DJ

Eventos privados y discomóviles: la cantera del DJ

Si hay un sector dentro de los DJs profesionales que merece todo mi respeto y admiración es sin lugar a dudas el de los DJs de discomóvil. Quien escribe estas líneas pasó una temporada realizando ese trabajo, y lo que a priori parece “desde fuera” un trabajo sencillo con el que llenarse el bolsillo, es en realidad una labor que bien realizada es bastante agotadora y más ingrata –a todos los niveles– de lo que pueda parecer; además está obviamente despojada de todo el lustre y –aparente– glamour que tiene trabajar en un buen club o una gran sala.

A todos los profesionales que han trabajado o todavía trabajan poniendo música en banquetes de boda, fiestas infantiles de comuniones, cumpleaños privados en casas, fiestas de empresas con grandes plantillas, fiestas de barrio o municipales… a todos ellos va dedicado este artículo, porque aunque nunca saldrán en un listado de los 100 mejores del mundo, ni en la portada de ninguna revista, ni tampoco serán tendencia en redes sociales o pondrán de moda un género musical, su capacidad de sacrificio, su paciencia, y sus amplios conocimientos técnicos, bien merecen un reconocimiento.

También quiero dejar claro que voy a contar las cosas tal y como las he vivido y como me las han contado amigos y conocidos que han pasado por lo mismo. Los puntos de vista, situaciones y maneras de contar las cosas pueden ser tan infinitos como las experiencias personales al respecto, y siempre hay margen para distintos matices o para experiencias totalmente contrarias. Recordad que en los comentarios podéis expresaros, siempre con respeto y cordialidad.

Empezando en la profesión: acércate y pregunta

Las discomóviles y empresas para musicalizar eventos privados pequeños o medianos son un muy buen lugar para empezar a trabajar como discjockey y donde aprender mucho acerca de la profesión. ¿Cómo conseguir trabajo en una de estas empresas? Una de las mejores maneras es preguntando; si estás decidido a trabajar en algo así y crees tener los suficientes habilidades y conocimientos técnicos y musicales, cuando asistas a un evento amenizado por una discomóvil acércate y pregunta si necesitan DJs. Otra de las formas es directamente buscar anuncios de empresas que ofrezcan servicios de discomóvil, y a través de sus vías de contacto ofrecerte para trabajar. Pueden suceder varias cosas:

Que des con un negocio pequeño: la persona a la que preguntas además de pinchar es propietaria de todo el equipo que se emplea y se encarga de todo en el negocio. Tiene uno o dos setups según el evento que le salga y sólo atiende un evento simultáneamente. Esta persona probablemente no te dará trabajo, aunque quizá conozca alguna discomóvil de mayor envergadura que necesite gente y pueda orientarte.

Que des con un negocio grande: la persona que pincha es un empleado o un socio de una empresa que tiene bastante equipamiento y que puede atender simultáneamente varios eventos de distinto tipo. Aquí puede existir la posibilidad de que necesiten gente de manera inmediata y puedas incorporarte como DJ después de que te pongan a prueba. En el caso de que no necesiten gente de manera inmediata siempre pueden guardar tu contacto para cuando sea necesario.

En caso de que se planteen darte la oportunidad de trabajar debes estar dispuesto a que te llamen para hacer una prueba en cualquier momento, y más te vale aceptar. Es incluso probable que te llamen para probar de un día para otro o incluso el mismo día. Si dices que no te viene bien –no te dejes llevar por la cultura de la vagancia y la desidia– no te volverán a llamar ni le pasarán tu contacto a nadie jamás, las cosas funcionan así. Si aceptas, lo más probable es que te hagan acudir a un evento que ya tenían contratado y con un DJ ya trabajando; te dejarán a los mandos de la música durante un rato y probablemente incluso te digan la música que debes poner. A no ser que te hayan visto pinchar en algún sitio o sepan de alguna manera que eres muy bueno –que les pases una sesión grabada no sirve de mucho– no se van a arriesgar a que fastidies un evento, ya que se exponen a que la empresa o personas que les contrataron para el evento no les contraten nunca más y que además fácilmente se corra la voz. Es mucho más dañino para una discomóvil un mal evento por un mal DJ que para un garito o club.

En caso de que gustes, lo más probable es que te inviten a participar en un evento completo, intercambiándote con un DJ durante varias veces a lo largo de la noche y dejándote algo más de libertad eligiendo la música. Lo lógico es que si pasas este corte ya te propongan incorporarte a la plantilla de la empresa con todo lo que conlleva.

Modalidades laborales

En caso de que tengas la oportunidad de trabajar, te estarás preguntando si vas a tener un contrato y cuánto vas a cobrar. Muchas discomóviles tienen a gente trabajando sin contrato –ya se que los empresarios que cumplen la legalidad se me van a tirar al cuello con lo de “muchas”, pero cada uno cuenta la feria como le ha ido–, esto es un problema especialmente para el empresario, ya que si un inspector de trabajo le pilla deberá asumir cuantiosas multas de varios miles de euros. Para el trabajador no hay sanciones a no ser que esté cobrando el subsidio por desempleo, en cuyo caso sí que habría sanciones económicas; esta situación del trabajador cobrando subsidio y realizando trabajos sin contrato es todavía más crítica tras la última reforma del Código Penal en España, ya que se podría considerar fraude a la Seguridad Social e implicar hasta penas de cárcel si se demuestra continuidad en el delito. Recuerda que si sufres algún accidente trabajando y no tienes contrato, o tienes un seguro privado, o tendrás que inventarte alguna mentira en un hospital público para no destapar el pastel, y te aseguro que los accidentes ocurren: calambrazos, manos o brazos aplastados o con cortes al montar o desmontar equipos, patinazos y caídas en suelos resbaladizos por bebidas y en el peor de los casos que se monte una bronca y te caiga de rebote algún vaso en la cabeza. Lo mejor es no trabajar sin contrato.

En caso de que las cosas se hagan de manera legal, son habituales los contratos por horas. Inicialmente al DJ antes de trabajar se le hace firmar un contrato por unas horas de trabajo con el alta correspondiente en la Seguridad Social, las horas de trabajo del contrato serán aproximadamente las mismas que durará el evento y su preparación. Cabe la posibilidad de que si la empresa comienza a contar contigo de manera muy habitual todas las semanas, te terminen haciendo un contrato de trabajo eventual a tiempo parcial de unas pocas horas semanales para poder disponer de ti de manera más directa y eliminando un poco de burocracia. En caso de que empieces a ser más necesario de las horas que pone el contrato, siempre te pueden ir ampliando las horas o si se trata de una ampliación temporal pagártelo como complemento en la nómina de diferentes maneras: horas extras, complementos personales, etc.

Otra de las opciones sería darse de alta como autónomo y facturar a la empresa de discomóviles tus servicios, aunque si eres un novato y estás empezando, no aconsejo esto a no ser que tengas otro trabajo como autónomo y lo de ser DJ de discomóviles sea para completar tus ganancias a fin de mes. Darse de alta como autónomo para ser DJ de discomóviles a tiempo completo sólo lo recomiendo si tienes experiencia y los suficientes contactos con discomóviles como para que no te falte trabajo ninguna semana. De todas formas recuerda que si eres autónomo en lugar de un empleado puedes ser demandado por quien recibe tus servicios si no haces un buen trabajo o si sucede algo por lo que la empresa no quiera asumir la responsabilidad, como algún accidente o percance que suceda durante el evento, y la responsabilidad de un autónomo es directamente ilimitada.

¿Cuánto ganarás? Reconozco que en cuanto a ganancias estoy quizá un poco desactualizado, hace años que no pincho y más todavía que no lo hago en discomóviles, pero cuando lo hacía el salario por jornada rondaba entre 75 y 120€, si actualmente se manejan otras cifras podéis explicarlo libremente en los comentarios. Esto no incluía sólo pinchar incluía más cosas –luego lo detallo– aunque habitualmente no tenía gastos de transporte ya que si pinchaba lejos de donde vivo me recogía el dueño de la empresa con la furgoneta o la camioneta y luego me podían volver a traer. Yo por suerte tenía bastante música, pero tampoco era un gasto adicional ya que la propia empresa disponía de muchísima música actual y antigua de todo tipo de géneros. Cuando pinchaba en salones de banquetes era también habitual que te invitaran a cenar –ojo, no es algo obligatorio, así que no lo exijas–, con lo que los gastos de comida estaban resueltos muchas veces.

Tendrás que hacer de todo

Es muy habitual que el DJ de discomóvil no solamente ponga música. Es más que probable que tengas que participar en el montaje del equipo para pinchar, y como será seguramente el equipo de la empresa, tendrás que estar bien puesto en cables y conexiones. Si tu jefe te ve conectar un reproductor de CD a la entrada phono del mixer es posible que no te llamen más, lo mismo que si no sabes dónde enchufar un micro –sí, al DJ de discomóvil le toca hablar con el micro o cederlo para que algún invitado diga algo– o no sabes distinguir entre las diferentes salidas del mixer para conectar el equipo de amplificación.

Quizá también tengas que encargarte del PA y de las luces, especialmente si se trata de montajes pequeños, ya que para montajes grandes lo lógico es que haya personal especializado; a pesar de que haya técnicos o especialistas es muy probable que te pidan que eches una mano aunque sea sujetando un momento un cable o levantando un bafle. Lógicamente por contrato quizá no estés obligado a ello, pero siempre llamarán más veces para trabajar a uno que ayuda que a uno que no. Es lo que hay.

También es muy probable que tengas que estar manejando las luces en montajes pequeños, que seguramente estarán semi automatizadas. Si no sabes que no te dé vergüenza preguntar cómo hacerlo; no todo el mundo está puesto en tema de iluminación y es lógico no conocer cómo funciona si no tienes experiencia previa o has realizado algún curso especializado. Es mejor preguntar que meter la pata por no tener ni idea de lo que estás haciendo. También es fácil que en algunos tipos de evento tengas que manejar proyectores, es muy común por ejemplo que en bodas te pidan que proyectes fotos o vídeos de los novios, o incluso igual te piden colaborar en alguna broma proyectando fotos de la despedida de soltero del novio y hasta te lo pasas bien –aunque asegúrate de que no haces nada en contra de los intereses de quien contrata la discomóvil–.

Tendrás que manejar de todo

Lo lógico será que utilices para tu trabajo equipamiento de la discomóvil. Hay empresas que no ponen ningún problema a los que dicen de llevar su ordenador portátil y su controlador porque así les resulta más cómodo, pero yo personalmente desaconsejo esto: 2.000€ de equipo se pueden ir al traste muy fácilmente por un simple cubata, y es frecuente que en las discomóviles el equipo esté más expuesto que en clubes y discotecas. Así pues, utiliza el equipo de la empresa, sea el que sea, y si no te queda más remedio que llevar tu propio equipo asegúrate de usarlo bien protegido: flightcase para todo y si llevas ordenador con un buen skin de silicona o goma. Seguramente no encontrarás equipamiento tope de gama ni últimos modelos, las discomóviles suelen tirar mucho de equipos resistentes y funcionales; Será frecuente que trabajes con reproductores dobles de CD con puerto USB para usar pendrives y un mixer sencillito, todo probablemente enrackado –lo cual a veces es una suerte porque se guarda y se saca todo cableado–, si el mixer tiene efectos o te montan una unidad de efectos, suerte que has tenido. Será frecuente que tengas que trabajar con equipos sin Sync ni otras ayudas, así que si tienes que pinchar electrónica más te vale saber acompasar los temas de oído. Los equipos aunque suelen funcionar siempre tienen algún pequeño defecto: algún botón que hay que pulsar más fuerte de lo normal, una bandeja de la que hay que estirar para sacar el CD, un vúmetro que no se ilumina… aunque conozcas el equipo pruébalo antes de empezar cada jornada, por si tiene alguna avería nueva o si alguna avería anterior se ha agravado. Será bastante improbable que utilices platos en una discomóvil, el vinilo no es un formato práctico tanto por su precio como por lo limitados que están los lanzamientos en este formato; quizá si se programa un evento para el que piden específicamente música remember y tienes una buena colección de esa música en vinilo puedas lucirte, pero como digo, no es algo habitual.

Si tienes la suerte de que la empresa te ponga un setup con ordenador y controlador –o si finalmente es tu ordenador y tu controlador el que acaba en el montaje–, procura que en el setup se instale también algún reproductor adicional de CDs o pendrives por si el ordenador se te cuelga momentaneamente o por si se acerca alguien con su propia música y te pide una canción, algo muy común en eventos privados de poca gente. Aunque esto es algo a lo que quizá en un club nunca accederías, en una fiesta de empresa o un evento familiar seguramente tendrás que acceder.

Tal y como he comentado antes, es muy probable que la empresa ponga a tu disposición una gran librería musical con bastantes éxitos pop/rock/folclore/pachanga/latino, tanto actuales como clásicos. En música electrónica suelen tener bastante electrónica mainstream, pero si para algún evento piden algo más especializado igual la responsabilidad de la música recaerá sobre ti. La música que te suministre la empresa teóricamente debería ser obtenida por medios legales, aunque a fin de cuentas te darán CD-Rs y pendrives con todo grabado, así que no tendrás forma de saber de dónde ha salido… a no ser que en los metatags de las canciones veas cosas como “Downloaded from www.torrent…”. Lo que sí debe importarte es el estado de la música, aunque te la suministre la empresa preescucha toda lo que vayas a pinchar, no sea que las canciones estén incompletas, sean versiones muy diferentes a las que conoces, suenen mal, aparezca una cuña de radio en mitad del tema, etc. Todo lo que acabo de poner me ha pasado en directo por no preescuchar, que mi vergüenza sea vuestra sabiduría.

No, no vas a culturizar musicalmente a nadie

En los eventos en los que trabajes vas sencillamente entretener a la gente, y eso supone que vas a tener que pinchar lo que en la medida de lo posible agrade a la mayor cantidad de gente posible. No importa que seas un tremendo conocedor de la música trap a la vez que un genio seleccionándola, o que tengas los temas más candentes del deep house que se escucha en los garitos más cool de Chicago; probablemente casi nadie querrá escucharlo, al menos no mucho rato. Para que te hagas una idea de lo que tendrás que pinchar, te desglosamos algunos detalles habituales según el tipo de evento:

Bodas: En realidad en las bodas la selección musical es bastante fácil por un sencillo motivo, y es que los novios suelen entregar grandes listados con la música que quieren que suene, incluso es probable que te indiquen canciones concretas para determinados momentos y que hagan indicaciones sobre los gustos musicales de sus amigos. Será frecuente que te pidan clásicos del pop-rock español y algo de pop-rock internacional, el R’n’B comercial también tiene números para estar presente, así como éxitos de diferentes subgéneros de música latina o incluso del reggae. Si tienes que amenizar el banquete pueden pasar varias cosas, o que recibas indicaciones de los novios sobre qué poner o que el propio salón de banquetes te diga lo que debe sonar; el jazz para masas, lounge, chillout o incluso la bossanova es probable que formen parte de lo que debes poner. Si los novios son jóvenes es fácil que te pidan para la recta final música “de discoteca”, donde tendrá cabida música de baile comercial y algo de house. Será frecuente el uso del micrófono, es normal que muchos invitados te lo pidan para dedicar ellos mismos a los novios –ten paciencia con esto y no pongas mala cara– canciones que te pedirán y que debes poner.

Bautizos y comuniones: en este tipo de eventos sociales es menos frecuente la contratación de discomóviles, pero sí que puede ser que pidan la amenización de un banquete con música tanto en bautizos como en comuniones, así como fiestas infantiles con música en las comuniones. La amenización del banquete sería como en la boda, y si luego hay fiesta infantil con música tendrás que informarte de lo que le gusta a los niños: desde música pop, pasando por música de películas y series infantiles –sí amigo, pinchar la banda sonora de Frozen puede ocurrirte–, hasta incluso algo de reggetón.

Fiestas de empresa: las empresas grandes en ocasiones celebran fiestas para sus empleados con el fin de crear un poco de cohesión en sus equipos, o sencillamente los propios empleados se las organizan para celebrar la llegada de las vacaciones o sencillamente desconectar de los jefes. Normalmente suele ser cena, copas y luego sesión musical con baile. Una de las mejores cosas que se pueden hacer es que la persona o personas de la empresa que han quedado al cargo de contratar el evento pase a sus compañeros de trabajo una hojita donde apunten música que les gustaría escuchar. Esto evidentemente no te va a solucionar toda la selección musical de la noche, pero te puede orientar muchísimo y a saber cómo debes repartir un poco los géneros musicales a lo largo de la noche. Tendrás que pinchar literalmente de todo en este tipo de fiestas, y suele ser cuando más difícil es contentar a todo el mundo: la diversidad en gustos musicales aquí es donde más abunda, y todos quieren y tienen derecho a pasarlo bien. También es posible que se organicen alocados concursos entre los empleados para entretenerse: disfraces, karaokes... Es probable que tengas que participar poniéndoles una música específica para esas cosas y prestarles el micro, o incluso hacer de presentador de lo que acontezca; si te lo tomas con filosofía te puedes divertir. En este tipo de eventos constantemente se te acercará gente muy bebida a pedirte música de buenas y malas maneras, pero a todos tendrás que atenderlos amablemente. Este tipo de eventos son brutales para mejorar tus habilidades sociales con el público y aprender a decidir con acierto qué tema y de qué género debes poner en cada momento; si en este tipo de eventos tan heterogéneos musical y socialmente hablando consigues defenderte, serás un crack si evolucionas como DJ de club especializado en un único género.

Fiestas de barrio, patronales o municipales: este tipo de evento es similar a las fiestas de empresa, pero hay mayor número de gente, mayor disparidad de edades –puede haber adolescentes e incluso gente mayor– y se realiza en la calle. Nuevamente tendrás que lidiar con una gran variedad de música al igual que en las fiestas de empresa o fiestas privadas, pero aquí yo aconsejo pinchar “por géneros”, dedicar un tiempo determinado a cada género musical que decidas pinchar dejando siempre lo más dance o discotequero para el final de la noche, ya que los que aguantan hasta el final son los más jóvenes y ellos son los que más lo disfrutarán. Los más jóvenes disfrutan mucho ahora también de géneros como el electro latino, el dembow, reggetón… y por supuesto EDM. Reserva todo esto para el final de la noche. Sí, ya sé que no son géneros muy populares en Hispasonic, pero te pagan por entretener a los demás, no para que te entretengas tú.

Algunos consejos finales

Trata muy bien a todo el mundo. Será normal que se te acerque mucha gente a pedir canciones o a decirte que tu trabajo es mejorable; atiéndelos a todos con una sonrisa y palabras amables a pesar de que en el fondo tengas ganas de matarlos. Además, la paciencia y la mano izquierda te librarán de muchos problemas, este tipo de eventos no es como pinchar en un club en el que el equipo de seguridad te quitará de encima a cualquier personaje violento o provocador.

Llevarte bien con el personal de los lugares en los que se celebran los eventos te dará una imagen más profesional e incluso puede serte útil en determinadas situaciones: los camareros y cocineros, y en general casi todo el mundo en hostelería es gente muy “enrollada”, llevarte bien con ellos puede suponer que puedas beber algo y comer sin que lo tengas ni que pedir. Los encargados de sala en salones de banquetes y similares no saben pinchar pero han visto a mucha gente pinchar en su trabajo, fíate de cualquier consejo que te puedan dar ; cuando te pidan que vayas cortando la música hazles caso para facilitarles el trabajo. Como en todos los trabajos también encontrarás gente tóxica que no colaborará en absoluto contigo, todos nos hemos encontrado al típico camarero contestón que cuando le preguntas por un enchufe te suelta: “tú eres el experto, ponte a buscarlo”; cuando identifiques gente así, sencillamente ignórala.

Sólo pinchas tú o alguien de la empresa para la que trabajes. Todo el mundo dice hoy en día que sabe pinchar, y con unos cubatas encima pueden decir que hasta salen en el Top 100 de DJMag, pero por pesados que se pongan no les dejes tocar el equipo ni un momento o puede iniciarse una cadena de acontecimientos incontrolable y nada agradable. En este tipo de eventos tu “cabina” suele estar muy expuesta a la gente –directamente puedes tener el equipo montado sobre el asfalto de la calle– así que no faltará quien te diga que su primo le enseñó a pinchar y alargue el brazo para meterle mano a su equipo. Si es alguien que va muy pasado siempre puedes pedir ayuda a otra gente que esté en la fiesta o a sus amigos para que te lo quiten de en medio. Pero recuerda, con mucha paciencia y mano izquierda.

Aunque pueda ser lógico que colabores montando o desmontando equipo hay ciertas cosas que no debes hacer. Por ejemplo muchas discomóviles ofrecen para sus fiestas servicios de entretenimiento como toros mecánicos o castillos hinchables. Este tipo de atracciones deben instalarlas y manejarlas personas con conocimientos y experiencia –además de que debe haber un seguro que cubra accidentes–, un mal uso puede provocar accidentes graves y demandas, una situación en la que preferirás no tener nada que ver. Y te aseguro que se puede presentar la situación de que un jefe te diga “Ahora que no estás pinchando podrías manejar un rato el toro mecánico”; ni se te ocurra hacerlo.

Si no te pagan, o no te pagan lo acordado, no vuelvas. Esto lo digo siempre que se habla de trabajar de DJ: si acuerdas que tras tu trabajo han de pagarte una determinada cantidad en un determinado momento y algo de eso se incumple, no vuelvas a trabajar para esa empresa. Suena tajante, pero si te han mareado una vez, te pueden marear mil veces más y hasta jugar a un clásico: mantener una deuda constante contigo que se saldará completamente “la próxima vez que pinches”. Que mareen a otro si es que son capaces, trabaja sólo con gente seria a la hora de pagar y así colaborarás a que ese tipo de empresarios no encuentren quien quiera trabajar con ellos.

Es un trabajo duro, y no tiene glamour alguno, pero aprenderás mucho. Tendrás que manejarte con todo tipo de equipo, de música, de gente y de situaciones inesperadas. Necesitarás tener todos tus sentidos a tope y saber resolver con puro ingenio y mucha determinación los imprevistos que surjan –no bebas alcohol ni te drogues–, así como mantener siempre la calma y el control a pesar de moverte en entornos en los que quizá preferirías no pinchar. Suena complicado, pero es un entrenamiento que te convertirá en un todoterreno y te subirá la autoestima lo suficiente para evolucionar e intentar conseguir especializarte como DJ de club en algún género o géneros que te puedan resultar más satisfactorios pinchar. Otros descubren una profesión que se les da bien y se quedan en ella durante muchos años, y su evolución consiste en ser dueños de su propio negocio de discomóvil para obtener más beneficios, asumiendo por supuesto más responsabilidades y riesgos.

Como he explicado al principio esta es mi visión de un sector de la profesión que para mi es sencillamente entrañable. No sólo está lleno de profesionales que tratan de dar lo mejor para que un grupo de gente pase un buen rato, también es el punto de partida de muchas personas con sueños de crecer profesionalmente; y cuando te enteras que alguno lo consiguió es como si te contaran que alguien que jugaba contigo a fútbol en el equipo del instituto ahora juega en primera división. Bueno, o en segunda. Contadnos vuestra visión del sector en los comentarios.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
14
Comentarios

Regístrate o para poder comentar