Sintetizadores

Squarp Pyramid, secuenciador hardware polirrítmico y multidestino

Pyramid es un secuenciador hardware orientado a patrones con 16 pistas, y el primer producto de la francesa Squarp Instruments. Las pistas pueden ser monofónicas o polifónicas, y pueden contener notas o también parámetros de control. Admite grabación en tiempo real y paso a paso. Hasta ahí poco nuevo. Vamos con algunas de sus peculiaridades.

Cuenta con la posibilidad de gobernar tanto sistemas MIDI en DIN 5 puntas (con dos conectores individuales) como sistemas basados en control por voltaje, e incluso a través de conexión USB-MIDI aunque con limitaciones: Pyramid es un 'device' y no un 'host', así que no puede gobernar directamente equipos finales USB, pero sí unirse a un ordenador para controlar sintes software que se ejecuten en él.

Admite diferentes longitudes en cada pista y también que cada pista tenga su propio tipo de compás, facilitando todo tipo de polirritmias. En ese terreno cuenta con mecanismos pensados para facilitar el diseño de patrones euclidianos como forma de salirse de los patrones cuadriculados propios de una rejilla de pasos uniforme. Este de las polirritmias es uno de sus apartados fuertes, como reconoce ya el que se publicite como 'Pyramid, polyrythmic sequencer'.

Además cuenta con los que denomina 'efectos' que no son efectos audio, sino efectos sobre la información de notas. Concebidlos por tanto más bien como efectos MIDI. Aplican en tiempo real cuantización, correcciones automáticas para forzar escalas, delays a base de repetir la activación de las notas, armonizaciones (creando acordes a partir de notas individuales), 'swing', o lanzamiento de arpegiadores. Los parámetros de estos 'efectos MIDI' pueden ser alterados desde los controles del propio Pyramid en tiempo real.

Sus pads están organizados en un par de filas que imitan la disposición de una octava de teclado, más una tercera fila de 'smartpads' con varios usos posibles:

  • saltar entre patrones (aquí llamados secuencias),
  • activar pistas dentro de una secuencia,
  • interpretar notas corregidas a una cierta escala
  • lanzar acordes, tomándolos de una tonalidad elegida y con profundidad seleccionable a 3, 4 o incluso más notas
  • definir la velocidad (desde corcheas a semifusas, tresillos incluidos) con la que repetir la ejecución de una nota

Como controles cuenta también con un pad X-Y y 5 controles rotatorios, e incluso un acelerómetro, aunque me cuesta pensar en alguien zarandeando este secuenciador ante el público. Todos ellos pueden generar información de control hacia el propio secuenciador y sus efectos o hacia equipos externos.

Toda la ejecución de una sesión con Pyramid puede ser grabada y transferida por MIDI file a un ordenador, o a la inversa, Pyramid puede recibir MIDI files.

Con un precio de 699€, encuentro difícil a día de hoy la decisión de reemplazar con Pyramid la potencia y facilidad de una combinación ordenador (o iPad) + controlador, máxime cuando en realidad se está hablando de un puro secuenciador, destinado a controlar sintes externos. Pero no es menos cierto que en algunos tipos de escena se quiere huir del uso de la herramienta 'ordenador' y favorecer ese aspecto de mayor complejidad que parece impartir el uso de otras máquinas dedicadas, y que desde luego ayudan a que la audiencia perciba de otra forma lo que se desarrolla en el escenario.

Si es tu caso, puedes echar un vistazo en la web de Squarp Instruments, e incluso realizar un pedido para poder recibir una de las 100 primeras unidades que se entregarán a comienzos de junio.

Y si tenéis curiosidad sobre los ritmos euclídeos, podéis leer este documento: http://cgm.cs.mcgill.ca/~godfried/publications/banff.pdf

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios

Regístrate o para poder comentar