Informática musical

StiX de Xils Labs, nueva y ambiciosa caja de ritmos virtual

Variadas técnicas de síntesis recreando sonidos de batería/percusión personalizables y un clásico sistema de secuenciamiento por pasos con amplias posibilidades de modulación, control y efectos. Ambiciosas funciones en un nuevo producto orientado a los ritmos electrónicos. Aunque la inspiración de las cajas de ritmos clásicas está detrás de cualquier nueva propuesta, la complejidad que se exige hoy en día las deja muy atrás. La voluntad de hacer más y más complejos los ritmos, tanto tímbricamente como en cuestiones de métrica, está también en esta nueva propuesta de la francesa Xils Labs.

StiX, interfaz 'avanzado' y rejilla con los controles de un único sonido
xils-lab.com

En cuanto a sonidos, se trata de 10 elementos que pueden operar simultáneamente, cada uno de ellos un sintetizador de percusión bien dotado. La arquitectura contiene osciladores, filtros de tipo 'Zero-Delay Feedback' para poder resistir los embates de las altísimas velocidades de modulación que se genera por la acción de las envolventes incisivas y los LFOs en banda audio. Pero también aporta osciladores para FM (una técnica bien útil para los transitorios percusivos), o la opción en uno de sus tres osciladores de cargar muestras con las que complementar el sonido sintetizado (o viceversa).

Multitud de parámetros ajustables por el usuario dentro de la definición de cada sonido, muchos de los cuales pueden ser atacados desde modulaciones programadas paso por paso en el secuenciador (algo que trae enseguida a la memoria los tan justamente apreciados p-locks de Elektron).

Los ajustes de los sonidos pueden realizarse en modo 'Easy' que ofrece algunos controles 'macro' útiles para los retoques más convencionales, o bien en 'Advanced' con acceso detallado a los 3 osciladores, las tres envolventes (amplitud, filtro, tono), 2 LFOs, etc.

La creación de patrones muestra simultáneamente el estado activado o no de los pasos en las 10 'pistas / voces' puesto que en lugar de la tira clásica en las cajas de ritmo hardware se visualiza una matriz completa. Tiene opciones avanzadas tales como el control del dispario múltiple dentro de un paso (llenar un paso con más de un disparo, a modo de redoble). Es posible editar en cada línea el desplazamiento respecto a la cuadrícula estrictamente cuantizada para creación de grooves y humanización, hay controles de swing, de duración de gate, velocidad, etc. y no faltan opciones para la aleatorización que ayuden a crear variaciones o a buscar combinaciones que nos resulten atractivas.

Cuenta con un modo 'song' para encadenar patrones, pero también, permite el uso de un teclado en el que los 10 sonidos se disparan individualmente desde una octava, mientras la siguiente octava se destina a conmutar entre los 12 patrones que reúne cada uno de los presets 'global' posibles, y más adelante tenemos los mute/solo de los sonidos. Una buena idea para simplificar el control y la intervención en vivo o la automatización en DAW/secuenciadores externos.

El mezclador de las 10 voces está disponible en todo momento y se cuenta con efectos globales como eco, phaser o reverb, más una distorsión ajustable en cada uno de los 10 elementos. La salida puede ser 'mezcla' o 'multipista' con las voces separadas, usando dos versiones diferentes del plugin.

Se incluyen ya de fábrica 700 sonidos, 50 kits, unas 400 muestras (en su mayoría exclusivas, sin faltar algunas tomadas de Roland TR-808, Emu SP-12, o LinnDrum), y más de 700 patrones.

Aunque el precio final será de 179€, hasta final de abril puede adquirirse por 125€. Puede probarse en versión demo.

Más información, audios, vídeos y versión demo | StiX

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
2
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar