Audiovisual

El ataque de la música enlatada

El cantante de jazz, estrenada en 1927, fue la primera película con sonido sincronizado. Utilizaba Vitaphone, un sistema basado en un tocadiscos que se acoplaba al motor del proyector cinematográfico.

Hasta ese momento, la ambientación sonora de las películas la realizaban músicos en directo. Con la llegada del Vitaphone, estos músicos ya no eran necesarios, y empezaron a verse como algo caduco. Ante eso, la Liga por la Defensa de la Música tenía algo que decir.

La Music Defense League fue una organización creada por la Federación Americana de Músicos. En 1930 lanzaron una campaña para combatir lo inevitable: el sonido grabado en las películas. Lo llamaban "música enlatada" (canned music).

Los anuncios en prensa mostraban a un malvado robot con lemas como "este robot no puede hacer música por sí mismo, pero puede adueñarse del esfuerzo de los que sí pueden. Los modales no significan nada para este monstruo del industrialismo moderno".

En este anuncio, el robot ataca a una alegoría de la cultura musical, intentando desviar su rumbo:

Y aquí vemos al robot tocando sólo por dinero y beneficios:

En estos términos se expresaba Joseph N. Weber, el presidente de la Federación de Músicos, en marzo de 1931:

Pronto llegará el día en que el único ser viviente en torno a una película de cine sea la persona que te vende el ticket. Drama enlatado, música enlatada, vodevil enlatado. Creemos que el público se cansará de la música mecánica y querrá lo auténtico. No estamos en contra del desarrollo científico, pero no debe llegar a costa del arte. No nos oponemos al progreso industrial. Ni siquiera nos oponemos a la música mecánica, excepto cuando se utiliza como un instrumento lucrativo para el envilecimiento artístico.

Por supuesto, la historia fue muy diferente. Aunque las cosas cambiaron mucho para los músicos que acompañaban la imagen de las películas mudas, la llegada del sonido grabado y sincronizado no supuso envilecimiento alguno, ni se hizo a costa del arte.

Podéis ver más anuncios de este peculiar robot en el blog Smithsonian.

¿Te gustó este artículo?
15
Comentarios

Regístrate o para poder comentar