Sintetizadores

Adiós al Minimoog Voyager

Si hay una empresa de tradición en el mundo de la tecnología musical, esa tiene que ser Moog. Su legado se extiende a través de una amplia y exquisita línea de creaciones que han habitado los estudios y producciones de una innumerable cantidad de músicos profesionales y aficionados, encontrando entre su diversidad de instrumentos, uno de los más revolucionarios sintetizadores de la historia: el famoso Minimoog de 1970 producido hasta 1981, el cual encontró un imparable renacer en el año 2002 mediante un nuevo modelo expandido y actualizado, el Minimoog Voyager.

Pues bien, hoy se viste de luto el mundo de la síntesis, porque, como a todo rey, al Voyager le ha llegado la hora de partir, aunque seguramente nunca dejará de ser lo que hoy es para tantos amantes del mundo de la síntesis. Tras 13 años de desarrollo y 14000 modelos construidos, Moog Music ha anunciado que el Minimoog Voyager dejará de ser fabricado, aunque –como informan en Moog–, se construirán 600 unidades finales en la conocida fábrica de Asheville.

El Minimoog Voyager, además de ser famoso por su sonido, es todo un hito en la empresa estadounidense, en tanto es el último sintetizador diseñado de principio a fin por el mismísimo Robert Moog y representa en gran medida el punto culminante de su trabajo en la fabricación de instrumentos electrónicos.

Además, en su momento, el lanzamiento del Minimoog Voyager representó el renacimiento de la compañía en cuanto tal. Esto es debido a que por motivos de mal manejo y mercadeo, en 1977 Robert Moog dejó la que entonces tenía el nombre de Moog Music, creando otra compañía llamada Big Briar, desde la cual comenzó a crear los famosos theremins Etherwave. Esta Moog Music en la cual trabajaba anteriormente, entró en bancarrota y cesó su operaciones en 1998.

Tras varias producciones como Big Briar, en 2002 el doctor Moog gana una disputa legal con Don Martin –propietario de los derechos de la marca Moog Music–, con ello recuperando el nombre de Moog Music y renombrando todos sus productos al mismo. El mismo año se había anunciado el famoso Minimoog Voyager bajo el nombre de Big Briar, pero al coincidir su lanzamiento con la recuperación del nombre original de la compañía, representó no solo el renacer del Minimoog, sino una completa expansión de Moog Music como tal.

Por ello seguramente no será fácil para la compañía despedir a un miembro tan importante de su familia, más que emblemático y con un sonido que, a pesar del “mini” del nombre, siempre estará entre los más grandes, como bien lo indica Trent Reznor cuando dice que este instrumento representa en sí "un arquetipo de lo que un sintetizador debería ser". La entrevista completa que le realizó Moog Music puede apreciarse en el siguiente vídeo:

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios

Regístrate o para poder comentar