Informática musical

Xils-Lab KaoX evoca al Yamaha GS-1, origen de la FM

Aunque para muchos el DX7 es lo primero que viene a la memoria cuando se habla de síntesis FM, el primer sinte comercial de Yamaha basado en FM fue eln atípico GS-1. Un teclado bitímbrico, de 16 voces, con 8 operadores en cada una, y acabado en madera. Eso es lo que revive en formato software el nuevo sintetizador de Xils-Lab. Lo hace aportando muchos extras importantes respecto a las posibilidades originales permitiédole así cubrir tanto terrenos DX como de modelado analógico, o el esoterismo de los osciladores basados en caos.

Xils-Lab KaoX
KaoX, un FM inpirado en los orígenes del GS-1 Yamaha
xils-lab.com

Y es que realmente el DX-7 era menos en varios aspectos que este auténtico titán de casi 100 kg. del que solo llegó a haber unas 100 unidades. La imagen anterior da una idea de su aspecto. Un acabado que más rememora a los pianos que a otra cosa. Incluyendo un teclado tipo piano con velocidad y aftertouch o la triple pedalera, asociada al inevitable control del 'sustain', más el vibrato y el trémolo, ajustables en velocidad y profundidad desde el exiguo panel. Pensado para músicos que no querían meterse en derivas técnicas, sus sonidos se podían alterar pero mediante tarjetas específicas para este instrumento precargadas con las programaciones oportunas, que sacaban provecho de sus arquitectura interna, totalmente oculta a los usuarios finales. Una máquina de 'presets' por tanto, y nada barata, por cierto. Sus 8 operadores combinados en 4 pares modulador->portador no eran sin embargo el mejor exponente de lo que los DX llegarían a ofrecer con sus complejos 'algoritmos'. Como David y Goliath, el comparativamente pequeño DX7 al final tenía muchos argumentos a su favor, frente a esa primera generación de los titanes.

Xils-lab da la vuelta a tanta limitación ofreciendo la posibilidad de un uso 'sencillo' limitado a muy pocos parámetros, al estilo de la filosofía del GS-1 (relativos a afinación, glide, vibrato, tremolo y efectos como chorus, eco phaser y reverberación). Pero admite un modo de edición avanzada en el que se descubren las posibilidades y se añaden algunas opciones basadas en caos (de ahí el nombre).

Xils-Lab KaoX
KaoX, ejemplos de pantallas
xils-lab.com

Al estilo de los clásicos FM Yamaha, cada uno de los 8 operadores tiene su envolvente, ajustes de afinación 'fixed' y 'ratio', y controles de reacción a la velocidad, la posición dentro del teclado y el aftertouch. Pero además también cuenta en cada voz con un LFO, y varios otros posibles controles para el retoque de los parámetros. Incluso existe un filtro paso bajo acompañando a la voz FM. Se suman también dos osciladores y dos filtros de modelado analógico, acompañados de 4 envolventes DADSR,... Y por si eso fuera poco hay también dos osciladores basados en reglas de caos.

Xils-Lab KaoX
KaoX, detalle de los osciladores caóticos
xils-lab.com

Una matriz permite definir al gusto la estructura de los 'algoritmos'. Y en esa matriz, los osciladores analógicos y caóticos pueden actuar como moduladores adicionales al juego de 8 operadores 'clásicos' FM. Aparece también en KaoX un secuenciador de pasos con 4 pistas que pueden usarse para notas o bien para modulación.

La estructura en dos capas permite usos single/split/layer, contando con dos pares de salidas diferentes.

Dando ejemplo de las posibilidades cuenta con 500 sonidos de fábrica, aunque el espíritu del interfaz es el de apoyar para hacer fácil la edición.

El precio de salida es de 99€ frente a los 179€ que serán su previo final a partir de mitad de mayo.

Más información | xils-lab.com

Xils-Lab KaoX
KaoX
xils-lab.com
Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios

Regístrate o para poder comentar