Pautas para sobrevivir a nuestra adicción

Si después de leer el post anterior alguno de vosotros considera que sus conductas en relación a la producción musical rozan la adicción, las siguientes líneas os podrán ayudar a cambiar ciertos hábitos que facilitan salir de ésta o de cualquier otra adicción.

1.- Tomar conciencia de mis conductas.

Ser consciente del problema es la mitad de la solución del problema. La mejor manera de tomar conciencia es llevar un registro de la actividad. Por ejemplo:

  • Saber exactamente cuánto tiempo le dedico a la actividad.

Si cuantifico el número de horas que dedico a la adicción y me sorprende, ya estoy dando el primer paso para cambiar. Puedo apuntar a qué hora empiezo y a qué hora termino cada día y a final de semana contabilizar las horas totales. Si el número resultante me asusta, simplemente esta reacción me ayudará a esforzarme por cambiar.

  • Saber exactamente cuánto interfiere en mi vida

- A nivel de salud Realizar periódicamente algún control médico a nivel visual y auditivo para comprobar si existe deterioro de estas funciones, puede ayudarme a ser consciente de mi deterioro.

- A nivel de rendimiento laboral Podría cuantificar el número de minutos al día y por tanto a la semana, que dejo mi trabajo de lado para buscar información sobre mi hobby.

- A nivel económico Puedo llevar un control de los gastos y graficar su evolución.

- A nivel de relaciones sociales Cuantificar el número de horas en las que sales con tu pareja, con los amigos, etc. y compararlo con el número de horas que le dedicas a tu hobby.

2.- Organizar el tiempo libre.

La mejor manera de no dedicar más tiempo del saludable a la una posible adicción, es programar las actividades que se quieren llevar a cabo durante el tiempo libre. De esta forma se adquieren otros compromisos que obligan a no invertir más tiempo del previsto en nuestra adicción.

Establecer una cantidad máxima de dinero y de horas a invertir al mes, o a la semana en tu afición, puede regular la adicción.

3.- Buscar otras inquietudes.

Si la necesidad de sentirnos creativos la cubrimos solamente de una manera, automáticamente generaremos una adicción hacia esa única manera de satisfacer tal necesidad. En cambio, si conseguimos sentirnos creativos desarrollando otras actividades, será más difícil depender de nuestras mezclas.

En definitiva, el dependiente tiende a minimizar las consecuencias negativas de su adicción cuando alguien le obliga a afrontar su problema. Precisamente por eso podría resultar muy útil aprovechar los momentos en los que no hay esa confrontación con las personas de su entorno para consensuar con ellas el grado real de deterioro que está provocando nuestra adicción (horas dedicadas, dinero invertido, amistades perdidas, etc).

Si nos permitís daros un consejo, no a nivel psicológico sino como confidentes, si queréis evitar que las horas que pasáis mezclando o grabando no acabe por deteriorar vuestras relaciones afectivas, puede ser un buen remedio implicar a la pareja en el invento. Si no puedes vencer a tu “enemigo”, únete a él.

Dile a tu pareja que cante en algunos temas, o incluso que sea tu “productor” particular. Cariño, ¿qué instrumento meterías en esta parte de la canción?, es que necesito la opinión de alguien que no conozca este tema...

Por cierto, negaremos incluso ante un juez que esta última recomendación la hicimos nosotros.

PsicoEscénico

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar