Informática musical

Mis plugins favoritos para empezar 2019, por Antonio Escobar

No hay mejor forma de empezar 2019 que con una pequeña lista (sí, ya estoy otra vez con las listas) de los plugins que más he usado y algunos descubrimientos. ¡Vamos a ello!

Waves F6, Vitamin y C1

Waves F6

Waves es un clásico en el mundo de los plugins y a nadie le sorprenderá que esté en la lista. F6 es un ecualizador dinámico tan bien pensando que me hizo cambiar mi forma de ecualizar y que uso todo el tiempo. Ya tiene un par de años, pero no se cae de mi lista de favoritos, a pesar de que Fabfilter ha presentado Pro-Q 3, que es, sin duda, uno de los más completos y versátiles ecualizadores. Pero con F6 todo está a mano y es tremendamente sencillo, suena estupendamente y se puede usar en M/S.

Waves Vitamin

Vitamin tampoco es nuevo, pero el concepto lo fue novedoso en su momento: un excitador multibanda conectado a detectores de transitorios. Aunque es muy fácil pasarse y lo reservo para las ocasiones especiales, su sonido es muy natural (muy diferente a otros como el Aphex).

Waves C1

C1 sorprenderá a muchos, puesto que es un compresor que se puede considerar “vintage” por la cantidad de años que lleva con nosotros. Tiene un par de peculiaridades que lo hace muy atractivo por su latencia cero (ideal para usarlo mientras programo) y por su sonido agresivo y “digital”, si es que se puede aplicar ese término, que me encanta en cosas como pianos y, sí, voces.

Nombraré, además, los nuevos plugins de Abbey Road (Plates, Chambers, etc) y una docena más de imprescindibles, como el compresor del master SSLComp, que está presente en el 80% todo lo que mezclo a lo largo del año (y son horas de música) o el canal de mezcla OmniChannel.

Wavesfactory Spectre y Trackspacer 2.5

Con solo dos plugins comerciales en su haber (y algunos más gratuitos), Wavesfactory se ha especializado en la categoría “plugins únicos que cuando los usas te salvan el culo”, abreviando “salvavidas” y ha conseguido que hasta Rik Simpson y Coldplay los use. 

Wavesfactory Trackspacer

He hablado tantas veces en mis redes sociales de Trackspacer que parece que cobro por ello, y es que Trackspacer es un ecualizador dinámico con una entrada de encadenado que uso constantemente cuando necesito empastar o, como si nombre indica, hacer espacio en una pista para que quepa otra. 

Wavesfactory Spectre

Spectre, sin embargo, pasó desapercibido para mí hasta hace relativamente poco. Su principio no es único y, de hecho, es similar al de Waves Vitamin (distorsión multibanda dinámica), pero su implementación es muy diferente y sus resultados muy distintos, con bandas que funcionan como un ecualizador y distintos algoritmos de saturación y, lo mejor, un control dry/wet. Spectre está en continua mejora y no es raro el proyecto donde no hay media docena, dando carácter a algún sonido o cambiándolo de forma más o menos sutil.

Softube Console 1 y Tape

Softube Console 1

Console 1 no requiere presentación y es que el sistema de controlador+software de canal ya han aparecido en algunos de mis últimos vídeos de mezcla. Está algo limitado, porque para sacarle todo el jugo requiere de que tengas una buena colección de plugins de Softube o Universal Audio, pero el canal que trae por defecto, una emulación ampliada de la clásica SSL 4000G justifica su precio y mi amor. 

Softube Tape

Tape es un nuevo emulador de cinta y ha desplazado a todos los que estaba usando para caldear mis buses. Su bajo uso de CPU también ayuda. Tiene un montón de opciones, que incluyen ruido y diafonía.

Soundtoys 

Soundtoys Little Alterboy

Soundtoys es una de esas marcas “boutique” que nunca podré recomendar bastante. Este año he quemado Alterboy y SieQ, pero todo el paquete está maravilloso.

Sound Theory Gullfoss

Gullfoss

Este nuevo plugin y esta nueva compañía proponen algo muy interesante: un ecualizador que ajusta automáticamente su funcionamiento a proporcionar un sonido equilibrado, controlado por unos pocos parámetros. No son los primeros en intentarlo, pero sí los primeros que me convencen y es que Gullfoss re-ecualiza el material de forma muy transparente llevándolo hacia una sonoridad “ideal”. Por supuesto, esa sonoridad ideal no tiene porqué ser la adecuada y eso se equilibra con otros parámetros. Como curiosidad, he estado probando re-ecualizar mis canciones favoritas de mi juventud y sorprende la cantidad de detalles que recupera de esas viejas grabaciones. Aún estoy encontrándole utilidades a Gullfoss pero ya ocupa un lugar fijo en el máster de mis proyectos y auguro una larga relación.

Native Instruments Kontakt, Battery 4 y Maschine

Native Instruments Kontakt 6
Native Instruments Kontakt 6

Son un estándar y es por un motivo. Son el corazón, junto a Cubase 10, de cada cosa que sale de mis manos. No voy a sorprender a nadie, pero me parecía justo nombrarlos por su versatilidad, por su estabilidad y porque no hay nada mejor en su categoría.


Y hasta aquí ha llegado mi lista. He dejado fuera los plugins de Fuse Audio Labs, compañía que me sorprende con cada uno y con precios contenidos, Valhalla y Lexicon para las Reverbs, Voxengo y su perenne Span y Elephan o Acustica Audio, que cada vez mejora su motor más y saca cosas como el emulador de cinta Taupe o el compresor ElRey.

Sin duda, 2018 fue un gran año para el mundo de los plugins y auguro un 2019 igual de bueno o mejor.

¿Te gustó este artículo?
22
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar