Magacín

Spotify da explicaciones

Desde el momento en que comenzó a realizar pagos por royalties a los artistas del catálogo que oferta, Spotify no ha parado de recibir críticas por las bajas cantidades que aporta a las cuentas de banco de músicos de todo el mundo. Las más sonadas en los últimos meses han sido las de Thom Yorke, que incluso vetó en el popular stream la música proveniente de su proyecto Atoms For Peace (excepto unos remixes al no poseer el 100% de derechos) y llegó a afirmar que Spotify era el "último y desesperado suspiro de un cadáver moribundo" refiriéndose a la industria musical. Tratando de defender su imagen corporativa, Spotify ha puesto en marcha una web llamada Spotify For Artists, en la que da explicaciones de sus métodos para financiarse (publicidad y cuentas de pago) y del método que emplea para calcular el pago a los músicos.

Lo cierto es que la web es para leerla detenidamente y extraer conclusiones por uno mismo. Algunas afirmaciones interesantes y llamativas, grosso modo, son que Spotify entrega el 70% de las ganancias a editoras, discográficas y gestoras de derechos, y que luego estos entes reparten con los artistas dependiendo de las leyes de cada país y los contratos que tengan (una pequeña tirada de piedra al más puro estilo "yo doy todo este dinero a esta gente y si al artista le llega poco no es del todo culpa mía"), o que el cálculo de lo que debe llevarse cada artista varía según el país, ya que se toman las reproducciones totales producidas en cada país (y el dinero que han generado) y a partir de ahí se calcula la parte que corresponde a cada artista según las reproducciones concretas que tiene en el país, rompiendo por tanto el mito de que por cada reproducción hay una cantidad fija retribuible.

También es cierto que Spotify incurre en algunas verdades a medias, asegurando cosas como que gracias a Spotify se monetizan reproducciones que "en servicios de vídeo" no producen beneficios... evidentemente se refiere a Youtube, que aunque no cobra a sus usuarios ninguna tarifa, sí que extrae grandes beneficios de las inserciones de publicidad que se producen antes y durante la reproducción. Los guiños a los artistas independientes son numerosos en esta web, en afirmaciones como que esta clase de artistas pueden retener el 100% de sus royalties si insertan su música en Spotify a través de alguno de los agregadores que trabajan con ellos, o también enseñando gráficas en las que declaran que un disco indie de éxito puede llegar a generar en un mes 76.000$ de royalties.

Por cierto, en el mapa de implantación que ofrecen en la web es especialmente llamativo que todavía no hayan llegado a Canadá o Japón, dos grandes potencias económicas a la vez que mercados muy interesantes para la industria musical. Tampoco a Brasil, una economía emergente en todos los aspectos en la que todo el mundo quiere invertir actualmente. ¿Se habrán topado en esos países con leyes que no les resultan favorables?

Si quieres conocer a fondo las explicaciones que Spotify ofrece, lo tienes todo aquí.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
9
Comentarios

Regístrate o para poder comentar