Cuando compartir como no-comercial no es la respuesta

Blaise Alleyne

Nos encontramos de forma casi inevitable con el modelo paga lo que quieras. Pero la situación se hace más interesante cuando consideras cómo se licencia esa música. Girl Talk ha utilizado la licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial para su Feed the Animals, pero he aquí que las canciones han sido creadas utilizando cientos de muestras de otros artistas. Gillis reclama que se trata de un caso de uso justo de dichas muestras, las cuales son muy cortas y han sido transformadas.

Aparte de los problemas legales que pueda tener si su reclamación de uso justo falla, ¿por qué Gillis, un artista que hace un uso comercial de las muestras de otros, establece una restricción de no comercial en su trabajo? Parece hipócrita. Desde luego, intenta establecer que «la licencia CC no interfiere con los derechos que tienes bajo la doctrina del uso justo, con la que tendrías el permiso para hacer ciertos usos de mi trabajo incluso con propósitos comerciales». ¿Es necesaria entonces la restricción no comercial pera otros usos?

Lo primero es que tal y como Mike Masnick apunta en su critica a las licencias no comerciales, la distinción entre uso comercial y no comercial es tremendamente difusa. Como lo es en este caso la distinción entre uso transformativo y no transformativo. ¿En qué punto exactamente un trabajo derivado es una transformación? Pero, más importante aún, Masnick se pregunta «si alguien es capaz de hacer algo comercialmente viable con mi contenido, ¿por qué eso ha de ser un problema?» Girl Talk podría ser un ejemplo perfecto de esto, aunque Gillis deliberadamente limite las posibilidades con la licencia elegida.

¿Por qué intentar limitar un uso externo positivo? Posiblemente a muchos de los artistas cuyas muestras se utilizan en el trabajo de Girl Talk les gustaría tomar la canción en la que aparece su contenido e incluirla en un trabajo propio, o hacerla disponible en su sitio web. ¿Deberían estar obligados a pagar por utilizar una canción que utiliza muestras de su propia música? Puede, pero también parece que respetar las fuentes ayudaría a un artista como Gillis a mantener una mejor relación con los artistas de los que muestrea.

Más aún, ¿qué pasa con la gente que quiera hacer algo con el disco que sea potencialmente beneficioso comercialmente para el propio Girl Talk? Por ejemplo, si alguien quiere hacer una remezcla o un videoclip interesante con la música de Girl Talk, no sólo deberán contenerse de intentar utilizarlo comercialmente, a no ser bajo la doctrina del uso justo, sino que el propio Gillis necesitará su permiso si quiere emplearlos él mismo. Si hubiese utilizado una licencia del tipo Attibution-Share Alike, tanto él como cualquier artista realizando trabajos derivados estarían autorizados a intentar monetizar su esfuerzo. En su lugar, se restringen los trabajos derivados al campo amateur porque con una licencia no comercial, la barrera de los permisos culturales sigue intacta para los artistas que intentan vivir de su trabajo. Espero que Greg Gillis y el resto de los artistas se den cuenta del beneficio de eliminar las barreras, especialmente las del uso comercial.

Visto en Techdirt.

copyright creativecommons girltalk

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar