2
1

Crumar DS-2

Opiniones de usuario (2)
  • FZappy
    5
    Opinión de FZappy el 27/03/2020

    Lo mejor: Dos LFOs independientes, un ataque muy rápido

    Lo peor: Ha pasado de largo para muchos músicos.

    Siempre que tienes la ocasión o oportunidad de reunirte con otras personas que nos apasiona el mundillo de los sintetizadores, comentamos con orgullo sobre nuestras maravillosas máquinas, yo entre otras siempre menciono, “¡también tengo un Crumar DS2!”, Viendo la reacción de la gente, al momento te das cuenta que la impresión no es buena, un sintetizador made in Italia, con muy mala reputación en cuanto a nivel de construcción, muy inestable, con un alto riesgo de que en algún momento te de un susto, ya que quizás no sean de las máquinas con mejor construcción ni los más fáciles de reparar, ¡La compra de un DS-2 puede ser una propuesta MUY arriesgada!

    ¿Qué tiene de bueno entonces? Para mí suena genial, dos DCOs y 2 LFOs, uno con S&H y formas de onda de escalera. Puede usar uno o ambos LFO para la modulación de Osc 1, Osc 2, VCF y VCA. El ancho de pulso puede configurarse manualmente o modularse con cualquier LFO. El VCF es brutal, tiene un buen sonido Moog que engorda el sonido. Los dos ADSR son muy rápidos, por lo que no hay problema para hacer sonidos de bajo y batería. También tiene una entrada externa para procesar otros sonidos a través de su encantador filtro.

    Este es un sintetizador muy grande y atractivo con muchos faders y knobs para un control práctico instantáneo. Y no necesitas una funda rígida, está integrada en una. Simplemente levante la tapa y ahí está.
  • arnieslove
    5
    Opinión de arnieslove el 27/03/2020

    Lo mejor: Precio asequible, prestaciones técnicas, sonido vintage (70's)

    Lo peor: Leyenda de Inestable

    El Crumar DS-2 es, como la mayoría de máquinas italianas, una maravilla a nivel de sonido, con una merecida mala reputación a nivel de manufactura.

    Según Legowelt, a quien le regalaron uno muerto unos fans, resucitó mágicamente la mañana siguiente.
    Como un zombie de Lucio Fulci.
    En mi experiencia, una vez ha pasado por un buen técnico no acostumbra a dar excesivos dolores de cabeza.

    A nivel sónico es, a la par que otras máquinas Crumar de la época como el Multiman o los Organizer, excepcional.

    El filtro es una copia del Ladder filter de moog, pero a la italiana: menos brutal, más musical quizás (para mi).
    El rango de autooscilación es muy corto, y una vez chilla no tiene mucho matiz...
    Las opciones de enrutamiento son bastante curiosas, aunque tampoco son extraordinarias.
    Se puede usar para FX pero no es un arp 2600.

    Los osciladores tienen mucho rango de Pitch y las formas de onda son bastante redondas y agradables a mi oido.
    La mejor sorpresa del sinte es el tercer oscilador, que es en realidad un sinte polifónico (polifonía total) con forma de onda de diente de sierra y engancha al VCF, pero no al VCA (por suerte o desgracia). Sonido "brassy".

    Esta particularidad le hace capaz de salir de la monofonía, y ser capaz de construir texturas de ambiente con un sonido muy puro 70's. Los dos osciladores monofónicos quedan siempre en la nota más alta, por lo que al final se prestan a construir partes de solo.

    Hace años Stefan Huebner tiene en desarrollo un kit midi, que será capaz en principio de controlar polifónicamente al DS-2, a parte de permitir elegir si los 2 osciladores se quedan arriba (leads) o abajo (bajos). Sería estupendo que lanzara el producto.

    En resumen, como fan de las bandas sonoras italianas de los setentas es un sinte que ofrece mucho, por muy poco dinero considerando los actuales precios de mercado.
    Un guilty pleasure.