DJ

Las chicas también hacen scratch

Las mujeres en general son las grandes olvidadas en el sector profesional del DJ, y si en algo más generalista como trabajar en clubes y discomóviles la proporción hombres-mujeres está bastante desnivelada a favor de los hombres, en cuestiones mucho más especializadas como el turntablism llega a crearse el efecto de que las mujeres sencillamente sólo existen para aplaudir en las actuaciones.

Quizá sea por culpa de la industria musical y su marcado sexismo –y más aún en el hip-hop, género intrínsecamente ligado al turntablism–, de los sponsors que prefieren apostar por imágenes masculinas, por los organizadores de eventos que no fomentan la inclusión de más mujeres, por nosotros los medios que nos olvidamos muchas veces que hay que dar visualización a mujeres en colectivos mayoritariamente dirigidos por hombres… o quizá por culpa de todos en mayor o menor medida, mujeres y turntablism no son dos ideas que se asocien en la cabeza de muchas personas. Así que en el artículo de hoy ponemos nuestro granito de arena para tratar de cambiar esto mostrando algunas mujeres DJ –algunas con mucho futuro y otras auténticas veteranas– con fabulosas habilidades frente a un par de platos, y os contamos un poco sobre ellas.

DJ Perly

La cara de DJ Perly ha saltado a los medios hace poco por un par de motivos: no sólo es la primera mujer en ganar la final regional de Nueva York del DMC y clasificarse así para la final norteamericana –ahí es nada–, además ha sido elegida por Numark como imagen de su marca para la promoción del plato portátil PT-01 Scratch; sí, es la chica que aparece en el anuncio scratcheando por las calles de Nueva York. La elección por parte de Numark de Perly no ha sido al azar, hace ya tiempo que esta joven rusopuertorriqueña del Bronx colgaba en la red vídeos de poca duración scratcheando en cualquier parte con el antiguo modelo del PT-01, como en este vídeo:

Perly es un rostro frecuente en todo tipo de eventos de turntablism y batallas de DJs en la ciudad de Nueva York, aunque así como otros aspirantes al Valhalla del turntablismo suelen poblar sus redes sociales con largos vídeos espectacularmente montados con sus trucos y rutinas, Perly es bastante más discreta y suele colgar demostraciones bastante cortas y frecuentemente grabadas con medios algo domésticos, su perfil de Facebook es la prueba. A pesar de ello, el siguiente vídeo tiene una realización algo mejor y resume bastante bien las habilidades que tiene:

DJ Sara

Gracias a internet la niña japonesa Sara Kishimoto alcanzó cierta popularidad con tan sólo 8 años. Su padre, un DJ de club amater, la grabó junto a su hermano Ryusei realizando scratch con el equipo de su casa en Osaka y el vídeo se volvió viral entre los turntablistas. La popularidad del vídeo hizo que tanto Sara como Ryusei pincharan para amenizar la fiesta de Warner tras los premios Grammy de 2008 en Los Angeles. A pesar de su talento natural y del interés que puso el DJ y productor D-Styles en ellos, sus padres rechazaron la posibilidad de que actuaran profesionalmente de manera regular y prefirieron que se dedicaran a estudiar y dejaran el turntablism para los fines de semana.

Con los años han aparecido algunos vídeos más de Sara –pinchando incluso con Qbert–, su hermano al parecer ha abandonado los platos y ella tiene ahora toda la atención, aunque manteniendo en todo momento un perfil amateur. El propio D-Styles publicó en su canal de Youtube un vídeo con la evolución de Sara y sus habilidades con el turntablism:

Este año DJ Sara ha reaparecido y esta vez realizando un trabajo profesional: una rutina espectacular de poco más de 2 minutos para promocionar el controlador Reloop Beatpad. El resultado fue impresionante:

Mucha gente da por hecho que Sara ha grabado el vídeo con 17 años y en cuanto cumpla 18 vamos a empezar a verla por todo el mundo en shows y competiciones de turntablism, aunque quizá a pesar de sus habilidades esto sólo sea un entretenimiento mientras continúa con sus estudios por consejo de sus padres. En cualquier caso, si decide tratar de profesionalizarse está claro que sus habilidades son un claro pasaporte al estrellato.

Pam the Funkstress

Pam es toda una veterana que ha pasado la mayor parte de su vida como DJ haciendo sonar el funk y el hip-hop en San Francisco al mismo tiempo que se ha dedicado a dirigir sus propios negocios de hostelería. Alumna de Qbert y DJ Platurn, se atrevió a entrar en las batallas de DJs a finales de los 80, un sector dominado totalmente por los hombres. A principios de los 90 tuvo su primer momento de gloria, Boots Riley le ofreció grabar unos scratches con The Coup para su album de debut Kill my landlord, pasando posteriormente a hacer la gira del disco y seguir formando parte de la banda en otras grabaciones discográficas.

Su segundo momento de gloria llegó recientemente este mismo año, ya que fue elegida por Prince como DJ para las afterparties de su serie de conciertos Piano and a Microphone, un curioso honor que también la convirtió en ser la última DJ en pinchar en las fiestas del artista de Minneapolis dado que falleció este mismo año.

No hay excesivo material videográfico de Pam circulando por la red ni tampoco es de muy buena calidad, pero es curioso este vídeo del DMC de 1994, donde Pam se atreve a participar en un certamen totalmente dominado por hombres. Demostrando que es una mujer sin absolutamente ningún complejo, realiza algo por lo que es conocida –y que ella misma se toma a broma–: frenar el vinilo con los pechos.

DJ Shortee

Shortee es otra veterana que aunque utilizó el scratch y el turntablism para llamar la atención, posteriormente ha sabido explotar al 100% sus capacidades DJ haciendo de todo: ha pinchado hip-hop, drum’n’bass, electrohouse, EDM, tiene la formación Urban Assault junto a DJ Faust con el que pincha y produce música, tiene su propio sello Heavy Artillery Recordings, ha prestado su imagen para promociones a marcas como Native Instruments, Numark o Rane, se ha dedicado a la enseñanza en centros como SAE Institute, Dubspot o Scratch DJ Academy, y actualmente vende por internet su método de aprendizaje mediante videotutoriales.

Es una DJ todoterreno que ha tocado todos los palos posibles en la profesión para ganarse la vida y a la que parece que todavía le queda cuerda para rato, constantemente tiene fechas en directo en EEUU o te la encuentras en alguna feria promocionando algún producto tecnológico para DJs. El vídeo que hemos rescatado de ella es precisamente de una promoción bastante curiosa que Native Instruments del Kontrol X1, en la que se muestra su uso con… ¡Serato! De todos modos lo interesante del vídeo son los scratches de Shortee junto a su compañero Faust:

DJ Killa Jewel

Desde Montreal llega nuestra última DJ del artículo. Casi 20 años se ha pasado tras los platos demostrando con hechos que las mujeres pueden hacer turntablism igual que los hombres, y denunciando sin pelos en la lengua la actitud de otras DJs: “Hay tantas conejitas de Playboy que perpetúan la idea de la mujer DJ como un objeto sexual que se hace más difícil para las mujeres reales que nuestras habilidades sean tomadas en serio”, es una de sus populares declaraciones al respecto.

Sus habilidades musicales no sólo residen en los platos, tiene formación musical clásica y ha compuesto música para obras de teatro, televisión, e incluso videojuegos, y también ha prestado su imagen al canal de televisión canadiense Much TV, aquí podemos verla:

Su más popular vídeo circulando por las redes es la participación que hizo hace ya casi 10 años en el DVD de Qbert “Do It Yourself Skratching Vol.2”, participación que le sirvió para conseguir cierta fama –como casi cualquier cosa o persona que tenga que ver con Qbert–. Aquí podemos verlo:

Aunque si nos trasladamos a épocas más presentes podemos verla en esta actuación del año pasado en el Honey Jam, un evento conformado enteramente por actuaciones de mujeres de diferentes géneros musicales organizado por PhemPhat Entertainment Group, una organización sin ánimo de lucro que trata de promover las oportunidades para jóvenes mujeres artistas :

Pocas estrellas

Probablemente los nombres y caras que aparecen en el artículo sean mayoritariamente desconocidas para muchos de los lectores, y es que las mujeres que se dedican al turntablism están muy, pero que muy lejos de tener la misma popularidad que llegan a alcanzar algunos hombres en esta disciplina. Una de las principales vías para alcanzar la popularidad o al menos una buena exposición pública y con ello tener algunas posibilidades de trabajo –que es lo que a fin de cuentas interesa– para los DJs de turntablism llega tratando de ganar concursos, y eso es algo que en general sucede poco. ¿Por qué tan pocas mujeres se presentan a batallas de turntablism? Es algo complejo de responder, pero es bastante probable que el hecho de que el género predominante en el turntablism es el hip-hop y dicho género esté contaminado de sexismo, es algo que probablemente tenga mucho peso en la ecuación.

Aunque ahora el hip-hop tiene entre sus filas a mujeres que se han hecho estrellas –hasta en España– y hay multitud de colectivos en los que las mujeres participan sin problemas, la cultura del hip-hop tiene todavía mucho margen de mejora en este aspecto: hay muchísimos “artistas” que siguen valorando a las mujeres como trofeos para lucir, objetos a los que golpear, o seres a los que explotar, además de que el apelativo “zorra” es una forma bastante común de dirigirse a la mujer en las letras del hip-hop; este mensaje se transmite y repite entre sus seguidores. Una mujer necesita mucho valor y confianza para meterse a competir en un entorno en el que se van a valorar antes sus medidas que sus habilidades.

A las marcas de equipamiento les cuesta mucho confiar en la imagen de una mujer para vender un producto: a un hombre le tiene que vender un producto tecnológico otro hombre, una mujer puede servir para que fije su atención en el producto si es atractiva, pero si un producto o una marca es digna de confianza, es un mensaje que debe recibir de un hombre. Y eso es claramente un problema educativo de la sociedad que aún tardará décadas en poder resolverse. Los medios también podemos entonar el mea culpa: se nos olvida muchas veces lo lejos que puede llegar nuestro mensaje, y sabemos que es más cómodo muchas veces obviar estas cuestiones y hablar de otros temas. Debemos trabajar para evitar caer en el conformismo.

Por todo esto –y por una larga lista de más motivos relacionados con estos– realmente hay pocas mujeres DJ, y menos aún que se dediquen a algo como el turntablism. Que tengan una cierta relevancia o vivan a tiempo completo de ello, ya es un rara avis. Estas mujeres del artículo –que vergonzosamente reconozco que son las únicas que conozco que merecen salir aquí– merecen todo el respeto por nadar a contracorriente, y porque incluso con sus acciones harán que las que vengan después naden un poco menos a contracorriente.

¿Conocéis alguna chica más que domine el scratch? Contadlo en los comentarios, estamos deseando conocerlas.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios

Regístrate o para poder comentar