Godin y Springsteen

Más de Seth Godin sobre la industria musical. Hoy, Seth Godin y Bruce Springsteen, agitados pero no removidos.

Seth Godin

Este será posiblemente mi último artículo sobre el tema durante una temporada, pero la nota de Randy me ha animado a escribirlo.

Anoche vi cómo volvía a ocurrir en un concierto de Bruce Springsteen.

Las discográficas tienen problemas para conseguir que la gente pague 9,99 por un CD. Aún así alguien que viajó desde New York a Montreal para ver en directo a Bruce por centésima vez le ofreció a mi amigo 200 dólares por la lista de canciones, un pequeño trozo de papel editado en Word que listaba las canciones que Bruce pretendía tocar. Dado que el papel venía de los camerinos, él simplemente TENÍA que tenerlo. Y cuando mi amigo se negó a vendérselo, el completo extraño le dio un abrazo y un beso por no hacerlo, comprendiendo sin palabras que la posesión de esa lista, en ese momento, mientras se estaba preparando el concierto, no tenía precio.

Cada matrícula que dejaba el parking esa noche era de otro lugar —Vermont, Pennsylvania—. De hecho yo mismo viajé desde Ottawa para ver el concierto.

En un momento dado de los últimos 35 años, Bruce se ha ganado cada uno de esos fans, de uno en uno, y empezó una relación con ellos, una relación que respeta realmente. De vez en cuando organiza una fiesta así y todos estamos invitados a venir a tomarnos un par de copas celebrando esa relación. Amablemente nos dejamos dos o trescientos dólares para cubrir los gastos de esa fiesta.

Soy un miembro de la tribu de Bruce, y estoy orgulloso de serlo.

A nadie le «gusta» Bruce. O le aman o le odian. Él está comprometido con lo que hace y, en justa correspondencia, sus fans están comprometidos con él.

Creo que en mi caso sí se puede hablar de compromiso. Sus dos primeros discos fueron fracasos comerciales. No lo dejó, y su gente estuvo con él, y en agradecimiento nos dio Born to Run.

A casi cualquier artista de siempre que hemos amado le ha llevado unos cuantos discos encontrar su nicho y crecer. The Beatles tocaron noche tras noche durante siete años antes de pegar el pelotazo en los USA.

¿Cómo lo decías? «Los productos y servicios que tienen un éxito salvaje suelen ser los que todos esperaban ver fallar...»

La industria necesita recordar eso.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar