Tipos de errores en directo

Clasificar correctamente los errores que cometemos en directo nos va a facilitar la tarea de corregirlos. De la misma manera que cada enfermedad requiere una medicina, cada error precisa de una actuación distinta.


Continuamos como veis con el tema de los errores en el escenario. La intención es que entendáis cada vez más vuestro funcionamiento personal y de esta manera ser más efectivo en el escenario y en definitiva, disfrutar de esos momentos cada día más.



ERRORES QUE DEPENDEN DE MI


Errores debidos a la falta de práctica


De cada 10 veces que lo intentamos en los ensayos, ni la mitad de las veces nos sale bien. ¿Cómo nos va a salir bien bajo la presión del directo?


La medicina está bien clara: Práctica, práctica y práctica.


Ejemplos:

A mitad de un tema tenemos una serie de cortes a contratiempo que algunas veces lo cuadramos y otras no. Quizás sea mejor no tocar ese tema en directo hasta que tengamos control total (99-100% de las veces).

Realizamos a mitad de un tema una digitación excesivamente complicada y en numerosas ocasiones fallamos en los ensayos. Lo mejor sería esperar a tener controlada esta digitación antes de tocarla en directo ,o tener ensayada una digitación secundaria (más fácil)para el directo mientras no controlamos la más complicada.


En ambas situaciones en directo es probable que cometamos un error, ya que los posibles nervios son tan traicioneros que si algo no tengo controlado, es muy probable que falle en el momento crítico. Ya sabéis, si algo malo puede pasar pasará.


Errores debidos a la falta de auto-control


De cada 10 veces que lo realizamos durante un ensayo nos sale bien en más de 7-8 ocasiones. Es decir, lo sabemos hacer. Pero en el escenario los nervios nos hace fallar.


Pueden ser debidos a alguna de las siguientes razones:


-Estoy pasado de revoluciones, precipitado y nervioso

-Estoy demasiado relajado, aplatanado, falto de tensión

-Estoy pendiente de cosas que se escapan de mi control

-Estoy más pendiente de que todo salga bien que de hacer bien lo que hago


En este caso, la medicina consiste en aprender a controlar mi nivel de tensión (dedicaremos los próximos artículos a este tema):


a)Reconocer mi nivel óptimo de tensión en el escenario

b)Aprender a leer mi nivel de tensión en un momento dado

c)Disponer de técnicas de ajuste de la tensión


Ejemplos:

Pasado de revoluciones: Sentir que el estómago está vivo, incluso casi no puedo comer, bostezo y no tengo sueño, no paro de moverme, de ir al baño, me asaltan las dudas, tanto que incluso le pregunto a un miembro del grupo ¿cómo empezaba este tema?, una pieza que la has ensayado miles de veces.

Demasiado relajado: Sin ganas de subir a tocar, adormilado, subir al escenario es como si tuviera que correr una maratón. Puede ocurrir cuando estoy de gira y llevo unos días seguidos de actuaciones. Podemos complicarlo aun más si ayer después del concierto nos fuimos de fiesta y nos acostamos al alba.

Cosas que se escapan de mi control: Pendiente de que el novato del grupo no se equivoque, pendiente de que el sonido en el escenario no es el que yo buscaba y continuamente intento hablar con el técnico para corregirlo, pendiente de que el sonido de la PA sea el que yo quisiera o incluso pendiente de si la gente reacciona bien o mal a los temas. Ya que yo no podré cambiar aquello que depende de otras personas, mejor me preocupo por lo mío y dejo a los demás tranquilos.

Preocupado de llegar cuanto antes al final del tema para que no haya errores, en vez de estar pendiente de hacer bien lo que estoy haciendo en ese preciso momento. Es decir no estoy pendiente de las entradas, de los finales, de los cortes que tenga el tema y en general de disfrutar la actuación y dejarme llevar o como dicen algunos, expresarme tocando mi instrumento. Me olvido de todo esto y lo que quiero es que termine el tema cuanto antes.



ERRORES QUE NO DEPENDEN DE MI


Errores debidos a imprevistos


Son aquellos errores que no está en nuestras manos prevenir o controlar. Muchas veces solamente se da cuenta de estos errores quien los comete, pasan por alto a la mayoría del público. Aquello que no nos podemos permitir es cometer un error por culpa de estar pensando en el error que acabo de cometer.(sobretodo si no dependía de mi).


Cuando esto ocurre, solamente nos queda solventar la situación con la máxima naturalidad posible. Falló, sí; pero fue natural arreglándolo.


Ejemplo:

Cometo un error y empiezo a pensar en lo que se ha notado y empiezo a ver a todo el público mirándome a mi. Lógicamente esto hará aumentar la posibilidad de cometer un segundo error, ya que me distraigo de nuevo de lo importante y lo importante es simplemente seguir tocando como si no hubiera pasado nada.



Los errores forman parte del proceso de aprendizaje. No están ahí para restarnos auto-estima. Su función es permitirnos corregir y seguir aprendiendo. Podemos volver a fallar, pero no deberíamos volver a fallar de la misma manera.



Por PsicoEscénico

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar