Informática musical

Google conmemora el primer estudio de música electrónica

Celebrating the Studio for Electronic Music
Celebrating the Studio for Electronic Music, doodle del 18/10/2017

Google nos sorprende esta mañana con uno de sus doodles de inspiración musical, en esta ocasión conmemorando el 66 aniversario del Estudio de Música Electrónica de la Radio de Alemania Occidental, dándonos la excusa perfecta para recordar su significado.

Para muchos, el de Colonia fue el primer estudio de su clase en el mundo, aunque es indudable que hay precedentes y la música electrónica como tal ya había nacido con anterioridad. La corriente alemana que representa es quizá la más 'electrónica', en cuanto a que optó por el uso de módulos clásicos de electrónica de laboratorio y comunicaciones como osciladores, mezcladores y moduladores, mientras que otros andaban trazando sus caminos de experimentación centrados en las cintas magnetofónicas y la música concreta, o la integración de instrumentos acústicos y sonidos electrónicos. Tenía también una vocación de 'electrónica integral' en la que a menudo el 100% de los resultados eran de origen electrónico. Tanto la radicalidad de ese planteamiento como el alcance de sus resultados son los que hacen del WDR el 'primer' estudio de música electrónica, en un sentido que no puede ser sólo el temporal.

La historia fue más o menos así: el 18 de octubre de 1951, tuvo lugar una trascendental reunión en la Nordwestdeutscher Rundfunk (la Radio de Alemania Noroeste, luego convertida en Radio de Alemania Occidental o Westdeutschen Rundfunks, WDR). En ella se decidió la creación de un estudio de grabación dedicado a la novedosa música electrónica, impulsado por las mentes de Werner Meyer-Eppler, Robert Beyer y Herbert Eimert, que llevaban años disertando sobre la aplicación de la tecnología en la música en múltiples conferencias y cursos. ¿Y cómo lo hicieron, en una época en la que no existían los sintetizadores tal y como los conocemos hoy en día? Fabricando sus propios instrumentos y generadores de sonido, precursores de todo lo que vendría después.

Aplicaron generadores de ruido, filtros, moduladores de anillo y osciloscopios, conceptos que ahora nos resultan familiares, pero eran puramente experimentales en la música de los años 50. Ante cada limitación técnica, optaban por soluciones creativas: sincronizaban sonidos con un grabador de cuatro pistas; copiaban cintas para conseguir sonidos por capas, y montaron una especie de patch panel donde se concentraban todas las entradas y salidas de cada dispositivo, para poder interconectarlos con facilidad. En sus primeros tiempos también adquirieron un Melochord y un Monochord, versiones del primitivo Trautonio y precursores del sintetizador moderno.

Stockhausen en el estudio de la WDR
Stockhausen en el estudio de la WDR, año 1991
Kathinka Pasveer

Karlheinz Stockhausen, luego reconocido como uno de los grandes compositores del siglo XX, entró a trabajar en el estudio en 1953 —acabaría dirigiéndolo—. Entre sus intereses estaba organizar y serializar cada aspecto de la música, incluido el timbre. Para esta misión no le servían los instrumentos que ya tenían un sonido predefinido, así que descartó el uso del Monochord y Melochord —para consternación de los responsables del estudio, que habían gastado una fortuna en ellos—. En su lugar, pidió un generador de ondas senoidales con el que compuso Studie I y Studie II, las primeras obras de música electrónica con una partitura publicada.

La actividad experimental era febril en la WDR de esos años. Se revisaron a fondo todos los conceptos predefinidos de la música, aportando desarrollos enteramente nuevos, como notaciones alternativas, o explorando la generación de música electrónica "pura", lejos de cualquier imitación de instrumentos clásicos o convenciones. Tanto es así que los recursos técnicos del estudio no tardaron en resultar limitantes, lo que llevó a sucesivas actualizaciones y modernizaciones del equipamiento y las tecnologías y técnicas utilizadas: por ejemplo, se implementó el control por voltaje.

El estudio continuó impulsando la experimentación en música electrónica, particularmente en los años 60 y 70, aunque su importancia pionera fue declinando con la aparición de otras instalaciones en el resto del mundo. Tras un cambio en la dirección del departamento musical de la WDR, y la amenaza de vender el edificio donde se ubicaba el estudio, acabó cerrando en el año 2000.

En 2017 se ha anunciado la compra de la casa donde nació Stockhausen, en la que se instalará un museo dedicado al Estudio de Música Electrónica de la WDR, con los aparatos que aún se conservan.

Más información | Doodle

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios
  • Súper-Bebé
    #1 por Súper-Bebé el 18/10/2017
    Primero :campeon:
  • anhell
    #2 por anhell el 18/10/2017
    Esta noticia si que merece leerla y no la porquería de referencia que han publicado en la vanguardia.

    Muy interesante la historia.
    1
  • Rune
    #3 por Rune el 18/10/2017
    Ahora ya todo cabe en un macfolio.
    1
  • pablospace
    #4 por pablospace el 18/10/2017
    Olé! Gracias!
  • Juan Bauti (aka Skinny)
    #5 por Juan Bauti (aka Skinny) el 18/10/2017
    Todo un detalle por parte de Google recordar algo tan importante para todos los artistas electrónicos :-)
  • Hexagon Sun
    #6 por Hexagon Sun el 18/10/2017
    Delicioso, aunque Stockhausen no es que sea de los mejores compositores del siglo XX... ni siquiera de los mediocres, es que es completamente infumable. Muy vanguardista y todo lo que usted quiera, pero su musica no hay cristo que se la trague.
    1
  • Wikter
    #7 por Wikter el 19/10/2017
    #6 No has entendido que su prioridad no era la música?