Magacín

Los roles en la música electrónica (I)

Contenido patrocinado

La música electrónica empezó, en su origen, sintetizando timbres que imitaban a los instrumentos acústicos o que estaban inspirados en ellos, aunque no fueran especialmente similares en el aspecto externo ni la articulación. Podemos ver el caso del theremin, cuyo sonido puede recordar al de un violín cuando es ejecutado por una virtuosa del mismo (como Clara Rockmore u otros), o el de los timbres orquestales creados mediante sintetizadores Moog en gran parte de la obra de Walter Carlos.

Con posterioridad se ha seguido un criterio similar al crear timbres sintéticos en la electrónica de baile. Las cajas de ritmo, por ejemplo, se han organizado siguiendo el esquema de una percusión muy concreta: la batería de jazz. A pesar de los años transcurridos seguimos hablando de sonidos de bombo, caja o charles a pesar de que el audio no es generado en absoluto por un tambor o un platillo, sino por osciladores de onda seno y ruido blanco o por otras técnicas de síntesis.

Batería y TR-909

Ello quiere decir que cuando nos referimos a un sonido de percusión de tipo bombo generado por un instrumento electrónico asumimos que estamos usando un sonido con unas características similares a la de un bombo acústico. ¿Cuáles son esas características? Pues que es un sonido percusivo, grave y que musicalmente sustenta los patrones de muchos estilos que usan patrones rectos del tipo cuatro-abajo, como el house o el techno, como otros en los que la rítmica es más quebrada como el hip-hop o el drum’n’bass.

Evidentemente cada género tiene su estética y no suenan igual los timbres de percusión en un género musical que en otro. Lo importante, no obstante, es que en todos esos géneros el timbre de tipo bombo tiene el mismo rol.

Al abordar una selección de timbres de percusión utilizamos frecuentemente kits o conjuntos organizados de percusión, como por ejemplo en Ultrabeat de Logic. La caja de ritmos permite cargar en bloque un conjunto de sonidos mapeados al teclado musical de una forma concreta, de manera que al cambiar de kit seguimos utilizando los mismos roles aproximadamente. Por ejemplo C1-bombo, D1-caja etc.

Por otra parte, en tendencias musicales más vanguardistas puede ser que los timbres de percusión lleguen a deformarse tanto que pierdan ese rol y se transformen en otro timbre. Por ejemplo, manipulando adecuadamente el timbre y las características dinámicas de un bombo electrónico mediante síntesis podríamos convertirlo en un bajo o en otra cosa. Transformar el timbre de esa forma es similar a las manipulaciones de la forma y el color en la pintura abstracta. En el arte figurativo los colores y las formas pueden ser muy similares al modelo del que se ha tomado como ejemplo, a diferencia de lo que ocurre en el arte abstracto, en el que se puede llegar a perder toda conexión con aquel.

En la música electrónica hay tendencias continuistas en parte, puesto que se respetan algunos roles básicos que imitan los sonidos utilizados en los precedentes de la disco, el funk o el reggae entre otros. También existen tendencias más vanguardistas que deforman los timbres hasta hacerlos irreconocibles.

Estos dos enfoques coexisten en muchos géneros, como por ejemplo en el house: tenemos por un lado el garage clásico, con timbres y estructuras rítmicas deudoras de la disco music, pero también tenemos el acid house, que modula el timbre de las melodías generadas por la TB303 creando sonidos radicalmente distintos.

Roland TB-303

No solo los sonidos de percusión tienen roles, sino que los sonidos sintéticos en general suelen organizarse en categorías que en origen están inspiradas en la orquestación tradicional, y pueden ir de lo imitativo a lo muy abstracto. De esta forma tenemos timbres de tipo bajo, de tipo solista o monofónico, de tipo pad, de tipo teclado o polifónico, de tipo efecto, de tipo evolutivo, etc

Cada una de estas categorías tiene una peculiaridad en cuanto a la posición que ocupa en el arreglo musical, así como las características dinámicas y estáticas del timbre.

Por Ramir Martínez (profesor microFusa)

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios

Regístrate o para poder comentar