Sintetizadores

El popular sintetizador Sunrizer ya soporta AUv3 en su versión iOS

El soporte AUv3 en iOS es hoy casi una obligación, pero cuando la asume algo tan popular y querido como la edición iOS de Sunrizer, también obligado es contarlo. Y es que Sunrizer, que recrea un Roland JP-8000 con múltiples añadidos, es uno de los sintetizadores más mencionados en entorno iOS, al menos hablando de arquitecturas clásicas sustractivas, a pesar de sus ya 8 años de historia, que hablan de todo un pionero que sin embargo sigue vivo como demuestra esta versión 4.

Sunrizer
beepstreet.com

Nacido en el entorno iOS y actualmente disponible también en plugin para Windows y Mac, Sunrizer supuso el amanecer de los sintetizadores serios y capaces dentro de iOS. Muchos han venido después y bastante más complejos en especificaciones, pero es todo un 'vintage' de los sintetizadores iOS que mantiene su atractivo. Adolece, como el propio JP-8000 al que emula, de algo de ruido en según qué usos (como por ejemplo al usar como forma de onda las supersaw que nacieron con el JP y hoy están por todas partes). Podemos igualmente ponerle algún otro reparo técnico frente a desarrollos más modernos, pero poco importa eso cuando tiene tanto que ofrecer en su utilidad e inmediatez. Esas características de ruido o alias ocasional propias de sus raíces y que vemos también en muchísimos otros productos hard y soft 'añejos', aquí se olvidan con facilidad, tanto por ser siempre sólo muy en segundo o tercer plano como ante las otras ventajas de Sunrizer.

Ganar compatibilidad AUv3 implica que porfin los menos de 10€ que cuesta la versión iOS permitirá usar varias instancias en un host AU, como lo son ya prácticamente todos los DAW de iPad/iPhone y las utilidades como AUM. La posibilidad de usar esas varias instancias para tener simultáneamente en uso diferentes sonidos es algo que hasta nos habíamos olvidado de pedir muchos usuarios, pero que sin embargo aplaudimos felizmente. El hecho de que funcione sin problemas en iPads antiguos (yo lo uso en un iPad2) es muestra de un uso nada elevado de CPU que a buen seguro facilitará esos usos multitímbricos.

En la presentación detallada que hice sobre las funciones de este sintetizador hace ya años, destacaba la comodidad de concentrar todos sus controles en una única pantalla, lo correcto de su sonido, y lo sorprendentemente amplias que son sus posibilidades que van mucho más allá de lo que su interfaz puede llevar a pensar, algo que demuestra enseguida un recorrido por sus muy variados presets.

Además, la versatilidad, cuando se necesita un sonido con amplio recorrido expresivo, de poder diseñar dos sonidos diferentes y usar la rueda de modulación para hacer un morphing entre ellos que vaya arrastrando todos los controles (incluso visualmente) a través del uso de la rueda de modulación de cualquier teclado es una auténtica bendición. Algo que quizá deberíamos reclamar como exigencia en cualquier otro sintetizador, por lo versátil y veloz que se demuestra para exprimir al máximo el potencial de un sintetizador a la hora de crear sonidos con vida.

De sus osciladores pueden emanar los hirientes desgarros de la sync, la inarmonicidad propia de los anillos y las 'crossmod/FM', los apilamientos propios de supersaw pero multiplicados hasta el punto de llegar a reunir más de 40 osciladores simultáneos en cada voz (haciendo uso de las opciones multi y supersaw combinadas), o incluso sonidos teñidos de recuerdos 'DX' con unas eficaces campanas que evocan inmediatamente al DX7.

En la doble sección de filtrado encontramos respuestas muy variadas, por supuesto de filtrado LPF/BPF/HPF/Notch en distintas variantes, pero también en filtros Comb, Resonantes, Formantes, o incluso más allá de los sistemas de filtrado y entrando en waveshaping.

Los dos LFOs, gracias a sus múltiples destinos y opciones de configuración permiten usos más allá de las típicas modulaciones repetitivas, y en particular pueden usarse como eficaces pseudo envolventes con el modo de disparo único y la forma rampa, haciendo posibles cosas como gobernar el volumen del ruido para concentrarlo en el ataque o la intensidad de la FM o la frecuencia del oscilador esclavo en el uso de sync...

El arpegiador totalmente personalizable sigue siendo uno de mis preferidos para poder usar este tipo de recurso sin sonar de la aburrida y demasiado escuchada forma estándar de un arriba/abajo que es demasiado evidente. El usuario que lo desee puede definir su propia secuencia de intervalos, octavaciones, silencios, duraciones, y otros parámetros haciendo que sea al final un potente híbrido entre secuenciador de patrones y arpegiador.

Los efectos con los que cuenta añaden sin necesidad de acudir a efectos externos la posibilidad de rematar el carácter de los sonidos y su complejidad.

Resumo: Demostrando que la calidad en términos técnicos no lo es todo en un instrumento, y que hay ocasiones en que se reúnen acertadamente características que al acumularse multiplican posibilidades y no simplemente suman, Sunrizer lleva muchos años siendo uno de los sintes más comentados en iOS y se asegura otros cuantos más mediante la, no por esperable menos bienvenida, compatibilidad con AUv3 que permite usarlo en iOS con varias instancias.

Más información | beepstreet.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar