Sonido en vivo

La objetividad del técnico de sonido directo

Guernica Ron English
Guernica

¿Qué diferencia percibís en ambas imágenes? Estoy convencido que la mayoría de nosotros diríamos que como mínimo una responde al Guernica de Picasso mientras que la otra es una de las varias versiones libres de la misma obra del polifacético Ron English, autor norteamericano contemporáneo. Aunque podamos afirmar en algún punto que ambas fotografías representan dos obras de misma inspiración, a nadie se le ocurriría afirmar que la obra de Ron English es un fiel calco de la obra de Picasso de 1937. Ambas “podrían” ser lo mismo, aunque una la firma Picasso y la otra English. Dos artistas, dos resultados tremendamente diferentes, dos mensajes incluso dispares… pero basados en lo mismo.

Pero lo que me importa en realidad es que en ambos casos nos hemos olvidado de los fotógrafos que han realizado ambas capturas, cuya labor ha sido tan aparentemente simple como plasmar fotográficamente lo que ambos autores han querido mostrar, aunque para ello hayan tenido que recurrir a su experiencia técnica para conseguir la mayor fidelidad del color, balance de blancos, contraste, perspectiva, nula distorsión geométrica, definición, etc. Lo habrán conseguido en menor o mayor medida, pero ¿quién ha realizado esas capturas? Yo no lo sé.

Nuestro trabajo como técnicos de sonido de directos para banda es justamente el del fotógrafo, pero no convertirnos (involuntariamente) en el Ron English de las mezclas musicales. Cuando ejercemos de English, cuando utilizamos una base de otro artista y la moldeamos subjetivamente nos convertimos en ‘artistas’ o, en el decir más común de nuestro sector, productores. ¿Nos pagan por ello? ¿Nos contratan porque gracias a nuestro trabajo —insisto: como técnicos de sonido— mejoraremos su producción o porque seremos como ese fotógrafo que con su experiencia, saber hacer y conocimientos respetará fielmente nuestra obra? No sé vuestros artistas, pero en mi caso ellos esperan que sea lo más fiel posible a lo que desean. ¿Quiere decir esto que nuestro trabajo ya no vale la pena? ¡Más bien al contrario!

Por mi experiencia (pues yo soy el primero), muchas veces recurrimos a la ‘producción artística’ para resolver esas dudas que hemos sido incapaces de resolver de otra manera. Intentamos ocultar nuestros propios errores excusándonos con un “así suena mejor”, pero gracias al hecho que muchas veces o bien la banda no llega a escuchar tus resultados (la excusa de ‘es que lo que sale de mesa grabado siempre suena mal’) o que el criterio del público es tremendamente subjetivo, conseguimos burlar cualquier crítica constructiva con esa excusa de mal pagador. Lo peor no es hacerlo, sino creérselo. Lo difícil es conseguir batir con éxito los requisitos de nuestra banda, someternos a su voluntad y conseguirlo independientemente de si el resultado nos gusta o no. ¿Es que el fotógrafo que realizó las capturas de los cuadros de English tenía que amar con profusión la obra de ese autor?

Fuera de nuestras fronteras se utiliza el nombre de “operador de sonido” para la mayoría de nuestras posiciones. Aquí no se utiliza demasiado por sus claras aunque falaces connotaciones peyorativas. Ahí son operadores porque, aún siendo técnicos o ingenieros, su tarea es la de operar o manejar una consola de directo (y todo su arsenal asociado), no la de producir mediante una consola de directo. ¿Qué sentido tiene modificar lo que la banda ha trabajado duramente en el estudio? ¿Bajo qué criterio? ¿Bajo qué excusa?

Una vez aceptado lo anterior, y sir mermar ni un ápice el reto planteado, las cosas cambian de perspectiva, incluso de manera radical. Es en este momento en el que uno tiene la imperiosa necesidad de sumergirse en lo más profundo en el trabajo de su cliente, de su artista o banda. De entender su mensaje para descifrarlo, siendo capaz de traducir en un plan de trabajo esa futura mezcla. Cambia el sentido a la hora de, por ejemplo, escoger la microfonía: veremos la necesidad de apartarnos de lo que nos gusta para acercanos a lo que necesitamos. A saber escuchar. Escuchar lo que ocurre en el escenario para entender si seremos o no capaces de conseguir hacer sonar ese instrumento tal y como el cliente quiere. Llegamos a un punto en que tendremos la información (objetiva) precisa para poder informar, de manera constructiva, a nuestro cliente para mejorar su instrumento si es que es necesario, en vez de únicamente poder utilizar premisas basadas en puros sentimientos. Tendremos la casi obligación de crear un diccionario músico-técnico que descifre en datos medibles y sensibles esos adjetivos calificativos como acartronado, sonidito de estrellas, calor, profundo o duende.

Es entonces cuando podremos “medir” (símil de evaluar objetivamente) nuestra mezcla. Cuando podremos confrontar nuestro rider técnico a nuestros resultados, cuando sabremos mantener el rango dinámico, cuando aprovechamos todos y cada uno de los aspectos físicos del sonido. Siguiendo nuestro símil, podremos comprobar si los blancos de la fotografía del cuadro de Picasso se asemejan o no al blanco real de la creación pictórica, si mantiene la relación de contraste necesaria para ver los ínfimos detalles de esa espectacular obra. Si los colores de English son los correctos, si la geometría es perfecta, su relación de aspecto, etc. O bien decir que no, que como fotógrafo lo que hemos querido hacer es “trasladar” una nueva aunque involuntaria visión del cuadro, sin rango, sin negros negros ni blancos blancos. Bueno, esto es lo que dijo aquel fotógrafo que cobraba la mitad que los otros… y nos lo creímos, porque en él había el “duende” de la fotografía.

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
11
Comentarios
  • SOHAM
    #1 por SOHAM el 17/05/2017
    en mi opinión, lo que se espera del técnico de sonido en una grabación o directo, es simplemente (aunque de simple no tiene nada) hacer llegar el mismo sonido que oye el músico cuando toca (con todo el trabajo que le ha llevado conseguir ese sonido le guste o no a los demás) hacia el DAW o PA. En directo el público debería oir lo más fiel posible a lo q el músico saca de su instrumento y en la grabación se debería grabar así, salvo que se le pida al técnico que mejore el sonido a su voluntad por ser este pobre de origen. Luego la producción será como sea según quiera la banda, pero si lo maquillas como técnico (o lo mejoras) ya no tienes el sonido original.
    Muchos colorean a su gusto y estilo y si no se le ha pedido expresamente me parece un error.
    1
  • orient3
    #2 por orient3 el 17/05/2017
    Una reflexión así en plan precipitado...
    Estoy por aquí leyendo la palabra fidelidad y "propio sonido del músico", cuando la diferencia entre una batería grabada en un disco, una bien microfoneada y el sonido a pelo del instrumento es abismal.
    Una batería no suena como en los discos actuales, el sonido está tratado, "maltratado" y aplastado, hasta sacar lo que escuchamos hoy, que es casi hablar de la perfección absoluta. No hay golpes fuera, no hay aristas en el sonido.
    Yo tengo la sensación e intento en mis sonorizaciones que la banda suene a como ellos suenan, pero con un sonido de producción de disco, o al menos como suena su disco.
    Ese es mi planteamiento de entrada y a mi me funciona.
    Saludos!
    3
  • lunetico
    #3 por lunetico el 17/05/2017
    Lo único objetivo que existe en el mundo del sonido son las mediciones.
    2
  • Aqueronte
    #4 por Aqueronte el 17/05/2017
    Eso de medir la mezcla... ¿Cómo lo hacemos y con qué criterios objetivos?
    Para mi es absolutamente imposible, al final todo son sensaciones.

    “No se puede mejorar lo que no se controla; no se puede controlar lo que no se mide; no se puede medir lo que no se define”. (William Edwards Deming)
    1
  • lunetico
    #5 por lunetico el 17/05/2017
    #4

    No iba referido a medir una mezcla.
  • ezemar
    #6 por ezemar el 17/05/2017
    Eterno dilema. Operador de color o equipo plano.
  • Optimuff Prime
    #7 por Optimuff Prime el 18/05/2017
    Esto me trae a la memoria una ocasión en la que un técnico estaba sonorizando a un grupo de thrash metal y ecualizó el bombo ultra agudo, para sacarle todo el latigazo posible (maza) sacrificando todos los graves y todo el peso.

    El grupo sonaba mucho más a thrash metal que ninguno de los otros grupos del festival, pero...
    El técnico no estaba sonorizando lo que sonaba en el escenario.

    Al terminar el bolo me fuí para casa pensativo respecto a este tema.
    Yo creo que hizo bien, pero entonces, según lo que muchos exponeis, el técnico hizo mal porque no se limitó a "fotografíar" lo que allí había.

    Creo que es un tema muy complejo, donde hay muchos factores y en el que es peligroso y resbaladizo apuntalar dogmas de fé.

    Ojo: No estoy para nada en desacuerdo con Sendra ni con el artículo, pero creo que hay que ser flexible.
    Eso si: Nunca dejar que tu criterio se deje llevar por tu ego, si no por tu experiencia y por tus ganas de hacer las cosas bien... :birras:
    1
  • Gustavo Alves da Silva
    #8 por Gustavo Alves da Silva el 18/05/2017
    En mi opinión todo depende de la comunicación con el cliente (la banda, director musical, productor...) y con base a esto tomar las decisiones en conjunto para obtener el mejor resultado posible.
    Para mi, una situación ideal de trabajo seria en que haya una participación activa por parte del técnico y de los que le contratan y que entre todos den opiniones constructivas acerca del producto dejando los egos de lado y con un buen criterio, tener en cuenta las limitaciones y optimizar al máximo los recurso que disponemos en cada momento.
    A veces el camino puede pasar por cambiar aspectos relacionados al músico, como instrumentos, sonidos elegidos en guitarras teclados y etc y otras veces por la parte técnica, planos, efectos, EQ en fin, aunque la banda tenga muy claro como quiere sonar y el técnico muy claro como debe sonar, hay que dejarse aconsejar y trabajar juntos, creo que es la mejor forma para alcanzar un objetivo común sonar bien y con personalidad.
    No hay que dar por sentado que lo sabemos todos y que nuestro criterio es siempre el mejor, debemos aceptar las criticas y evitar las excusas baratas como bien dice Sendra.
    Posiblemente cuando dejamos de lado esto es cuando empezamos a crecer como profesionales.
  • Aqueronte
    #9 por Aqueronte el 18/05/2017
    #5

    No lo decía por ti, lunetico.
    Lo comentaba por el último párrafo del artículo, donde dice "Es entonces cuando podremos “medir” (símil de evaluar objetivamente) nuestra mezcla. "
  • perales_bass
    #10 por perales_bass el 18/05/2017
    Creo que Ramon no habla de respetar el sonido del bombo natural (por ejemplo) sino de que el bombo que suena por PA sea el que quieren los músicos y no el que crea el tecnico
  • Chus Silva
    #11 por Chus Silva el 18/05/2017
    Muy buenas

    Con todos los respetos, hacia el Autor del artículo, siento estar en desacuerdo en prácticamente la totalidad del mismo.

    Se parte del paralelismo del fotográfx de obras de arte con el trabajo de un/a Mezclador/a, Que ni es operador/a ni es técnicx. Le podrán llamar de mil maneras en UK, USA o China. Y creo que no es acertado este supesto, porque no solo hay fotógrafxs de obras de arte, hay fotografxs de reportajes preriodísticos, fotógrafxs artístics... etc

    Quién dice que la labor desempeña un técnicx/ingenierx/operador/a de sonido al frente de una mezcla de sonido no tenga decisiones artísticas? Y decir que tomar este tipo de decisiones es para esconder errores no me parece justo.

    Cuando una Artista musical decide exponer su obra en directo forma un equipo, y ese equipo, según la obra artística tendrá que ser desempeñada por diferentes personas realizando diferentes labores. Músicxs (artistas), Escenógrafxs (artistas), Iluminadorxs (Artistas); si hay video, habrá realizadorxs (artistas)... Y la producción que será técnica y también Artística; Y como no, lo que en este estado venimos llamando técnicxs... de monitores, microfonístas, Y el/la que está al final de la manguera de audio, detrás de una mesa llena de aparatos con botones y deslizadores que al final tendrá que tomar decisiones técnicas y artísticas.


    El paralelismo que se propone no es válido: un cuadro no es una obra para ser fotografiada, es una obra de arte para ser observada in-situ, sus medidas son 3,49 m x 7,77 m, no caben en una reproducción fotográfica. Cuando miramos la fotografía desgraciadamente no nos van a aflorar los mismos sentimientos que si estuvieramos frente a ella. Lo que realiza Ron English es una versión, o una reinterpretación.

    El/La que mezcla una obra musical, ni reinterpreta ni versiona, forma parte de la de la Obra artística.
    2
  • Producer one
    #12 por Producer one el 18/05/2017
    El problema es que todo el mundo no tiene el concepto de "sonido global" y "produccion", al final por mi experiencia en directo, por lo que todo el mundo tira es por tener los menores problemas posibles de acoples , resonancias en la sala y fuera, con eso están contentos. Si suena la bateria fuerte y con pegada, (curiosamente es siempre lo que se prueba primero) los demás con que suene y no meta ruido....pos palante con el bolo.
    Pocas veces he visto a un técnico de sonido currarse una reverb, currarse un delay .. y ya pedirle chorus o excitadores ....ya eso olvídate
  • VM
    #13 por VM el 18/05/2017
    Completamente de acuerdo. Interesante artículo.
  • l_b
    #14 por l_b el 18/05/2017
    #3 y a veces ni eso.
  • Perla Royuela
    #15 por Perla Royuela el 19/05/2017
    Bien tirao..... partiendo de la base técnica...también la de la banda..... la de producción y dirección como las normas legales de los eventos...jajaj.... creo que en la mayoría de veces se ejerce más de maquillador que de operador(cirujano).... con la clásica frase de "esto ya lo hacían los...." .... es difícil encontrar bandas tan originales como en composición, técnica...etc... como para que el técnico ojalá tenga poco que hacer.... por gracia o desgracia mas bien de las multinacionales y productoras no dan oportunidad de ello y menos si eres una banda emergente o "telonera". En mi posición personal.... no espero a que venga la banda y tener que insertar o maquillar.....sinó que yá tengo maquillado o ahorrado tiempo en los procesos de pintura y mezcla de colores jajaja....pero siempre aplico la fórmula de borrar pintura o"no tocar" para dejar un punto de expresión a los artistas.....que para eso lo són y suelen tener menos medios para poder disfrutar de lo que nos quieren contar. Siempre que tengo un artista pienso en la simbiosis con el y en como querría su obra .... aún sin contar con el público técnica, producción o dirección. Un saludo fuerte amigo.
  • pacorreto
    #16 por pacorreto el 20/05/2017
    Yo he estado en los dos lados (músico y técnico), y después de todo he recopilado, por mis vivencias, esto. Con cuál os quedáis?

    1. Sonorizo porque esto es lo que se lleva.
    2. Sonorizo porque este "sonido gusta" más al público y, por tanto, me contratarán de nuevo.
    3. Este es mi equipo y responde mejor así (léase "como yo lo disponga")
    4. Me ciño a lo que pida el grupo y no voy más allá.
  • Optimuff Prime
    #17 por Optimuff Prime el 20/05/2017
    Alguien escribió:
    Me ciño a lo que pida el grupo y no voy más allá

    Yo también soy músico, pero el problema es que a veces el grupo no sabe qué pedirte.
    O lo saben, pero te piden cosas como:

    -(El/la baterista): Que la batería se oiga mucho y bien.
    -(El/la guitarrista): Que se me oigan mucho y bien los solos. Que se me oigan mucho y bien los ritmos. Que se me oigan mucho y bien los arpegios. Que se me oigan mucho y bien los palm mute... Etc. :desdentado:
    -(El/la bajista): Que se oiga mucho y bien el bajo... Bueno, a decir verdad me conformo con que se me escuche, que ya es un milagro. :mrgreen:
    -(El/la teclista): Quiero que se me escuche mucho y bien. Ah, y que se me escuche en estéreo. Mucho y bien. Bien y mucho...
    -(El/la cantante): Que la voz se escuche de la hostia puta, como a XXX en el disco YYY o en la gira ZZZ...

    Evidentemente esto está en tono de coña: Yo mísmo soy músico y sé de qué pie cojeamos.
    Pero a lo que voy es que no siempre los músicos tienen una idea de como quieren sonar fuera.
    También he de decir que muchos de ellos suelen ser colaboradores y majos y además de aceptar sugerencias, las agradecen.

    Y respecto a los efectos, claro: Es imposible meterte en esas lides (salvo por la reverb y alguna otra cosilla) si no sabes lo temas.
    Si estás currando en una sala y vienen grupos que nunca has escuchado, o aunque los hayas escuchado un poco, es imposible hilar tan fino como para meterles delays, modulaciones, distorsiones a la voz y/o cosas así.

    Por eso habría que matizar de qué tipo de técnico hablamos (si estás haciendo gira con un grupo y conoces sus canciones, si eres un técnico de sala mal pagado o si vas a un evento en un lugar desconocido con grupos desconocidos...)
    Porque esto cambia mucho el panorama.

    Si estás currando en una sala por 4 duros, no vas a ponerte en casa a chaparte los temas para que en el directo todo suene de la hostia... Ni de ajo.

    También he de decir que, cuando los músicos tocan de puta madre y saben lo que hacen, no hace falta -como técnico- ir mucho más allá de poner el equipo a punto, conseguir que se escuchen bien, que estén lo más cómodos que puedan en cuanto a monitores, regular niveles ecualizar y tratar de mantener el volúmen dentro de los márgenes permitidos en la sala (hablo por ejemplo de salas en las que lo que llega al público es un 50% de P.A. y un 50% de backline).

    Uf, menudo pasote cuando el grupo suena bien...
    Es increíble pero casi no hay ni que poner micrófonos! (es broma, claro :birras: )

    Siempre me acordaré de los Minor Empires: Me tocó sonorizarlos el año pasado y fué un puto lujo.
    Majísimos, me lo pusieron todo ultra fácil (lo más fácil que he hecho jamás) y sonaron de cagarse por la patilla (hasta los de la sala me vinieron a felicitar... Cuando esa noche yo curre menos que nunca :desdentado: ) :desdentado:
    1
  • Silice
    #18 por Silice el 21/05/2017
    Editado
  • Silice
    #19 por Silice el 21/05/2017
    Eso de que hay muchos grupos que no saben realmente (con detalle y especificaciones claras) como quieren sonar, lo suscribo. También hay otros que sí, evidentemente...

    El batería, en la gran mayoría de ocasiones, no quiere sonar como suena si lo escucharas de pie en el escenario, sino como suena tal batería en tal disco y eso requiere de un procesado que lo tiene que aportar el técnico.

    Con lo cual, yo estoy más en la línea de lo que han dicho Chus Silva y Optimuff Prime
  • sacio100
    #20 por sacio100 el 30/05/2017
    Excelente articulo y planteamiento el del amigo Ramon como siempre.

    Yo me pregunto, por que no las dos cosas?

    Por que no buscar esa "fidelidad" de lo que hay en el escenario y que a veces por la acústica del escenario, por la escenografía, por las reflexiones y los nodos, por el volumen de monitores, etc.... nos hacen y obligan a ser creativos y productores, tratando de llevar la ESENCIA de lo que alli esta pasando, mas alla de si el sonido es o no es fiel en el 100% de cada instrumento...

    Creo que lo mismo que el artista no hace dos shows iguales, aunque lo intenta, pero adecua su repertorio, su felling, sus fuerzas, su cansancio o dosifica su voz, según el sitio, dia y circunstancias personales, nosotros tenemos que tener los conocimientos y los recursos necesarios para llegado el caso, tratar que el publico reciba la misma ESENCIA de la banda o del artista, en todos los bolos.

    Si hemos hecho una buena labor de pre-produccion técnica, elegido bien la microfonia, acordado con el tecnico de monitores los limites o las condiciones en el escenario, y nos preocupamos minimamente de conocer la musica que va a sonar, da igual estemos en gira con un artista o sea una banda ocasional, podremos ser lo bastante transparentes para que el publico reciba la información mas fiel de lo que esta ocurriendo en el escenario, y a la vez lo bastante profesionales para "ayudar" a que todas las circunstancias ocasionales, no hagan perder la esencia de un espectaculo o concierto por el que la gente ha pagado una entrada o se ha molestado en ir, si es gratuito.

    No nos olvidemos que tenemos en nuestras manos, el vehículo que lleva esa música a todo el publico, no podemos después culpar al mecánico de que no ajusto bien las pastillas de freno, si no lo hemos comprobado y verificado, no podemos culpar al dueño del vehículo, que este esta sucio o estropeado, no podemos echar balones fuera diciendo que nos hemos quedado sin gasoil.

    Un show, un concierto en nuestras manos, es ese vehiculo que deberemos revisar, verificar, acondicionar y exigir llegado el caso, que reuna las condiciones necesarias para ese viaje. Sabemos que no es igual el asiento del copiloto que el asiento trasero, pero nuestra conducción deberá ser para que en todos los asientos, el viajero se sienta seguro, cómodo, se le haga el viaje agradable y llegue a destino.

    Podemos estar haciendo la mejor mezcla de nuestra vida, pero si no tenemos un equipo bien ajustado y repartido, si no nos hemos preocupado de que el escenario no sea un mercadillo de acoples, cancelaciones y frecuencias indeseadas entrando por cada micros, si los musicos no estan a gusto escuchandose y escuchando al resto....sera dificil que el publico salga contento de haber disfrutado de un buen concierto. Es cierto que buenas mesas, buenas PA, buena microfonia son una ayuda esencial, pero si no tenemos claro que nuestra mision va mucho mas alla, y
    no es solo comprimir, ecualizar, usar plugins de moda, y sonar muy alto, no habremos resuelto la incognita de la ecuacion de lo que llamamos en españa Tecnico de Sonido en un directo.