Sonido en vivo

¿Dónde monitorizar la mezcla del directo?

Vúmetro

Una de las particularidades de nuestro sistema de escucha es el concurso involuntario aunque necesario de la parte inconsciente del cerebro. A grandes rasgos podemos dividir nuestra materia gris en dos bloques: la parte consciente, que es la que utilizamos para pensar, y la inconsciente —la que se encarga de mantenernos vivos, entre otras muchas cosas más, sin que seamos conscientes de ello—. ¿Es que nos acordamos de respirar o de mantenernos de pie? De eso se encarga el cerebro inconsciente.

Cuando queremos decir “hola” (parte consciente), la inconsciente es la encargada de convertir esa orden en una presión de aire concreta: obliga al pulmón a expirar, a las cuerdas vocales moverse en consonancia a la par que mueve boca y lengua para conseguir ese pequeño reto, sin que el resto de funciones vitales se vean comprometidas. A su vez, la parte inconsciente es la que se encarga de mantener informada a la consciente de lo que ocurre a nuestro alrededor, básicamente transformando lo que recibimos a través de nuestros sentidos en información, además, masticada. Nuestra parte inconsciente nunca dejará al libre albedrío la decisión de lo que ocurre a nuestro alrededor a la parte consciente, aunque con la experiencia podamos, con el tiempo, resolver algunas lagunas. Por eso vemos fantasmas, ovnis o escuchamos voces de seres que no existen.

El ejemplo más conocido de este efecto es el que nos ocurre con el teléfono. Este magnífico invento de (¡atención!) Antonio Meucci, necesitaba una compresión de datos eficiente para conseguir el máximo número de conexiones bidireccionales, algo que se consiguió, más de un siglo atrás, comprimiendo en horizontal la respuesta en frecuencia de la voz humana, debido al entonces no popularizado sistema binario de codificación. Se utilizó este recurso del cerebro: ante la eliminación de la gran mayoría de armónicos de la voz humana, responsable entre otras de otorgar nombre y apellidos a una voz, pero manteniendo en liza las frecuencias dominantes de la misma (que en realidad son las que comprenden la información), se conseguía aumentar significativamente el número de conexiones sin pérdida de valor informativo. A cambio, la parte inconsciente del cerbero era la que recibía esos datos mal definidos y los restituía añadiendo los armónicos necesarios para, como mínimo, hacerle entender a la parte consciente que al otro lado del audífono había una voz humana. El primer filtro era fácil: sólo llaman los humanos. Pero la parte consciente reaccionaba algo más tarde cuando tenía un segundo filtro: esa voz debería responder a una persona en concreto, lo que obligaba a la parte inconsciente a añadir no cualquier armónico sino justamente los que permitían que esas frecuencias dominantes correspondieran exactamente al tono y timbre de la persona en cuestión. Es algo que nos ocurría cuando los teléfonos eran analógicos: no sabías quién llamaba, pero cuando sabías su nombre parecía que realmente estaba a tu lado hablándote.

La profusión de los terminales digitales nos permitió conseguir todavía más información útil para la restitución de ese sonido: no sólo sabíamos que nos llamaba una persona, sino que ahora incluso sabemos su nombre y apellidos antes de descolgar (gracias al concurso de la vista, la lectura). Nuestro cerebro lo tiene aún más fácil. De hecho, quizá os habrá pasado, alguna vez habréis leído en la pantalla el nombre de José y le habréis puesto la voz de un tal José Sánchez, pero al preguntarle cómo se encontraba su mujer Rut y después de que ese tal José os dijera que su mujer se llamaba María, habréis cambiado rápidamente de José Sánchez a José Suárez, marido de María. ¡Qué manía en poner sólo el nombre!

Por un lado, entonces, vemos que la parte inconsciente es tremendamente brutal a la hora de reconstruir información a partir de la memoria, pero también tiene sus peligros: no podemos controlar al 100% nuestra parte inconsciente y cada vez que hace más de lo que le corresponde nos sentimos fatigados, cansados. A estas alturas os pregunto: ¿estamos seguros que lo que creemos escuchar es lo que oímos si sabemos lo que queremos escuchar?

Si cogemos todo lo anterior y lo aplicamos a la mezcla, está claro que necesitamos el concurso de uno de los sentidos que menos engaño nos puede producir, tan ajeno a veces de lo auditivo que resulta tremendamente más fiel: la vista. Aunque la vista también padece de este efecto, sin duda alguna no hay discusión cuando leemos datos (un 1 será un 1 siempre). Por ello bien vale tener refuerzos visuales para verificar que lo que estamos escuchando está bien. El vúmetro o el picómetro son elementos de ayuda visual enormes, pero empiezan a popularizarse el concurso de analizadores de espectro o espectrógrafos para este cometido. Vamos a hablar de estos últimos.

Espectrógrafo

Si nos centramos en el técnico de banda y en conciertos, digamos, medianos o grandes, entre nosotros y el equipo existe la figura de quien ajusta y mantiene el sistema. Esta persona es la que se encarga, entre otras cosas, de mantener en liza el equipo de sonido en función de varios parámetros, entre ellos temperatura, humedad, asistencia de público para la cobertura, etc. A partir de un ajuste predeterminado, intentará que independientemente de las condiciones de cada momento el equipo responda igual. Se encarga, entonces, de que lo que sale de la consola sea reproducido con la máxima fidelidad a partir de esas cajas montadas. Si es así, nuestro objetivo no es comparar lo que ocurre en las cajas, sino lo que ofrecemos al sistema. Para que exista una correcta simbiosis entre el ingeniero de sistemas y nosotros tenemos que saber comparar lo que ofrecemos con lo que se ofrece al público; por ello lo más interesante es que nosotros midamos lo que ofrecemos (salida de línea de la mesa) y que el ingeniero se responsabilice que lo que damos es lo que escuchamos.

A veces, cuando me ha tocado ser el asistente de PA de una banda y donde además ejercía como ingeniero de sistemas, me daba cuenta que el técnico de la banda también realizaba mediciones entre lo que él sacaba de la mesa y lo que escuchaba en control (función de transferencia comparando salida de mesa y micro de medición), llegando al absurdo punto que, al yo también realizar la misma tarea, a veces coincidíamos en corregir los mismos problemas a la vez, lo que empeoraba absurdamente la situación. Si aceptamos este escenario, los requerimientos técnicos por nuestra parte son menos precisos. Nos vale un RTA o espectógrafo convencional e incluso la utilización de una tarjeta de sonido entre mediocre y estándar. El ingeniero de sistemas es quien habrá invertido en buenos previos, micrófonos y convertidores para controlar con más precisión la medición de los datos a analizar.

Pero ¿qué medimos? Un RTA nos da información, pero no nos soluciona nada. Somos nosotros quienes tenemos que saber exactamente qué esperar de esa lectura (más allá de buscar el acople, claro está). Un ejercicio que podemos hacer tranquilamente en casa es saber distinguir nuestra mezcla visualmente, saber qué debe ocurrir en casi cada momento para verificar que realmente ocurre o, como mínimo, debería ocurrir. Si, por ejemplo, hemos decidido (nosotros o, mejor, la banda) que bombo y caja están al mismo nivel de mezcla, tendríamos que saber dónde deben aparecer esos dos elementos en el analizador, ajustarlo para una precisión horizontal y vertical determinada y descifrar si realmente ocurre lo que queremos o hay algo que se nos escapa. Si no sabes qué buscar no sabrás qué hacer con esa lectura.

A modo personal, suelo conectar el RTA a la salida de escucha de auriculares/monitor de la consola. De esta manera siempre tengo un refuerzo visual de lo que debería estar escuchando. Cuando lo que veo no coincide con lo que quiero escuchar pero suena como “creo” que debería sonar es cuando planteo mis dudas: ¿qué está ocurriendo? Lo sencillo sería aceptar que lo que escucho es “mejor” que lo que veo, pero sé por experiencia, y más conociendo mi amigo el cerebro inconsciente, que realmente escucho algo que no es lo que estoy oyendo. Dejo al de sistemas la tarea de respetar la reproducción de lo que le doy.

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
12
Comentarios
  • yonatan
    #1 por yonatan el 24/05/2017
    Gran articulo! Quiero más!
  • --450995--
    #2 por --450995-- el 25/05/2017
    Interesante tema, como siempre.

    Mi teoría (barata), es que no oimos, o no interpretamos lo que oimos siempre igual. Todavía menos cuando ya llevamos unos años castigando los oidos, supongo.

    Aquello que decía Miguel Rios de "...el Equipo aquel, nunca suena igual...", para mi en parte tambien es cosa nuestra, lo que comentas de nuestro inconsciente o...

    En esos momentos que está uno cansado, bolos seguidos, mucho curro, no estoy "pa ná", mal día o lo que sea, hay que tener muy sólidos conocimientos del equipo y grupo que se tiene entre manos, buenas referencias como comentas para no engañarse uno mismo, que no se vaya la pelota y que cada uno tiene, supongo, sus truquillos para no empezar a desvariar y darle "rosca" a la mezcla y las EQ buscando algo que se nos escapa y provocar un pequeño desbarajuste o directamente un desastre.

    Vamos, digo yo que no me habrá pasado solo a mi ¿no?
    O me estoy yendo por los cerros de... :-k [-( :D
  • clavinord
    #3 por clavinord el 26/05/2017
    Como puede ser que a veces (sobre todo con sintes de mucha entrada.. esté marcando el vumetro picos de -3 db y ya esté rota la señal?...
  • R. Sendra
    #4 por R. Sendra el 26/05/2017
    Alguien escribió:
    Como puede ser que a veces (sobre todo con sintes de mucha entrada.. esté marcando el vumetro picos de -3 db y ya esté rota la señal?...


    (1) https://es.wikipedia.org/wiki/Vúmetro
    (2)http://www.aes.org/aeshc/pdf/mcknight_qa-on-the-svi-6.pdf
    (3)http://www.electronics-tutorials.ws/accircuits/average-voltage.html
    (...)
  • Adolfoslk
    Ban
    #5 por Adolfoslk el 26/05/2017
    Excelente artículo, igual excelente como respuesta a otro reciente donde se sataniza el uso de medios de apoyo visual en la mezcla y en el cual ni siquiera se insinúa, sino que se afirma directamente que los nuevos técnicos e ingenieros son malos por no haber aprendido con los cacharros y armatostes de la era de las cavernas que no tenían más que vúmetros, en la mayoría de los casos lentos e inexactos en su respuesta, por lo que ni caso se les hacían, lo que desde mi perspectiva no es otra cosa que parte de la majadería típica de los viejos de afirmar ¨que lo de antes era mejor¨, como sea este muy bueno y se agradece montones!
  • kamikase ♕ ♫
    #6 por kamikase ♕ ♫ el 26/05/2017
    Adolfoslk escribió:
    se afirma directamente que los nuevos técnicos e ingenieros son malos por no haber aprendido con los cacharros y armatostes de la era de las cavernas que no tenían más que vúmetros
    Y puedo afirmar que los nuevos a duras penas pueden armar la ruta de audio con una pachera (patch bay), y no saben insertar efectos externos hardware en una consola ni analógica, ni digital.
    Adolfoslk escribió:
    desde mi perspectiva no es otra cosa que parte de la majadería típica de los viejos de afirmar ¨que lo de antes era mejor¨
    Y antes era mejor efectivamente, en caso contrario no se la pasarían gastando millones en emular hardware de hace 40 o 50 años, y los nuevos técnicos buscando el mejor emulador de cinta de carrete abierto. Además ese comentario despectivo a "los viejos" (no solo en este hilo, sino en otros), me parece una falta de respeto.
    1
  • Adolfoslk
    Ban
    #7 por Adolfoslk el 26/05/2017
    Compañero Kamikase y es que acaso no es una falta de respeto, una falacia y prejuicio el repetir que los de ahora ¨son malos¨ por no haber lidiado con cacharros?
    Le puedo asegurar que la enorme mayoría (no generalizo) de los técnicos de la vieja ola, eran y son un montón de expertos en la pseudo-electrónica de antaño, conectándola y lidiando con todos los problemas asociados, más eso no convertía ni convierte a nadie en gurús del sonido, por su parte en los plugins se busca el tan sobrevalorado calor analógico, más no el ruido ingente de los aparatejos de aquella época, igual afirmar que los nuevos no saben conectarlos o usar un patchbay es una majadería a toda regla, en cuanto a lo de las grabadoras de cinta, yo tengo una que perteneció a mi padre, en específico una SONY PCM-3324 de 24 canales y le cuento que hace un lindo estante para acomodar libros sobre de el en la cochera y con la llegada de Pro Tools di gracias a Dios por no tener que volver a usar ese cacharro ruidoso estorboso y ¨ temperamental¨ al igual que le aseguro que mis grabaciones sin ser para un Grammy, nunca fueron mejores desde que dejé de usarla… como sea decir que los de antes son mejores técnicos por haber aprendido con los ruidosos cacharros antediluvianos es tan falso como decir que los de ahora son malos por no haber aprendido con ellos… técnicos buenos y malos los ha habido y habrá en todo época!
    1
  • kamikase ♕ ♫
    #8 por kamikase ♕ ♫ el 26/05/2017
    Aquí ni en ningún otro hilo he visto escrito que "los nuevos técnicos son malos" por no haber trabajado con equipos analógicos, eso como primer punto. Esa afirmación es tuya. Si ocupamos el buscador con esa frase de seguro solo aparece en tu comentario.
    Si tu PCM3224 suena un desastre es por mala mantención y poca preocupación. Siempre en un equipo analógico hay que estar permanentemente revisando todo para un correcto funcionamiento, un correcto mantenimiento y alineación de cabezales y ocupar una buena cinta.
    Los equipos "antediluvianos" a los que te refieres aún se siguen ocupando, aunque te parezca extraño, la diferencia en quien le saca mejor provecho y quien no, salta a la vista y queda claro. Por aquí muchos venderían su alma por poseer uno (aunque ni o sepan utilizar, eso da lo mismo) por que en muchos casos el tener uno de estos equipos le sube el pelo a tu trabajo lo quieras o no. Es distinto llamar "estudio de grabación" al notebook que tienes sobre tu cama con un micrófono y una interfaz via USB, que tener una buena mesa, con buenos previos, buenos micrófonos y una sala y pecera acondicionadas.
    Que hay buenos y malos técnicos eso sera siempre. Como reconocerlos? Ni idea, quizás por su trabajo, o por sus logros cosa que no es absoluta pero que es bastante relativo... cualquiera hoy en día graba un reagetton en el baño de su casa con un micrófono de 20 dólares, cuatro plugins pirateados, el autotune puesto a tope y se gana cinco grammys.
  • Adolfoslk
    Ban
    #9 por Adolfoslk el 26/05/2017
    Vuelvo y repito… decir que los de la nueva ola no saben conectar un compresor o usar un patchaby es una majadería, igual generalizar que todos los nuevos que producen aunque sea reguetón graban en baños con micros baratos y no saben lo que hacen le equipara, por otro lado yo he escuchado mil grabaciones hechas con micros neumann, a una Studer y mezcladas en una mesa Neve que suenan tan mal o peor que otras realizadas en portátiles con interfaces USB, como decía antes el que los viejos hayan aprendido a conectar y lidiar con cacharros, solo los garantiza como expertos en la pseudo-electrónica de aquella época felizmente pasada… más no en magos del sonido. Ah y por aquello previos Neve un LA-2A y cuando menos un micro decente cualquiera los tiene y el tenerlos no hace a su poseedor un buen o mal técnico, ni un buen o mal estudio, de hecho yo los tengo y mi trabajo no se define por el tener dichos equipos… Un saludo cordial!
  • kamikase ♕ ♫
    #10 por kamikase ♕ ♫ el 26/05/2017
    Adolfoslk escribió:
    Vuelvo y repito… decir que los de la nueva ola no saben conectar un compresor o usar un patchaby es una majadería
    Durante mis años de ingeniero de sonido en Chilefilms tuve a varios recién egresados de la carrera de ingeniería de sonido de una importante universidad privada. Ninguno de ellos supo (ni tampoco entendió) el concepto de una pachera a la primera. Después de explicárselos con peras y manzanas y obligarlos a dibujar un diagrama realizando todas las posibles rutas de audio... aprendieron. Esto no es invento mío, es mi experiencia y eso sin mencionar los multiples hilos abiertos en este sitio que preguntan como conectar tal o cual cosa. No es un delito no entender o no saber, el delito es creer que lo sabes todo y que eres superior al resto sin haberlo demostrado.
    Al hablar de pseudo electronica lo haces en forma despectiva. Cualquier técnico de esa "pseudo electronica" de la que hablas, le daría mil vueltas a uno recién egresado, por algo se les llama "maestros". Y sabes que? Creo que te denunciaré. Continuas con tus faltas de respeto y eso en este foro no es muy bien visto.
    1
  • Gaetan de Backer
    #11 por Gaetan de Backer el 28/05/2017
    Haya paz ...

    La verdad, es una interesante 'pelea' entro la 'vieja' y la 'nueva' escuela.
    Lo importante de cualquier cacharro que tengas, ya sea analogico o digital, es saberlo utilizar. Y se logra despues de estudiar (aprender) y experimentar. Y nunca se acaba.
  • fast_attack
    #12 por fast_attack el 28/05/2017
    En las primeras semana de cualquier curso decente de grabación ya se acaba aburrido de rutear en el patch, insertar y poner procesadores en envíos, otra cosa es que haya centros que no den la formación que prometen... El debate viejos, nuevos está muerto. Los viejos tienen la experiencia, los nuevos acceso a más información y medios... Algún viejo conozco que leva 40 años haciendolo igual de mal y ni siquiera capacidad de darse cuenta o rectificar le queda... Jamás haría caso a las recomendaciones de un "niñato". La clave está en ser receptivo a seguir aprendiendo tengas 20 o 60. El mundo va seguir girando y no espera a ningún "experto'".
    1
  • --450995--
    #13 por --450995-- el 28/05/2017
    Ah. ¿Los "viejos", (bueno de mediana edad) no tenemos acceso a información ni medios?... vaya decepción :roll:
    :bua: :triston:
    1
  • fast_attack
    #14 por fast_attack el 28/05/2017
    Relic, claro que sí, es obvio... Me refiero a que un chaval que empiece hoy, tiene a golpe de click información que antes no encontrabas ni pagando. Y puede tener gratis un daw completo para experimentar en un ordenador de 300 euros, cosa que hace 20 no... Por tanto se aprende más rápido con más herramientas que antes. Evidente.
  • --450995--
    #15 por --450995-- el 29/05/2017
    Ah... estais hablando en la mayoría de posts de grabación, cuando el reportaje trata, reflexiona, instruye acerca de la monitorización de niveles en Directo, en concierto, en vivo, In Live.

    Si tuviese que pagar fuerte billetaje a un Técnico o Ingeniero de directo para mi próxima gira en los mejores recintos, elegiría al frente FOH alguien con mucha, mucha, mucha experiencia... 8-)
    1
  • Jesús
    #16 por Jesús el 02/06/2017
    este artículo me recuerda un pasaje de cervantes en el quijote... "la razón de la sinrazón q a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece q con razón me quejo...." y termina con un alago a dulcinea, en este caso no viene al cuento...