Videoclips para todos

Rodar un videoclip era lo más. En los años ochenta y noventa, sólo las grandes estrellas de la música podían permitírselo. Los altos costes de producción y la difusión únicamente televisiva convertían al vídeo musical en un producto promocional exclusivo. Ya no es así. Ahora para cualquier banda amateur es irrenunciable estar en el ciberespacio, tener un hueco en MySpace o contar con su propia página web. Y, por supuesto, no basta la música. Internet es imagen, así que hay que mostrarse al mundo a la vez que hacerse oír. Los grupos necesitan un vídeo musical, y lo tienen. Sigue leyendo este interesante artículo en el diario El País.

Videoclips
¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar