1

Alesis QS6.2

Opiniones de usuario (1)
  • Dani F. Santos-Olmo
    3
    Opinión de Dani F. Santos-Olmo el 28/09/2016

    Lo mejor: Tiene unos sonidos de Pad y Ambientes muy interesantes.

    Lo peor: Es quizás un poco dificil de programar.

    El QS6.2 es un instrumento versátil con muchísimas posibilidades sonoras.

    Viene a ser una revisión del modelo QS6.1; es prácticamente igual salvo por la apariencia externa, la desaparición del conector serial, el número de slots PCMCIA y quizás algún otro detalle.

    En cuanto al sonido del aparato debo decir que es bastante bueno sobre todo en lo que a sonidos "sintéticos" se refiere... Los pads, ambientes, leads, etc. suenan de maravilla, con un sonido lleno, sólido y muy característico. Por otra parte los sonidos que pretenden ser más "realistas", tales como strings, brass sinfónicos o demás instrumentos acústicos, aún siendo buenos, en mi opinión no están a la altura de ese "realismo" que busca cualquier teclista actualmente. No obstante me parece un gran sintetizador.

    Los puntos más conflictivos de este instrumento vendrían siendo por un lado la dificultad de programación, que a mi parecer es algo compleja, y por otro la ausencia de un secuenciador integrado, dejando a este sintetizador a escasos pasos de poder ser considerado una workstation.
    La programación del aparato requiere que el usuario se sumerja en una serie interminable de menus, muchos de ellos bastante escondidos... yo diría que se hace cuanto menos incómoda, sobre todo si no se dispone de un editor en software (todos comercializados por terceros y la mayoría incompatibles con sistemas operativos modernos).
    En cuanto a la ausencia de secuenciador, podría ser menos notoria si el sistema de reproducción de secuencias MIDI fuese más accesible, pero el aparato sólo puede leer secuencias almacenadas en la tarjeta PCMCIA y éstas son escasas, caras, dificiles de encontrar y además es complicado trabajar con ellas debido a las limitaciones de software.

    En conclusión: es un sintetizador que, como todos, tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, pero aún después de sopesar los pros y los contras sigo pensando que es un buen instrumento.