Sintetizadores

Icarus, las wavetables vuelan de la mano de Tone2

Icarus
Icarus de Tone2
tone2.com

Dicen desde Tone2 que llevan años trabajando en este proyecto y que será el más poderoso sintetizador wavetable del mercado. ¿Es cierto o caerá como Ícaro tras un corto vuelo? Dentro de poco se comercializará y sabremos responder esa pregunta, pero de momento toda la información que hay es la que aparece en la página facebook de Tone2, donde estas últimas semanas están dejando gotear pequeñas píldoras sobre lo que será. Con la aparecida ayer ya permiten una idea más certera.

La afirmación ‘el más poderoso’ parece demasiado grandilocuente cuando otros muchos sintes ofrecen a día de hoy wavetables en diferente grado. En versiones enfocadas 100% al territorio wavetable como Nave de Waldorf, o formando parte de macrosistemas de síntesis como Falcon de UVI, las wavetables ofrecen a los desarrolladores una forma sencilla de aumentar tanto cuanto se desee el conjunto de sonidos que los osciladores pueden generar. Tanto en esos dos casos como en este nuevo Icarus, incluso con la posibilidad de crear wavetables del propio usuario.

Icarus ofrece como reclamo y pretendida justificación de su excepcionalidad la capacidad para la ‘resíntesis’ y una referencia a ‘wavetables 3D’ cuyo alcance aún está por aclarar.

La resíntesis permitiría procesar un sonido digitalizado (wav) y obtener una recreación mediante wavetables que pueda servir de base para regenerar y manipular el sonido original, lo que abre un territorio intermedio entre el muestreo y la síntesis. Es algo que ya aparece en otros muchos sistemas wavetable, pero Tone2 dice estar especialmente orgullosa de los resultados que han obtenido desarrollando algoritmos nuevos.

El aspecto 3D posiblemente se refiera a que en lugar de jugar con una wavetable en una sola dimensión (una ‘hilera’ de ciclos básicos), hay formas de jugar en más de una dimensión. Quizá esas otras dimensiones estén asociadas, más que a nuevos ciclos, a transformaciones de la señal. En Icarus sobre las wavetables pueden aplicarse 54 formas diferentes de alteración que incluyen waveshaping, cambios de tono o duración, PWM, granularización, desplazamiento spectral, distorsión de fase, modulación anillo o fm, sync, modificaciones espectrales, y otras muchas.

Dejando atrás las posibilidades que ofrezcan estos osciladores waveshaping ampliados, la arquitectura de Ícarus también ofrecerá una sección de filtrado doble con 60 tipos de acciones, algunas de las cuales no son propiamente filtrado (algo que ya viene siendo habitual esto de ver que los ‘filtros’ puedan asumir otras funciones y se conviertan en un bloque de procesamiento/modificación más genérico). Así encontramos cosas como: filtros de tipo analógico, digital, resonadores, EQ, filtros vocálicos, filtros multimodo, phasing, comb, z-plane, pero también modulaciones ring/AM/FM, resampling y otras intervenciones. Hay también dos secciones de distorsión stereo con varios modos.

También, cómo no, procesadores de efecto aplicados a la señal polifónica resultante con alojamiento para 3 efectos elegidos de un repertorio de 53 tipos, y presencia abundante de opciones de ‘ducking’ para poder gobernar parámetros de los efectos desde el propio nivel de la señal. También modos de rutado que permiten individualizar el tratamiento de cada oscilador a través de alguno de los filtros y efectos.

El precio cabe pensar que se mantenga en la línea de los otros varios sintetizadores de Tone2 que rondan los 150€.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
3
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar