Grabación

RME ADI-2 DAC, 768 kHz y DSD para el salón de casa

El interfaz A/D y D/A RME ADI-2 Pro de 2016 se acompaña ahora de una versión más simple. El ADI-2 DAC es sólo D/A (sin entradas) y está pensado para que pueda salir de los estudios y entrar en los salones de los audiófilos. Habrá que ver si el precio (aún por conocer) ayuda a dar el salto, por que los 1500€ de su antecesora no son precisamente atractivos para las masas. Cierto que tampoco son calidades habituales aquellas de las que hablamos en este conversor.

ADI-2 DAC
rme-audio.de

Hablamos de un interfaz capaz de admitir vía USB señales estéreo muestreadas a velocidad 768 kHz (x16), y también capacitado para reproducir DSD y Direct DSD. Cuenta con SteadyClock FS o lo que es lo mismo una estabilización del reloj para rebajar cualquier resto de jitter que se reciba en la velocidad de muestreo (por cierto lo de FS en este caso no se refiere a frecuencia de muestreo sino a ‘femto second’ dado que el error remanente en el reloj baja del nanosegundo y entra en la región de los femtosegundos).

Aloja procesamiento digital de la señal para controles de bajos, agudos, loudness, EQ paramétrica de 5 bandas, entre otras funciones. De forma que tanto los retoques básicos que asociamos a un usuario ‘hifi’ como los más detallados que pueda requerir un estudio para mediante paramétricos compensar las condiciones del espacio de escucha pueden ser introducidos.

En cuanto a conectividad ofrece interfaz USB 2.0 (audio class compliant) desde la que podemos alimentar un flujo audio estéreo, y entradas para audio digital tanto en RCA para SPDIF como óptica para SPDIF o ADAT. Las salidas analógicas están disponibles en par RCA no balanceado, par XLR balanceado, salida para auriculares con gran potencia, y una salida ‘Super Low Noise IEM’ pensada para ‘in ear monitoring’ y sus extremadamente bajos niveles que fácilmente revelan los niveles de ruido en etapas de salida de menor calidad.

La circuitería analógica de las salidas ha sido rediseñada en parte consiguiendo algunas mejoras sobre las ya excelentes especificaciones de la versión Pro, con rebaja del nivel de ruido y del THD, haciendo que pase a ser el propio chip de DAC el elemento más crítico en la cadena, no las etapas audio que lo suceden, lo cual se ha de notar especialmente en el funcionamiento en márgenes que queden por debajo de los niveles de referencia porque deseemos una señal no excesivamente fuerte (por ejemplo salidas RCA o IEM). Hablando de niveles de referencia, las salidas XLR pueden ajustarse a +19, +13, +7, o +1 dBu @ 0 dBFS, que bajan en el caso de las RCA 6dB (+13, +7, +1 o -5 dBu).

Aunque no cuenta con entradas analógicas (no hay A/D) sí permite algunos comportamientos de entrada digital, como trasvasar audio SPDIF hacia USB.

Posiblemente la propia RME se haya sorprendido de la acogida de la versión Pro en el sector hifi/audiófilo, y por eso se ha lanzado a presentar una versión específica, centrada sólo en la parte D/A, aportando un uso más simple y adaptándose a los requisitos más domésticos: control remoto y cosas como el apagado automático de todos los indicadores luminosos y pantalla tras unos segundos sin uso, que permitan devolver la paz en un entorno de uso personal y no profesional.

La alimentación es externa para mantener alejadas posibles interferencias.

Más información y especificaciones | rme-audio.de

ADI-2 DAC
rme-audio.de
RME
Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar