Sintetizadores

Sintetizadores atípicos en las galerías virtuales del MIMO

Moog Polymoog

Ayer mismo nos íbamos de museo, y hoy repetimos actividad con Musical Instruments Museum Online, un catálogo online de instrumentos musicales de todas las épocas. En realidad, agrupa colecciones de museos de todo el mundo —entre los que está el Museu de la Música de Barcelona y el Soinuenea de Oiartzun—, y por supuesto, no deja fuera a la tecnología.

Paseando por sus salas virtuales, y más en concreto por los apartados de instrumentos electrónicossintetizadores, encontramos superclásicos de Roland, Korg, Yamaha, EMS, ARP o Moog —como el Polymoog que encabeza este artículo—, pero también joyas sorprendentes y poco usuales. Por ejemplo, este sistema Alpha Synthauri, basado en ordenadores Apple II de 8 bits:

Alpha Synthauri

O este rarísimo Davolisint de dos osciladores, sin filtros ni envolventes, fabricado en Italia en los años 70:

Davolisint

Sin movernos de Italia, y remontándonos a los 60, encontramos el pequeño Synket de Paolo Ketoff —como veis, las miniteclas nos acompañan desde el principio de los tiempos—:

Synket

¿Y qué os parece esta gaita escocesa electrónica? No le falta ni la salida de auriculares:

Gaita escocesa electrónica

Además de productos fabricados en serie, nos topamos también con otras máquinas inacabadas o en fase de proyecto. Por ejemplo, este prototipo de la LM1 de Roger Linn, la primera caja de ritmos en utilizar samples digitales:

Prototipo de la caja de ritmos Linn

Y entre los sintes, módulos y teclas se les ha colado esta consola de mezclas 116c fechada en 1967. Perteneció al parisino Groupe de Recherche Musicale, y su encanto es abrumador. Utilizar una de estas para mezclar los sintes que os acabamos de mostrar debe ser algo muy cercano al nirvana retro:

Mesa de mezclas 116 c del Groupe de Recherche Musicale (GRM)

Hay muchas otras curiosidades; por ejemplo, si buscáis por Moog, aparecerán algunas sorpresas en forma modular, incluyendo una "caja de ritmos" mucho más parecida a un armario ropero que a una caja. Eso sí, sólo hay algunas imágenes —de escasa resolución la mayoría de ellas— y datos genéricos de cada pieza. Si queréis ver todas estas maravillas, tendréis que acudir en persona a cada museo. Y si os interesan otras familias de instrumentos más allá de lo electrónico, definitivamente estáis de suerte: el catálogo supera los 21.000 instrumentos de viento, 12.000 de percusión y 10.000 de cuerda, detalladamente clasificados por lugar y año de fabricación, constructor y museo donde encontrarlos.

Más información | Musical Instruments Museum Online

¿Te gustó este artículo?
9
Comentarios

Regístrate o para poder comentar