El poder de las limitaciones

Las limitaciones son algo que considero altamente valioso para un diseñador de sonido, o cualquier artista o persona que requiera utilizar su creatividad para su trabajo.

Imponer limitaciones en tu día a día es algo realmente grandioso, ya que te ayuda a mejorar tus habilidades y a conocer nuevas formas de hacer las cosas que haces normalmente. Es una estimulación increíble para tu creatividad, permitiéndote encontrar nuevos caminos, descubrir nuevas funciones de las cosas, y conocer más tus propias habilidades.

Otro punto a favor, es que es algo progresivo que se verá reflejado más adelante, incluso cuando no tengas las limitaciones. Si aprendes a trabajar con poco, serás excelente cuando tengas mucho. Como decía alguna vez Ren Klyce (El club de la pelea, La habitación del pánico), uno de mis diseñadores de sonido favoritos:

"Si tuvieras toda la crema dental o el champú del mundo, probablemente se te acabe más rápido que si tuvieras solo uno. Si fuera así, aprenderías como realmente conservar y hacer funcionar ese único elemento, obteniendo la sólo la cantidad correcta, sin llegar a ser mucho y malgastarlo."

Todo el tiempo estoy poniéndome limitaciones a mí mismo, para así lograr maneras diferentes de hacer las cosas y lograr mis propios métodos para lo que hago. Para diseño de sonido (o música, en algunos puntos) os recomendaría varias cosas que pueden ayudar a desarrollar tu creatividad:

  • Limitar el número de pistas con el que vayas a trabajar. ¿Será que sí necesitas 20 capas de ambientes? ¿Qué tal si te las arreglas con 8 pistas únicamente?
  • Limitar el número o tipo de fuentes para trabajar. ¿Serás capaz de crear ese sonido utilizando fuentes específicas? ¿Qué tal crear unas criaturas valiéndote únicamente de sonidos de cierto animal?
  • Limitar la cantidad de plugins utilizados en un proceso. Digamos que normalmente utilizas cierto plugin para realizar una tarea específica. ¿Será que lograrías obtener el mismo (o mejor) resultado sin utilizar se plugin específicamente?
  • No utilizar la típica manera de hacer lo que haces. ¿Qué tal si hoy te pones a la tarea de crear o mezclar tus sonidos de una forma diferente a la que haces siempre?

Son algunos ejemplos de lo que podrías hacer. Obviamente depende de la ocasión. Es más un trabajo de práctica, ya que en momentos donde debas entregar algo a un cliente de forma rápida, lo mejor es confiar en tus métodos y lo que ya sabes, y no ponerte a inventar. Algunas limitaciones se podrán incluir, pero repito: depende de lo que estés haciendo.

Para terminar os dejo un ejemplo de una especie de reto que me propuse hace unos días. Se trata de dos sonidos de armas futuristas estilo ciencia ficción, creados utilizando únicamente sonidos de pólvora, de la compañía de un amigo llamada HISS and a ROAR.

Sci fi Gun Shot Medium by misazam

Sci fi Gun Shot Big by misazam

Normalmente para crear estas armas habría utilizado ciertas fuentes, pero al tener la limitación de elementos, descubrí nuevas formas de procesar los sonidos y obtener los resultados que quería. Así en un futuro, sabré que puedo hacer muchas más cosas aparte de las típicas fuentes utilizadas.

¡Hasta la próxima!

Imagen: bredgur en Flickr

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
1
Comentarios

Regístrate o para poder comentar