Magacín

Logitech compra Blue Microphones: ¿bye, bye, Bluebird?

No es desconocido que el ingente volumen de negocio de las compañías relacionadas con la informática les permita hacerse con 'grandes' del pequeño mundo audio. Es el caso de Logitech, que ha anunciado la compra de la firma de micrófonos Blue.

Logitech compra Blue Microphones
Logitech compra Blue Microphones
logitech.com

Parece más que evidente (y de hecho es algo de lo que se habla en la nota publicada por Blue) que esta adquisición permitirá incorporar a las cámaras de streaming de Logitech el buen hacer de esta marca de micrófonos en la captura y streaming de la voz.

La nota de Logitech, aunque alude al prestigio de Blue en el ámbito musical y de estudio, rápidamente se enfoca en productos de la línea 'USB & iOS' tales como las gamas Yeti o Snowball ampliamente usadas en streaming o podcasts. Logitech también extenderá el sello de Blue hacia productos para juegos por ordenador y no sólo estrictamente en cámaras o audio para Internet. Pero es difícil saber qué futuro espera a la amplia gama 'Pro-XLR' de Blue porque ni una ni otra nota hacen gran mención a esa cuestión, más allá de un genérico compromiso con sus clientes por parte de Blue.

En anteriores ocasiones, como la compra de EMU por parte de Creative, hemos visto ya la práctica desaparición de las que fueran grandes marcas y sus líneas más selectas bajo la presión de los mayores volúmenes de mercado de líneas más domésticas/consumo. La dinámica de las grandes empresas es la que se impone al final en estas situaciones, aunque no siempre sea de inmediato. El que fuera en su día un nombre clave en el ámbito de los samplers, romplers y sintetizadores con productos como los Emulator, Emax o Proteus, mantuvo un tiempo de actividad pero a los pocos años se había vuelto poco relevante, aunque su tecnología estuviera quizá más presente que nunca a través de tarjetas de sonido y otros productos Creative.

La historia de Blue y Logitech está por escribir y puede ser diferente, pero sus micrófonos de gama más alta, como el Bluebird, no necesitan drivers ni actualizaciones y podrán seguir en uso largo tiempo.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
6
Comentarios

Regístrate o para poder comentar