Informática musical

La diferencia entre la edición y la mezcla en el sonido para cine

Para algunos será algo obvio la diferencia entre la edición/montaje y la mezcla en el contexto de la grabación de audio, incluso si tomamos el significado más básico de las palabras: el primero habla de fijar o moldear algo y el segundo de combinarlo o fusionarlo. Sin embargo, a la hora del audio y más aún, a la hora de la historia y la emoción en el cine, esta relación no siempre es tan obvia porque las definiciones mismas pueden trasladarse y el hecho de editar, ya es mezcla, y el hecho de la mezcla ya es editar. Moldear los sonidos es combinarlos y combinarlos es moldearlos.

Esto es porque la forma como nos dirigimos al uno está enlazada a la que utilizamos para referirnos al otro. Ambas son co-dependientes, se nutren mutuamente. Para expresar esto mejor quién mejor que Walter Murch —a quien hemos mencionado en ocaciones previas dadas sus siempre lúcidas reflexiones sobre el tema— para hablarnos con claridad acerca del asunto de la diferencia y relación presente entre la edición/montaje/fijación de sonidos y su mezcla en el contexto del sonido para del cine. En un reciente vídeo de poco más de tres minutos expresa para la gente de la academia de los Oscar la diferencia que existe entre la edición y la mezcla de sonido:

Según comenta, cree que hace varios años la distinción era muy clara y tajante, pero hoy día es confusa y más difícil de consolidar, en parte por la tecnología digital. Algo entendible si tenemos en cuenta como funciona un DAW por ejemplo, donde podemos editar y mezclar dentro del mismo entorno y donde la edición y la mezcla aunque suelen estar en ventanas separados, son procesos tecnológicamente continuos.

Para Murch la diferencia es similar a la que podría pensarse entre la estrategia y la táctica en un contexto de guerra: “la edición es más acerca de la estrategia, cómo es el paisaje donde estaremos teniendo esta batalla; y la mezcla es cómo exactamente vamos a lograr todo esto.” Valora la edición en términos de diseño sonoro, es decir, en términos “del concepto de cómo ha de sonar la película y que sonidos hemos de grabar para esta en adición al diálogo original y cómo los sonidos dialogarán con la música”.

El proceso de mezcla, por su parte considera que se pregunta por “cual es la combinación específica para esto dados estos sonidos y esta música y tomando en consideración las ideas que pueda tener el director al escuchar e imaginar como esto debería sonar para lograr aquello.” Esta combinación implica saber cuanto de cada sonido, de qué manera y en que situación. Porque, como bien lo ha ejemplificado en su trabajo, el uso mismo de la ausencia de sonidos es una clave fundamental en su trabajo.

Con respecto a esto menciona un ejemplo de cómo se crea silencio a partir de cierta sutileza de los sonidos y cómo esto muestra la importancia de “encontrar los sonidos más pequeños que puedas” para luego reproducirlos de ciertas formas, como por ejemplo, aislados, de tal manera que se aporte una noción específica a la historia o a la emotividad de determinada escena, la cual es reforzada no por la saturación de sonidos sino antes por la limpieza y la capacidad de usar formas simples de transmitir todo ese paisaje del montaje. Aunque agrega Murch que esa simplicidad no es tanto un impulso mediocre como sí un método difícil, de depuración y comprensión de lo esencial de una obra, una escena, un personaje, etc. Como bien lo dice:

“El sonido correcto en el momento correcto mezclado de la forma correcta con la proporción correcta con lo demás puede hacer a la audiencia caerse de la silla”

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
6
Comentarios
  • #1 por Evolved hace 3 semanas
    Pues igual que en musica electronica.
    3
  • #2 por neutrok hace 3 semanas
    #1 Exactamente. El estudio de grabación como instrumento.
    1
  • #3 por Evolved hace 3 semanas
    Realmente muchas veces incluso hasta mis bandas de rock trabajo las producciones asi.
    1
  • #4 por Javier Quilis hace 3 semanas
    Es una lucha constante con cierto sector académico de músicos.
    Hacerles entender que el estudio de grabación es un instrumento como lo es su clarinete, oboe, violín etc y que de la misma forma que un clarinete no toca solo (hace falta años de práctica y dedicación), un estudio de grabación no compone dándole simplemente a un botón.
    2
  • #5 por segado hace 3 semanas
    Que bien explicado.