el conector USB tipo B para el ordenador o un dispositivo Android, y una conexión propietaria tipo mini-DIN para los dispositivos iOS; esto aparentemente te obliga a utilizar un cable suministrado por Reloop con el aparato para conectar tu iPad o iPhone, pero tranquilo, si pierdes el cable puedes conectar el Mixon 4 a tu iParato usando el conector USB y un adaptador USB a lightning de los que vende Apple.

En la parte frontal hay una doble conexión para auriculares en el lado izquierdo y otra para micro en el lado derecho con un potenciómetro para el volumen. Esta entrada de micro en realidad no está conectada al interfaz de audio del Mixon 4, va directamente enrutada a la salida master. De hecho el Mixon 4 no tiene ninguna entrada en su interfaz, sólo salidas, es un controlador puro y duro.

En macOS no requiere instalación de drivers alguna gracias a que es class compliant, aunque en Windows necesitarás instalar unos drivers ASIO provistos por el fabricante y descargables desde su web. En iOS y Android sólo necesitas las aplicaciones soportadas, Djay 2 y Djay Pro en caso de iOS y en Android Djay 2. En iOS además de las aplicaciones oficialmente soportadas el dispositivo es reconocido por otras aplicaciones, como por ejemplo DJ Player Pro, y puede configurarse tanto el interfaz de audio como mapear los controles para su uso.

Hay una ranura en el Mixon 4 para colocar el dispositivo iOS o Android y que quede en un ángulo cómodo para su visión. La ranura es lo bastante ancha como para insertar tanto un iPad normal como un iPad Pro, pero si usas alguna smartcase tendrás que quitarla para que el dispositivo encaje. Si usas un iPhone también tendrás que quitarle la funda para que quepa, y lamentablemente el iPhone tiende a introducirse demasiado en la ranura y que se tape un poco la pantalla. Los dispositivos iOS se cargan mientras están conectados al Mixon 4, así que no debes preocuparte por la batería.

Hay un detalle negativo a tener en cuanta cuando se usa con programas o aplicaciones móviles no soportadas oficialmente, y es que el aparato no tiene control físico de volumen para la salida de auriculares. Aunque existe un potenciómetro para regular este nivel, en realidad el potenciómetro no controla el amplificador de la señal, sólo es un control MIDI que debe asignarse al control interno de la aplicación en cuestión para regular el nivel de salida por auriculares; llevad cuidado con esto porque hasta que asignas el control en otras aplicaciones el volumen de auriculares está al máximo, y puedes tanto fastidiar los auriculares o fastidiar algo peor, tus oídos.

En uso

Cuando comienzo a probar un aparato la curiosidad es la que manda al principio, y lo que más curiosidad me producía era conocer el rendimiento que tenía usándolo con un dispositivo iOS. Así que actualicé Djay Pro en mi iPad Air II, lo conecté al Mixon 4 –aparentemente no sucedía nada–, abrí la aplicación –seguía sin ocurrir nada diferente–, comencé a tocar los controles del Mixon 4 y… era como si el iPad y el controlador fueran un único dispositivo. Absolutamente todos y cada uno de los controles responden con inmediatez y controlando exactamente lo que indican que controlan, la sensación es la misma que estar manejando algo similar a un sistema “todo en uno” como un XDJ-RX o un MCX-8000. El conjunto funciona con una latencia de audio bajísima, como digo, parece que estés usando un hardware autónomo con una pantalla integrada. Con un iPhone 7 obtuve los mismos resultados, salvando las distancias de tener la interfaz de la aplicación en 4.7”.

Con un dispositivo Android –BQ Aquaris X5 Plus con procesador Snapdragon 652 Octa Core y 3gb de RAM– la experiencia fue buena, aunque no tanto como con un dispositivo iOS. Viene incluido un cable OTG para conectar al final del cable USB –también incluido– y poder así conectar dispositivos Android al típico puerto micro USB que incorporan; por cierto, no he podido averiguar si los nuevos dispositivos Android con puerto USB-C pueden usarse. La respuesta en Android no era tan inmediata como para parecer todo un mismo conjunto –se percibía una latencia ligeramente mayor que en iOS– y alguna cosa no respondía, por ejemplo al navegar por la librería musical el encoder no hacía nada, había que usar la pantalla táctil. Esto no obstante parece más un problema de Android, que por su sistema de sandboxing de las aplicaciones siempre ha arrastrado mayor latencia en aplicaciones de audio que iOS, que un problema del Mixon 4. Los dispositivos Android por cierto no cargan mientras están conectados por un cable OTG al Mixon 4. Respecto a la experiencia Android, comentar también que al no haber una aplicación de 4 canales soportada oficialmente se desaprovecha gran parte del controlador.

Llega la hora de probarlo con Serato DJ, el dispositivo habilita el uso del software con sólo conectarlo –no es necesario pagar ninguna licencia adicional– y se integra y responde igual de bien que con iOS y Djay Pro. Lo cierto es que no deja de sorprenderme que el rendimiento de una app en un tablet –vale, un tablet de gama alta– sea comparable al de una aplicación corriendo en un ordenador. Poco que añadir en Serato, todos los controles responden como se espera, incluso puedes habilitar desde el controlador funciones como fader start, controlar los flips o incluso abrir y cerrar los diversos paneles de lal interfaz del software como los efectos, grabación, sampler o preparación de pistas.

A nivel general, es destacable el buen rendimiento de los grandes pads. Es inusual encontrar pads así en dispositivos de este precio, y se les saca un buen partido. Por cierto, la aplicación Melodics para aprender fingerdrumming con pads acaba de añadir el Mixon 4 a la lista de controladores soportados oficialmente. Los jogwheels funcionan también realmente bien, precisión milimétrica y un tamaño que agradecemos los que tenemos las manos grandes; la unidad que se me cedió venía con la última actualización de firmware que al parecer corregía algunos problemas con este asunto, es buena señal que Reloop esté dando un soporte rápido a un producto que acaba de lanzar al mercado.

Entrando más en detalles sobre los controles, es una lástima que Reloop no haya cuidado un poco el detalle de no poner recubrimiento de goma en los potenciómetros y que por su decoración además los de EQ sean difíciles de ver con poca luz. Los Chroma Caps por cierto no sirven para solucionar este asunto, no terminan de encajar bien en los potenciómetros y sobresalen demasiado.

Reloop no da detalles sobre la resolución de audio del interfaz, aunque he podido averiguar que su resolución máxima es de 44khz. La unidad entrega un sonido que podríamos calificar como correcto, no llega a tener la definición de otros controladores de aspecto similar pero que juegan en una liga superior, pero en un entorno de tamaño medio y con amplificación y tratamiento adecuado del sonido probablemente nadie del público se queje; recordemos que estamos en la franja de los 700€.

Conclusiones

El Mixon 4 es un controlador para los que buscan un dispositivo de gran tamaño y controles bien grandes y espaciados para manejar Serato DJ o que se quieran atrever a pinchar con un dispositivo iOS, de hecho, es un atrevimiento que con este dispositivo traerá bastantes satisfacciones. La gran cantidad de plástico empleado en la unidad está compensado con un montaje sólido y una excelente respuesta por parte de los controles, así como un peso que hace que su transporte no sea una penitencia.

Su precio lo convierte en accesible para muchos públicos, tanto para DJs de dormitorio, semiprofesionales, e incluso puede ser una alternativa muy interesante para discomóviles y locales pequeño, ya sea como unidad principal o como reemplazo de emergencia de un setup de mayores prestaciones. Por otra parte es importante recordar que se trata de un controlador puro y duro, no sirve para mezclar señales externas, así que el que necesite conectar unos reproductores o unos platos, deberá pensar en otra clase de producto.

A nivel personal, el Mixon 4 me ha hecho reflexionar acerca de una cuestión, y es que actualmente mucha gente reclama actualmente dispositivos integrales para pinchar sin la necesidad de un ordenador, y creo que productos como este Mixon 4 pueden encajar perfectamente en esta categoría. Sí, está claro que el Mixon 4 no es autónomo, pero conectado a un iPad transmite las mismas sensaciones que un dispositivo autónomo, la integración es tan buena que te olvidas de que la pantalla es la de otro aparato. Si sumamos el coste de un iPad Air II o incluso un iPad Pro de 9.7” al coste del Mixon 4, nos quedamos por debajo del coste de un sistema autónomo como una XDJ-RX o un MCX-8000; además un iPad es infinitamente más ligero y transportable que un ordenador, su pantalla es más grande que la de cualquier dispositivo autónomo actual, sirve para muchas más cosas que para pinchar, y desconectado del controlador puedes hacer la preparación de pistas cómodamente tumbado en tu sofá, en la hamaca de la piscina o en el asiento de un tren o un avión. Respecto al uso con Android, aunque es interesante, tengo mis reservas por tener un rendimiento algo inferior y aprovechar sólo el 50% del controlador.

Lo mejor

  • Grandes y excelentes pads y jogwheels poco comunes en este rango de precios.
  • Compatible tanto con ordenadores como con dispositivos móviles.
  • Sorprendente integración con iPad y Djay Pro, parece todo un único producto.
  • Transportable por su ligereza.

Lo peor

  • Potenciómetros totalmente de plástico, algunos con visibilidad mejorable.
  • Los usuarios de Android no podrán sacar provecho al 100% del aparato.
Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar