9
1

Novation K-Station

Opiniones de usuario (1)
  • Libertizer
    5
    Opinión de Libertizer el 30/04/2018

    Lo mejor: Pequeño, elegante, potente, portátil. Suena genial, Mejora la interfaz de usuario de A-Station, carcasa metalica, botones resistentes al uso del supernova, es robusto, tiene teclas grandes, vocoder y FX

    Lo peor: No es tan portátil como podría haber sido (sin opción de batería). Sin aftertouch. No hay nombres de Patch, a pesar de su pantalla.

    Las elegantes curvas de color gris plateado, los adornos azules y la pantalla retroiluminada de la K-Station definen un instrumento que es a la vez atractivo y curiosamente acariciable, de carroceria metalica. Con 52 x 29 x 8 cm y un peso de solo 1,6 kilos, es impresionantemente pequeño y liviano, pero no deje que su tamaño lo engañe. Este no es un juguete de alta tecnología, sino un sintetizador polifónico serio que simplemente está optimizado para la portabilidad o el espacio limitado. Sus numerosos mandos de transmisión MIDI, ofrecen un alto factor de diversión, ya sea para entusiastas aficionados o profesionales del estudio.

    Una parte importante de la ecuación divertida, el teclado de dos octavas, tiene una acción bastante ligera pero es bastante útil. Simplemente no se deje engañar por la frase "sensible al tacto" en los anuncios de Novation. Este teclado transmite velocidad pero no está equipado con aftertouch, una pérdida significativa de potencial expresivo. El rango del teclado se amplía usando dos botones de Transposición que lo desplazan hacia arriba en un máximo de cinco octavas y hasta en cuatro. La modulación redondeada y las ruedas de inflexión de tono se sienten positivas, y todo el instrumento parece diseñado para caber cómodamente en su regazo o en cualquier espacio de escritorio disponible.

    El panel trasero tiene salidas estéreo, una toma de auriculares, el interruptor de encendido, tres puertos MIDI estándar, una entrada de audio externa y un conector para la fuente de alimentación de 9 V. Lamentablemente, no hay entrada de pedal, algo que podría haber compensado (ligeramente) la falta de aftertouch. Una entrada de pedal se podría haber usado para tareas convencionales de tipo de sostenimiento o, si se puede asignar, como un medio para simular el control de aftertouch o breath. La K-Station tiene menús de edición dedicados para determinar cómo responde a ambos tipos de datos de rendimiento, pero no puede generar ninguno de ellos. Hablando de control externo, puede, por supuesto, conectar la K-Station para que se reproduzca desde un teclado de tamaño completo, si es necesario.

    Es extraño, pero de alguna manera, todavía me sorprende que algo tan pequeño como la K-Station se las arregle para sonar tan bien; tal vez sea porque he sido condicionado a pensar en un sintetizador polifónico como enorme. Pero con su amplia gama de sonidos de tipo analógico, K-Station puede competir junto con modelos mucho más caros. Los efectos de serie hacen su trabajo (encontré la distorsión particularmente agradable), los osciladores son ricos y completos, los filtros son dulces y musicales (una actualización reciente ha suavizado la leve cuantificación que remarqué al revisar la A-Station) y el las envolventes son rápidos y contundentes. Sonicamente, es difícil fallar.

    Este es casi el sintetizador portátil que he querido durante años. Digo casi, porque la falta de aftertouch es una desventaja desde mi punto de vista, posiblemente porque la uso en el rendimiento incluso más que el uso de la velocidad. Dependiendo de sus preferencias, sin embargo, puede tener una prespectiva diferente. El teclado de dos octavas es pequeño, en un mundo ideal, creo que otra octava o incluso una media octava lo habrían hecho más versátil. La gran fortaleza de la K-Station es su portabilidad: si necesita algo conveniente para componer en las habitaciones de un hotel o para guardarlo en una bolsa y bajar al pub local para tomarse un mermelada, realmente le toma un buen partido. Supongo que esta es la razón por la cual me pareció tan molesta la omisión del funcionamiento de la batería. Sin embargo, aparte de esto, realmente no hay mucho de qué quejarse.
    Hubiera sido agradable si la pantalla hubiera facilitado el uso de nombres de parches en lugar de números, pero aún así, la K-Station es claramente una ganga a solo cien euros más que su contraparte de rack. Las mejoras de la interfaz de usuario, más el lindo teclado y los controles de rendimiento lo hacen aún más deseable que la estación A para muchas aplicaciones.

    Entonces, a pesar de los dos inconvenientes que he mencionado, la K-Station obtiene mi voto. Como un sintetizador con calidad de construccion metalica y robusta, con los knobs bien resistentes, autónomo capaz de una amplia gama de pads, órganos, bajos, cables y arpegios, actualmente no hay nada que se acerque en este rango de precios en segundamno incluso en sus tiempos donde estuvo en venta en tiendas ya era unico en su caracteristica condicion de calidad-precio.