Los Bee Gees, buenos para el corazón

Eliot Van Buskirk

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, el gran éxito de los Bee Gees de 1977 Staying Alive tiene el tempo perfecto para realizar con el mismo compresiones sobre el pecho durante las resucitaciones cardiopulmonares.

La canción presenta 103 negras por minuto, y los doctores recomiendan compresiones pectorales a sobre 100 veces por minuto para realizar la CPR, una técnica de resucitación cardiopulmonar que incrementa un 300% las posibilidades de supervivencia del paciente, pero sólo si las citadas compresiones se realizan a la velocidad adecuada.

Reuters ha preguntado al doctor David Matlock de la Facultad de Medicina de la Universidad de Illinois por qué han elegido esa canción, si muchas otras tienen un tempo similar. No resulta sorprendente que nos dijera que el nombre de la canción ha sido un factor decisivo, así como el hecho de que tanta gente la tenga prácticamente memorizada. «El lema Permaneciendo Vivo es muy apropiado para la situación» dice Matlock. «Todo el mundo la ha oído alguna vez en su vida. La gente se sabe la canción, la tiene en la cabeza».

Su pequeño estudio incluye reproducir Staying Alive mientras los estudiantes practican la CPR en muñecos. Cinco semanas después, los participantes son capaces de realizar resucitaciones cardiopulmonares al ritmo adecuado simplemente recordando la canción en su cabeza.

Una base de datos de BPM revela otros candidatos para acompañar a la resucitación cardiopulmonar. Son Quit Playin' Games With My Heart de Backstreet Boys, Heartbreaker de Mariah Carey, When It All Goes Wrong de Everclear, Strong Heart de Parry Loveless y Don't Go Away de Fun Factory.

Visto en Wired.com.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar