Informática musical

Muse Research Receptor VIP-2 ejecuta tus plug-ins sin ordenador

El debate entre soluciones basadas en ordenador o integradas en un sistema autónomo (pese a que internamente no deje de ser un ordenador más, pero de propósito específico) siempre genera opiniones encontradas, pero lo bueno es tener la opción para elegir. La ejecución de plug-ins en escena, la posibilidad de trasladar nuestros VSTs preferidos desde el estudio a un directo, o sencillamente poder congenlar algunos de nuestros plug-ins en un hard dedicado y de buenas prestaciones para pasar a usarlos como un rack más, es una idea siempre interesante.

En los hilos de hispasonic veréis abundante información sobre V-Machine, un producto de escaso éxito que vió rebajado su precio inicial hasta hacerse asequible aunque sólo fuera para la ejecución de VSTs no excesivamente hambrientos de CPU y RAM. En otra liga, y con mejores resultados, Muse Research lleva tiempo ofreciendo entornos en rack para montar plug-ins.

Receptor VIP-2

Acaba de presentar su nuevo Receptor VIP-2 llamado a ocupar el segmento más bajo de la familia, con un precio que se mueve entre los 1600 y 2000 euros según queramos acompañarlo o no de un interfaz entrada/salida audio múltiple (concrétamente el Presonus AudioBox 1818 VSL) con el que suplementar la salida estéreo audio que ya lleva en jack 1/4" no balanceado de forma nativa.

Internamente lleva un Intel Dual Core a 3,30 GHz, disco HD de 1TB (opcionalmente SSD en diversos tamaños), y 8 GB de RAM (DDR3, 1333MHz) expandible a 16, conexiones MIDI y varios puertos USB, además de VGA y Ethernet. Pero más allá de estas características, no muy dispares de las que podemos tener en tantísimos ordenadores, el hecho de usar un sistema operativo específico, y un entorno de 'hosting' para los plug-ins igualmente propietario, facilita el uso evitando conflictos de configuración, drivers, etc. y también da lugar a que el espacio de RAM ocupado por el sistema operativo sea mínimo (desde luego muy inferior al gigantesco y creciente espacio requerido por los sistemas operativos generalistas tipo Win y Mac). Igualmente se reducen las tareas rutinarias de fondo de un sistema operativo convencional, que causan pérdidas de recursos e interrupciones de atención a las tareas audio que deben compensarse jugando con las latencias. Con ello se destina toda la capacidad hacia los procesos audio permitiendo mejoras en la latencia.

Si tenéis interés por este tipo de producto, no está de más una visita por la página de Muse Research.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios

Regístrate o para poder comentar