Informática musical

Tantra de Dmitry Sches, un plugin para efectos rítmicos

La idea de Tantra no incluye nada revolucionario: transformar cualquier sonido plano, como un fondo o textura, en un sonido animado y con contenido más rítmico, es todo un clásico. Cuántas veces no se habrá usado un simple filtro sometido a la acción de un Sample&Hold para conseguir ese tipo de resultado de variación 'a tempo'.

Las complejísimas envolventes disponibles en muchos plugins y sintes software (las de Omnisphere vienen a la cabeza) en las que podemos contar con tantas etapas como deseemos y vincularlas al tempo, han sido uno de los recursos que más uso han tenido en los últimos años para crear sonidos y frases llamativas, con diseños cada vez más libres en los que los pasos pueden estar sometidos a 'groove' sin la atadura a un rígido patrón de tiempo/pasos, y en donde las transiciones no tienen porque ser en escalera, sino sometidas a todo tipo de curvas.

En esa liga sitúo a Tantra, un plugin de efectos que sin destacar especialmente por ninguno de ellos en particular, acierta a combinar en un único producto una pequeña colección (filtro, distorsión, lo-fi, delay, flanger y glitch -para efectos tipo 'stutter') más una EQ y reverb general a la salida. Tantra cuenta con un juego de 8 moduladores que permiten aplicar otros tantos patrones que se desarrollan en 32 pasos y en los que el nivel, posición, forma y duración de cada paso y transición son ajustables.
Es en la interacción de esas 8 frases / formas / dibujos, y las varias unidades de efecto en donde reside la gracia. Al combinarlas el sonido más plano adquirirá movimiento y ritmo.

Nada que sea desconocido o rotundamente novedoso. Más bien recuperar ideas que ya están muy manidas y trasladarlas a un producto integrado en el que esas señas de modernidad puedan recrearse con facilidad desde una única pantalla. Para abundar en más variedad sonora, realmente el tratamiento es doble, con dos juegos A y B de parámetros en cada efecto, y posibilidades de combinar los resultados de los dos procesamientos.

En definitiva, no tanto porque vayamos a escuchar algo rotundamente nuevo, sino por la comodidad para conseguir llegar a unos resultados, este plugin disponible en VST y AU para Win y para Mac (49 USD en el lanzamiento, 69 USD como precio final) puede haceros interesante la descarga de su demo, que introduce un ruido cada 90 segundos, para probar hasta dónde puede llegar lo que ofrece.

Más info | Dmitry Sches

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar