Sintetizadores

ATV aFrame, el pandero electrónico de Ikutaro Kakehashi, fundador de Roland

Ikutaro Kakehashi
Ikutaro Kakehashi
ATV Corp.

Es inevitable relacionar a Ikutaro Kakehashi con Roland, compañía que fundó en 1972. Sin embargo, no todos saben que en 2013, con 83 años cumplidos, decidió cambiar de aires y crear ATV (Atelier Vision Corporation), un fabricante enfocado en batería/percusión electrónica y equipos de vídeo. Son terrenos muy familiares para Kakehashi, alma máter de las legendarias cajas de ritmo CR-78, TR-808 o TR-909, y responsable también del exitoso viraje de Roland al sector audiovisual.

Bajo esas nuevas siglas presentará aFrame en la próxima Musikmesse. Es un instrumento llamativo y rodeado de muy buenas críticas por parte de los todavía pocos que han podido probarlo. No pasamos por alto la cercanía en el tiempo con el cajón Roland EC-10, pero Aframe juega con otro tipo de reglas.

AVT Aframe

aFrame, un instrumento 'electrOrganic'

Así lo denomina el fabricante. Se trata de un parche ‘golpeable’ dentro de un marco de bambú (no podía ser otra madera) y cuya electrónica escucha lo que se está realizando sobre la superficie a través de dos piezos ('central’ y ‘lateral’) además de contar con un sensor de presión para detectar el apagamiento de la vibración que un percusionista acostumbra a realizar apretando con una mano el parche para frenarlo.

Esa información es procesada ya digitalmente para obtener variaciones sobre los sonidos base mediante un juego de tres llamémoslos ‘ecualizadores’ (ATV habla de ‘Timbre EQ’) que no corresponden a una ecualización tradicional a tres bandas. Esas modificaciones se aplican sobre los sonidos iniciales usados como fuente para alterarlos dramáticamente al estilo de como sucede en un instrumento de percusión real.

Los sonidos cuentan con cuatro partes generadas mediantes técnicas de procesado digital y no por vía muestreo. Dos de ellas (‘main’ y ‘sub’) son seleccionables entre diferentes posibilidades pero vinculadas al ‘cuerpo’ del sonido. Una tercera parte (‘extra’) añade ruidos, clicks y otros complementos. Esas tres secciones del sonido cuentan con varios parámetros editables referidos a cómo va a ser el tono, los armónicos, o la pérdida de agudos, más la respuesta al sensor de presión/apagamiento, etc. Parámetros que tienen relación inmediata con componentes muy propias de los instrumentos de percusión. Finalmente ‘Natural’ permite incorporar el propio sonido del parche alterándolo por filtrado, nuevamente configurable.

El sonido resultante pasa a continuación por una unidad de efecto relativamente convencional (eco, filtrado, wha, chorus, flanger, phaser ...) con el extra de contar con parámetros controlables bajo el sensor de presión para que así formen una parte integral de la ejecución y no sean sólo un añadido de color superpuesto al final.

El precio se situará en el entorno de los 1500€.

Más información y numerosos vídeos | aFrame

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar