Informática musical

Flesh, el nuevo sintetizador de Native Instruments en colaboración con Tim Exile

Luego de colaborar en los últimos años en dos herramientas de experimentación sonora como lo son The Finger y The Mouth, Tim Exile y Native Instruments han vuelto a colaborar para el desarrollo de un tercer instrumento que recién lanzan el día de hoy, nombrado Flesh.

La trilogía se compone de instrumentos relacionados a diferentes acciones, todos orientados a ejecución en directo: The Mouth, como su nombre lo indica, orientado a generar sonidos a partir de la voz/boca; The Finger (el dedo), orientado a controlar de formas instantáneas varios efectos mediante el teclado; y finalmente Flesh, que traduce "carne", por tanto está inspirado en la generación de sonidos mediante objetos encarnados en el mundo real.

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de cómo la grabación de campo y la apertura a los timbres que abundan en el paisaje sonoro, representa en nuestros tiempos un amplio e intenso panorama de exploración sonora, por tanto, es de esperarse que surjan herramientas que saquen provecho de este tipo de técnicas. Allí es a donde apunta Flesh, que al igual que sus dos antecesores, está basado en Reaktor, haciendo uso de varias funciones del motor de su sexta versión, lo cual permite una serie de nuevas posibilidades de sampling y procesamiento.

La idea central es la de ofrecer un sintetizador que construya sus timbres a partir de sonidos reales, especialmente golpes (aunque sería interesante conocer que sucede con otras fuentes del paisaje sonoro), tanto en samples individuales como en loop, soportanto obviamente material sintético también. Para ello cuenta con un sistema que permite recibir hasta 12 samples, de los cuales analiza sus transitorios y características espectrales para desde allí generar curvas y disparadores de señal que son enviados a varios motores de síntesis que se incluyen en varias secciones del instrumento, logrando así generar diversos sonidos que se sitúan entre lo orgánico y lo sintético y pueden interpretarse desde un teclado MIDI o secuenciarse de acuerdo a las características del loop ingresado.

Las secciones son en total seis:

  • Sección de control de samples donde se pueden variar las características de los samples cargado de diversas formas, incluyendo varios métodos de reproducción y transformación
  • Motor de monosinte que reconstruye una tabla de ondas basada en la señal del sample ingresado
  • Motor de sinte polifónico basado en síntesis granular, capaz de transformar la señal en acordes y generar juegos armónicos
  • Motor de sinte sub orientado a generar sonidos graves a partir de datos de pitch tanto del sinte monofónico como del polifónico.
  • Sección de efectos con todo tipo de opciones espectrales que incluyen delays, reverbs y diversos efectos modulados
  • Página de modulación dedicada con varias fuentes de modulación como LFO, envolvente y rueda de modulación.

El instrumento integra todas las secciones en una página principal donde se ofrece retroalimentación visual de cada motor, además de ofrecer una serie de controles macro que permiten manipular de forma general varios parámetros, optimizando así el flujo de trabajo para performance. Y aunque su enfoque principal es la integración de sonidos por parte del usuario, incluye también una librería de 70 snapshots y 300MB de contenido.

Flesh se encuentra disponible ahora mismo desde la web oficial a un precio de $99. Requiere Reaktor 6 y soporta Reaktor 6 Player (gratuito).

Native Instruments

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
7
Comentarios

Regístrate o para poder comentar