Grabación

Entradas mic, inst y line: qué son y para qué sirven

No sólo conector, también niveles e impedancias

A los dos tipos de nivel de línea habitual (-10dBV y +4dBu) ya hemos dedicado otro tutorial. Pero hoy queremos hablar de las variantes de entrada que estamos acostumbrados a ver rotuladas como 'mic', 'inst' o 'line'. No hay realmente un estándar y hemos de acudir a las especificaciones de cada producto para poder conocer bien las características de sus entradas. No es sólo cuestión de conector (típicamente XLR para 'mic' y jack para 'inst' y 'line') sino también, y sobre todo, de qué niveles y márgenes de señal y qué valores de impedancia puede manejar mejor cada uno de esos tipos de conexión.

De forma muy elemental una conexión ‘mic’ maneja señal más débil que ‘inst’, a su vez más débil que en conexión ‘line’, de la cual hay a su vez dos variantes: nivel línea ‘doméstico’ (correspondiente a -10dBV) y nivel línea profesional (+4dBu, aproximadamente unos 12 dB más elevado).

En conjunto, y por dar una idea sólo aproximada, podemos esperar manejar fuentes cuyas señales cuyos niveles se mueven entre -60dBm y +20dBm. Además las fuentes son variadas también en sus impedancias de salida, que recorren desde los pocos cientos de ohmios hasta las decenas y centenas de millares. Diferencias tan enormes que es impensable poder tratar adecuadamente con un único circuito. Por ello aparece la conocida diversidad de entradas en mesas, interfaces audio, efectos, y demás equipos.

Entradas Mic/Inst/Line
pablofcid

Entradas ‘mic’

Hay muy diferentes tipos, pero la señal que entrega un micrófono ‘típico’ es realmente débil en cuanto a voltaje y a corriente (dado que generan muy poca potencia), y la impedancia de salida suele ser también muy baja, surgiendo la necesidad de contar con una entrada dedicada y adaptada a esas condiciones exigentes.

Acorde con esa baja impedancia de salida en los micros, las entradas ‘mic’ tienen una impedancia de entrada también baja (centenas o pocos miles de ohmios, no los cientos o megas de otras). Siempre cuentan con previos muy cuidados, capaces de manejar las pequeñas señales que estos entregan y obtener una señal más elevada tal como la que necesita el resto de la circuitería interna de la mesa, efecto, conversor, o lo que quiera que sea nuestro equipo. Manejar en el previo esas condiciones de 'pequeña señal' con una figura de ruido interno suficientemente baja, exige una electrónica de alta calidad. También por ello más cara. No es de extrañar que muchas mesas sólo ofrezcan entradas de micro en una parte de sus canales, pudiendo así reducir su precio.

Por dar una referencia concreta, muchos micrófonos dinámicos entregan una señal con potencia del orden de los -50dBm. Pero las distintas familias y modelos de micrófono entregan señales muy dispares entre sí, lo que unido a la dificultad de su emplazamiento (a veces muy próximo a la fuente, a veces más distante, con el consiguiente fuerte impacto sobre el nivel de señal generada) obliga a que las entradas de micro vengan dotadas de un control de que permita ajustar el nivel según se necesite: el típico control de ganancia que siempre vamos a encontrar asociado a los circuitos/entradas de micro.

Los pocos micros que entregan señal fuerte lo hacen porque vienen unidos indisociablemente a previos que refuerzan su señal natural y que ofrecen una impedancia diferente de salida final. Un micro de tipo ‘ribbon’ (cinta) casi siempre cuenta con su propio juego alimentador+previo cuya salida suele ser balanceada y de un nivel considerable, que no necesita ya mucha más amplificación . Varios de ellos de hecho entregan ya niveles de +4dBu y pueden llevarse a entradas línea directamente.

Las entradas ‘mic’ (para micrófono) vienen pensadas no para esos micros especiales sino para uso con micros más convencionales, de tipo dinámico o condensador, incapaces de esas altas potencias de salida y más en el orden de los -60 a -40 dBm. Acostumbran a venir dotadas de conector XLR y ser balanceadas, lo que permite una transmisión más limpia de ruidos e interferencias (siempre y cuando la salida del micro también sea de tipo balanceado, claro, pero eso es lo normal), algo especialmente útil ante señales así de débiles. Además las conexiones ‘mic’ suelen contar con la opción de proveer alimentación ‘phantom’ (+48V) para aquellos micros que puedan requerirla (típicamente micros de condensador).

Pese a todo, podréis a veces ver entradas para micrófonos rematados en jack. Puede ser para micro con conexión no balanceada usando jack TS (el de dos contactos: Tip-Sleeve o punta-cuerpo, el habitual jack con señal mono sin balancear, clásico por ejemplo en guitarras o sintes) , o para micro balanceado lo que exige los tres contactos presentes en el jack TRS (Tip-Ring-Sleeve o punta-anillo-cuerpo, como es el clásico para auriculares estéreo). Por ejemplo los micros de muchos ‘juguetes’ de karaoke vienen con conexión jack no balanceada en jack TS. Pero, hablando de nuestro entorno pro o semipro, cualquier micro decente vendrá en balanceado y típicamente con conexión XLR. Cuando aparecen entradas micro balanceadas en jack, a veces ese conector jack puede también ofrecer tensión ‘phantom’, lo cual no deja de suponer un posible riesgo si conectamos según qué otros equipos mediante jack sin haber desactivado la presencia de los +48V.

Entradas ‘inst’

Las entradas 'inst' o instrumento están pensadas para acomodar las peculiaridades de guitarras, bajos y similares. Son instrumentos basados en las pastillas (‘pickups’) como captadores del movimiento de las cuerdas. Combinan una señal todavía débil, aunque ya algo más elevada que la de un micro ordinario (especialmente en según qué tipo de pastillas), con una impedancia de salida comparativamente alta (suele ser del orden del megaohmio).

De nuevo por manejar una referencia de posible nivel, aunque hay enormes variaciones según el tipo de pastilla, esos instrumentos entregan unos -30dBm y típicamente en no balanceado, aunque hay electrónicas de guitarra/bajo que son de origen balanceadas. No faltan también guitarras ‘activas’ que montan un preamplificador en el propio cuerpo usando como alimentación pilas o incluso el phantom que les puede entregar una conexión balanceada en XLR. En esos casos de instrumentos activos, al igual que nos pasaba con los micros ‘ribbon’, bien puede ser que realmente esas conexiones operen a nivel línea, pero muchas veces quedan a un nivel más reducido por asegurar la compatibilidad con las típicas pedaleras y sistemas pensados para guitarra ‘pasiva’. Un sistema activo también podría ofrecer señal balanceada aunque las pastillas fueran simples y no generaran ese tipo de representación por sí mismas.

En definitiva, una entrada ‘inst’ nos da la posibilidad de introducir señales sólo un poco mayores que las de micro pero aún lejanas a las de línea, unos valores entre medias de esos dos extremos. Pero quizá más importante que eso, es el hecho de que adoptan impedancias y configuraciones de entrada pensadas tal cual para funcionar lo mejor posible ante la señal producida por las pastillas. Están así pensadas para conectar de forma directa uno de estos instrumentos y pueden introducir fuertes coloraciones indeseadas en el caso de usarlas para otros tipos de fuente.

Usan el clásico conector jack (TS). Es frecuente que en este tipo de entradas haya algún tipo de control de nivel / ganancia, con lo que se pueden compensar las diferencias de nivel que presenten los distintos instrumentos. Pero en el caso de entradas ‘inst’ el recorrido de ganancia posible suele ser algo más corto que con micros, no necesita ser tan generoso, y eso reduce su complejidad y coste.

Entradas ‘line’

Por niveles y conexiones 'line' o línea se entienden aquellos que aparecen en salidas de previos de micro, en salidas de mezcladores, salidas de teclados y unidades de efectos para estudio, etc. Con los niveles de línea muchas veces se prescinde de controles de ganancia, porque se espera que sean niveles mucho más homogéneos, dado que hay definidos estándares. Son de un nivel comparativamente alto frente a las anteriores y encontramos dos tipos (que ya describimos en un tutorial):

  • Línea profesional: cuyo nivel de referencia es +4dBu. Se usa en hardware pensado usos profesionales en estudio y en vivo. Sería el ‘verdadero’ nivel de línea en ámbito profesional.
  • Línea doméstica: -10dBV, algo más reducido que el anterior, y presente en muchísimos teclados y unidades de efecto (haciendo uso de jack, pero manteniendo un nivel que no es de +4dBu sino -10dBV). Es un nivel 12 dB por debajo del anterior (una cuarta parte de voltaje, una señal de amplitud cuatro veces inferior). Un nivel de este orden (no siempre exactamente los -10dBV) aparece también en sistemas hifi a través de las clásicas conexiones Aux, CD, Stereo In, etc. sobre conectores RCA. Las entradas/salidas de muchísimos equipos de bajo coste o incluso domésticos que hacen uso de conector jack estéreo de un octavo de pulgada (el clásico jack ‘pequeño’ para auriculares en audio portátil, reproductores mp3, etc.) aplican también este orden de nivel de señal.
US-16x08
tascam.com

Entender las especificaciones: un ejemplo

Es interesante, y más sencillo de lo que a veces pensamos, entender las aparentemente complejas especificaciones de las entradas.

Como ejemplo os dejo las especificaciones de un interfaz Tascam US-16x08 —es el que uso ahora mismo, pero podrían valer muchos otros, por supuesto—. Sus 8 primeras entradas (1-8) son de tipo micro, hay otras dos (9 y 10) que pueden funcionar en modo instrumento o línea (se elige con un conmutador) y finalmente otras 6 (11 a 16) que son siempre línea y que, por parejas, pueden conmutarse para funcionar con niveles ‘pro’ +4dBu o ‘consumo’ -10dBV.

Para poder acomodar diferentes micros e instrumentos, las entradas micro (1-8) y las dos entradas inst/line (9-10) cuentan con controles de ganancia. Dichos controles permiten ‘desplazar’ hacia abajo el margen útil de señal en la entrada física externa: internamente existe un nivel máximo que hay que respetar y cuando estamos usando ganancia entre el conector y la electrónica interna profunda, ese nivel interno límite se alcanza con señales más bajas en el conector.

Tabla creada a partir de las especificaciones del Tascam US-16x08
pablofcid

Las entradas Mic tienen impedancia de 2,4kohm y un amplio margen de ganancia ajustable con recorrido de 0 a 56 dB. Su electrónica interna (tras la etapa de ganancia) comienza a saturar a los +8dBu, que es por tanto su máximo nivel absoluto. De acuerdo con la costumbre bastante extendida de fijar el nivel de referencia 20dB por debajo del máximo, los niveles ‘nominales’ de la entrada MIC en este interfaz Tascam arrancarían en los -12dBu (correspondiente a cuando dejamos la ganancia a su mínimo, 0dB es decir ‘sin ganancia’) y llegarían 56 dB más abajo cuando estamos aprovechando al máximo la ganancia disponible, lo que situaría el nivel nominal en el conector en -68dBu.

Las entradas 9 y 10 son ‘combinadas’, pudiendo funcionar en modo instrumento o línea, ofreciendo diferentes impedancias (>1Mohm o 10kohm) pero contando con una misma etapa de amplificación, algo más corta que la anterior, que entrega entre 0 y 45 dB de ganancia. Esos dos modos tienen asociados diferentes niveles máximos, que se establecen para el uso ‘línea’ en +24dBu y para el uso como entrada instrumento en +8dBV (unos aprox 14 dB menos), con los niveles nominales naciendo 20 dB por debajo de estos (+4dBu y -12 dBV) y llegando a través del uso de la ganancia a poderse reducir el nivel nominal en 45 dB para poder recibir señales débiles.

Las entradas de línea ‘dedicadas’ 11 a 16, ofrecen una impedancia de 10kohm, carecen de control de ganancia, pero sí pueden conmutarse entre niveles nominales estándar de +4dBu y -10dBV, con lo que sus máximos están 20dB por encima, a +24dBu y +10dBV y con impedancia de 100ohmios.

Sólo por completar el cuadro, he incluido también los datos de las salidas, que son siempre en +4dBu.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
20
Comentarios

Regístrate o para poder comentar