Sintetizadores

¿Vivimos una burbuja de sintetizadores analógicos?

Sintetizadores
Miríada de sintetizadores en Armen's Repair Shop (Nueva York)

Este es un debate frecuente en las noticias e hilos de Hispasonic: ¿tanto sintetizador analógico apunta a burbuja? Mi opinión es sólo una para arrancar el debate.

De todo y para todos

Cuanto más oferta mejor. Eso está claro. En el momento actual hay tantísimo producto que sobran opciones (sí, sobran) para todos los gustos.

  • Lo modular ha retornado con fuerza, confundiendo a muchos que se meten sin conocimiento atraídos por sus grandes promesas de libertad creativa, sin haber realizado un planteamiento realista de sus necesidades y capacidades personales.
  • Lo analógico entendido como sintes de estructura clásica sustractiva está por doquier: monofónicos y polifónicos, tanto con reediciones de equipos de los 70s y 80s como con sintes nuevos que integran posibilidades ampliadas (doble filtrado, mayor riqueza de control, nuevas características en osciladores y modulaciones…).
  • Las workstations y romplers siguen su camino incrementando funcionalidad y densidad con resultados apabullantes.
  • La integración analógico/digital permite acomodar lo mejor de cada mundo en sintetizadores mixtos, por ejemplo aquellos con wavetables digitales y filtros analógicos.
  • La oferta en plugins facilita el acceso a bajo coste respecto a un hardware siempre más caro, pero sobre todo ofrece una complejidad y variedad inusitadas en cuanto a técnicas. 
  • Vamos viendo últimamente como algunos terrenos reservados otrora al software como la síntesis granular aparecen ya en versiones maduras en hardware...

Podríamos seguir. El escenario no puede calificarse sino de positivo. Hay un boom de la actividad en torno a la oferta de producto para sintesistas.

¿Burbuja analógica?

Dentro de esa variedad, no hay que ser ningún experto en estadística para apreciar que la oferta estos últimos años tiende a priorizar lo analógico, hasta el punto de que algunos hablan de ‘burbuja’ previa a un estallido o colapso. Empezando por poner en contexto las cosas, hablando de teclados electrónicos los sintetizadores en sí son un grano en el mercado de las teclas. El grueso siguen siendo teclados domésticos, pianos, etc. Así que más que de una macro burbuja nos correspondería hablar de pompitas de jabón.

He de reconocer que yo mismo hace unos años hablaba de una ‘burbuja’ modular que está resistiendo más de lo que concebía que podría ser su recorrido. En el caso de los sistemas modulares, esa orientación se ha instalado, ha creado su mercado, y ha sabido ganar una visibilidad que no corresponde a las cifras en sí de su negocio. Por eso me resisto a aplicar lo de ‘burbuja’ a lo analógico, para no fallar dos veces.

Pero, llamémoslo burbuja o no, dentro del espacio de los sintetizadores lo analógico está ocupando mucha de la oferta y de las ventas, de las que concentra un amplio porcentaje. Tan grande como el interés que llega a suscitar en quienes se acercan a la síntesis y los sintetizadores, a veces con una actitud un tanto ‘dogmática’ que sitúa lo analógico en un altar y pierde el interés fácilmente cuando no aparece la ‘A’ de analógico por algún sitio.

La sobreabundancia analógica y los recién llegados

Nunca conviene encasillarse en 'bandos'. Pero los recién llegados (yo también lo fui, así que lo digo recordando mi propia experiencia) están muy sometidos a la presión de la publicidad y la moda. Una presión que indiscutiblemente hoy apunta a lo analógico con un halo de santo grial que no merece, al menos no más ni menos que cualquier otra cosa.

Se ha llegado a crear una corriente de pensamiento en la que la pregunta '¿es analógico?' está por encima de ninguna otra, sin un criterio claro sobre porqué se pregunta eso. Para los fabricantes hay que ser analógico para llamar la atención y vender porque se ha creado en el mercado una bola injustificada que pide analógico porque sí, sin razón. Ellos responden a ese hueco de mercado, como es normal, inundándonos de producto ‘A’.

Hay pocos espacios en los que lo analógico tenga un plus de por sí respecto a otras soluciones, y ese plus está en el tipo de sonidos menos recurrentes. ¿Una modulación a velocidad audio o una distorsión suenan mejor en analógico? En muchas ocasiones sí. Pero ¿cuántos y cuán a menudo usan esas características en sus sonidos? Los hay, pero no son tantos como los que exigen la etiqueta ‘analógico’ para interesarse por un sinte. Es más, quienes usan a fondo ese tipo de recursos suelen hacerlo en contextos de un cierto ‘ruidismo’ (entiéndaseme bien) en donde los defectos (analógicos o digitales) van a quedar sobradamente tapados por otros muchos tratamientos de los que la señal va a sufrir.

¿Burbuja? Para mi gusto, sí hay

La burbuja yo la veo, sí. A menudo lo que nos están ofreciendo en analógico, especialmente con los sintes clásicos reeditados, es volver a lo más elemental, a lo más básico. Entendédmelo como comparación que es a propósito exagerada, pero cegarse sólo con estas reediciones es un poco como volver a tocar soplando cuernos de animal en lugar de aprovechando las familias de viento y metal en toda su variedad.

Muchos de esos analógicos reeditados son básicos en funcionalidad, con escasa programabilidad (comparativamente), y básicos igualmente en su sonido: el recorrido de un analógico clásico OSC->LPF->VCA en cuanto a variedad de timbres es siempre muy, muy limitado. Tenemos mucho más potencial en un buen número de sintes más recientes. Algo tan simple como eliminar los efectos en un sinte digital o de un analógico reciente hace que muchos de los que dicen gustar del sonido analógico señero empiecen a sentirse más cómodos con los sintes actuales. El sonido ‘en bruto’ que en un analógico primitivo es consustancial, y que en un sinte reciente tantas veces queda enterrado detrás de sus mucho mayores artificios.

El sonido sustractivo clásico (prefiero identificarlo así, más que por la anécdota de su construcción analógica o digital) tiene su espacio, sin duda. Un hueco ya definitivo porque hay toda una época y estilo musical que lo exige. Reeditar sintes clásicos facilita recrear lo que ya se hizo con ellos clonando formas de uso que ya son archiconocidas y obteniendo la gratificación inmediata de lo reconocible. Pero no es la única vía.

¿Quién hace la música electrónica: el instrumento o el instrumentista?

La reflexión anterior no es de ‘desprecio’ a los instrumentos clásicos y sus reediciones; sencillamente es ponerme de lado. Tenemos instrumentos bastante mejores hoy en día, lo creo sinceramente.

Las mismas intenciones y expresiones, aunque no sea el mismo sonido, se pueden conseguir con infinidad de sintes: con otros analógicos y también, por qué no, con otros digitales. Ya sé que cada sinte tiene su color, y que dos modelos diferentes no sonarán igual. Ni falta que hace.

Siempre soy de los que defiende que más que el color del sinte en sí es el gusto de quien lo usa. La capacidad de aprovecharlo con conocimiento y con gusto/expresividad musical. La capacidad de integrar la actuación sobre el sonido con la propia intención del fraseo musical. Esa integración que es la que distingue al violinista magistral que mima su sonido de otro meramente técnico capaz de interpretaciones a velocidades de vértigo pero sin expresividad.
El sentido verdadero de un analógico no es el de tirar de presets, sino el de aprovechar su sencillez de arquitectura y su sencillez de control para amoldar lo que se toca con lo que suena. La vocación de intervenir sobre el sonido, no de usarlo.

Un Stradivarius en manos de un niño sin formación musical no dejará de sonar a rayos. Y en buena medida lo que se vivió con esos sintes clásicos es lo inverso: unos instrumentos básicos, casi primitivos en su desarrollo, pero capaces de excitar la creatividad de personas que supieron sacar de ellos el jugo que no da lo técnico ni las especificaciones. No eran tanto buenos instrumentos (muchos de ellos, sinceramente, más bien modestos) sino gente creativa usándolos.

Cuándo y dónde estalla la burbuja

Como resultado de esa, para mi gusto equivocada, apreciación de dónde está el valor, muchos corren al reclamo de la reedición de sintes clásicos. Reeditados tal cual, sin aprovechar lo que desde entonces se ha aprendido y mejorado.

La burbuja no es aquí de estallido colectivo. El mercado de sintes no da para ningún terremoto social. Pero sí es cierto que lo que se vive escuchando los discos grabados con los sintetizadores originales no es automáticamente trasladado a nuestras creaciones por el solo hecho de incorporar esos sintes a nuestro arsenal. Y en ese sentido a muchos les estalla la burbuja en sus narices, con el chasco que supone ver caerse tantas esperanzas puestas en el milagroso instrumento X que porfin voy a poder tener gracias a una reedición. Compramos el sonido, no la originalidad que el instrumento despertó en quienes lo usaron.

También muchos nuevos analógicos se anuncian como una nueva edad de oro, y ponen un exceso de acento en ese reclamo ‘100% analógico’ que funciona para atraer, pero que no veo que garantice por sí la satisfacción final del comprador. Las expectativas del sintesista de hoy van mucho más allá de los limitados recursos que ofrece un sustractivo clásico. En muchos casos eso impide usarlos como centro (no digamos ya como 'primer') instrumento. Pueden ser un buen añadido, un elemento más dentro de una familia amplia de instrumentos, pero necesitamos de la amplitud de recorrido y los amplios contrastes que permiten mejor otros tipos de sintetizador.

Mensaje final

¿Para qué he escrito esto? Básicamente para dar respuesta en público a algo que a veces me llega como pregunta en privado y que veo también aflorar en muchos hilos y comentarios. Especialmente los recién llegados, no caigáis en el error de considerar que necesariamente lo analógico es superior y que es la quintaesencia de las maravillas de la síntesis.

A veces me planteáis dudas de compra y aparece esa muletilla de "me gusta el modelo X por tal y cual, pero es que el modelo Y es analógico". Casi siempre en esos casos veo que la decisión está clara: allí donde encuentras argumentos que sabes defender (el X) y no una inercia prestada del ambiente que empuja hacia Y.

Tenemos una variedad pasmosa de oferta ahora mismo, y conviene surcarla sin apriorismos, sin dejarnos llevar por corrientes injustificadas. No contribuyamos al mantenimiento de una burbuja que infla más de lo que le corresponde el valor de lo analógico. Hay mucho que vivir, también en analógico, en digital y en lo que pasa por medio.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
23
Comentarios
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • #1 por linkaman hace 4 semanas
    Yo creo que hace tiempo el factor "sonido analogico" ha quedado en segundo plano. Hoy en día es raro el sinte que no suene bien y los músicos con talento hacen sonar de maravilla una alpargata con una cuerda.

    Todo se mueve ahora por "fetiche". Los del ramo modular porque quieren cuantos más módulos mejor, y los vintage porque mola mogollón en tu Currículum tener un Minimoog del 74.

    Los sintes vintage analógicos son grandes, se desafinan, se estropean, ... y se han vuelto caros. Para colmo, el hecho de que sean caros añade más fetiche a la cosa.

    Para los que no es razonable gastar grandes sumas (lógico) las marcas se han puesto a intentar sacar tajada metiendo en una caja la "caricatura" de ese fetiche. Para que lo consumas más que disfrutarlo.

    Y a todos se nos olvida que para sonar bien no hace falta un sinte analógico, solo se necesita un músico.
    16
  • #2 por linkaman hace 4 semanas
    :roll: A todo esto, antes de que alguien que me conozca me lo diga ya confieso yo.

    Me declaro públicamente fetichista. Me pirran los analógicos vintage. Estoy siempre esperando que me vuelva a crecer un riñón para venderlo y pillar el siguiente sinte.
    4
  • #3 por neutrok hace 4 semanas
    Totalmente de acuerdo contigo Pablo. Y para muestra un botón: el famoso sonido de brass usado en la BSO "Blade runner" de Vangelis, creado supuestamente con el Yamaha CS 80, debe más su personalidad y misticismo a la reverb usada, una Lexicon 224 XL, que al sinte en si.

    Personalmente encuentro mucha más variedad sonora en los sintes digitales con síntesis menos conocidas (FM, aditiva, wavetable, vectorial) que en los analógicos sustractivos.

    Y con los años también le he dado mucha más importancia a trabajarme más los efectos, como hacen los guitarristas más experimentales, que al origen en sí de la fuente sonora
    6
  • #4 por deka hace 4 semanas
    Muy bien hablado y expresado.

    Un saludo
  • #5 por Last System hace 4 semanas
    muy bueno el articulo Pablo :plasplas:

    Lo importante es el instrumentista y no el instrumento.
    Yo creo que no nos damos cuenta de ello y caemos en lo de guardar o comprar lo que nos gusta, ya sea sintes , vinilos, camisetas , etc...

    Igual es algo humano que no podemos evitar, en recopilar o acumular lo que nos gusta
  • #6 por Replicante hace 4 semanas
    Cuando empecé en esto, lo que empezaba a aparecer eran los sintes VA. En el año 97 aparecían los Novation Supernova y Roland JP8000 como respuesta a las plegarias a muchos programadores de sonidos. Es decir, control total mediante knobs en cada uno de los parámetros de edición.
    Nos los vendían como la solución a todos los problemas que comportaban tener un auténtico sinte analógico y a esa falta de control directo que ofrecían la mayoría de Romplers que tan de moda estaban en aquella época. Me remito a todas aquellas reviews de revistas como Future Music, alabando las características del Novation Supernova, prometiendo que ya podías jubilar a tú viejo OB8 o Juno 60 porque le daba mil patadas en el trasero en cuanto a fiabilidad y sonido. Y sin hablar de aquello de las fugas de corriente. Para un polluelo sin experiencia todo esto le sonaba a que debía invertir 300.000 ptas en un flamante sinte VA porque comprar analógico era tirar el dinero.
    Pues bien, han pasado 20 años. Si hubiese invertido todos mis esfuerzos y ahorros en equiparme con sintes analógicos a los precios de entonces, que de hecho me sonaban mucho mejores que el dichoso Supernova, no hubiese tirado el dinero. Por mis manos pasaron el Virus B, el Nord Rack II (este si me gustaba), el MS2000, el OB12, el Nova y no recuerdo cuantos más. Ninguno me resultó tan gratificante como el Waldorf Microwave I o el Matrix 1000 por citar algunos sintes que han pasado por mis manos...
    1
  • #7 por Aguilar242 hace 4 semanas
    Eso pienso yo replicante, en aquellas epocas lo analogico era caca y mira como estamos actualmente , lo vintage esta desproporcionado en su valor...aunque que quereis que hos diga , dame un virus ti2 y quedaros el 90 por ciento de los analogicos que se sacan ahora nuevos....
  • #8 por Ricardo hace 4 semanas
    No estaría mal que existira una clasificación en esta web (más o menos acertada, porque las preferencias particulares influyen) de sintes, tanto analógicos como digitales, para poder hacer comparativas y obviamente, que se actualizara con cada novedad.
    1
  • #9 por DeLoreal hace 4 semanas
    Con mis casi 50 años, tuve la suerte de vivir el esplendor de la era analógica y el paso a las síntesis digital (FM, LA, VA Zk, Yh), las grandes workstations y los primeros VST... He vivido las guerras absurdas de si lo digital sonaba peor que lo analógico (son diferentes y se complementan de maravilla) y ahora la vuelta a lo analógico. En mi estudio tengo de todo un poco y todo funciona de maravilla. Empece a montar un modular y me di cuenta de que no era el workflow que buscaba y me deshice de el (tal vez más adelante).
    Pienso que estamos en una edad de oro, que no hay excusas para no tener a un precio razonable el sonido que buscamos. Hay tres monofónicos que me dan un gas tremendo por 500€ cada uno y que suenan impresionantes, y que algo con semejante nivel de integración y calidad nos hubiera costado hace tan solo el triple (todo ello, debido a el boom modular y al majo de Uli)... Esta burbuja de los sintes es similar a la que vivió el mundo de las guitarras y no veo a ningún guitarrista quejarse.... ya vendrá alguna marca china con sintes analógicos a cuatro duros... ya
    2
  • #10 por Julius@Wikter hace 4 semanas
    A oídos del violinista que lo toca un Stradivarius suena bastante mal.
    El negocio que había en el mundo guitarrero se está contagiando a los sintetizadores y hay gente que se compra un Moog porque le gusta tenerlo al lado de la Gibson SG y los vinilos de Yes, o gente que se compra un Volca sin apenas saber sintonizar una radio...
    Ahora lo que falta es que vuelvan a fabricar Romplers como el JD800 o el Sirius con control sobre los parámetros, aunque en cierto modo Clavia con su Nord Wave y Waldorf con el Blofeld ya van allanando el camino.
    Pero esto ya para los años 20...
    1
  • #11 por Alejandro hace 4 semanas
    Parcialmente de acuerdo. Cuando empecé en los 90 no tenía mucho dinero para "hardware" (analógico o digital) y hacía todo con tarjetas de sonido con sonidos general MIDI y una gravis ultrasound para los Samples, Todo sin filtros, reverb, delay,... Es cierto que exprimía a tope los recursos, prevalecía la composición,... Pero algo faltaba y algo no sonaba del todo bien. Con el tiempo he ido adquiriendo synthes, módulos, efectos,... Tanto analógicos como digitales y los resultados han sido mucho más satisfactorios con el paso del tiempo, mejor sonido, menos trabajo en cada pasaje para evitar el aburrimiento (los filtros y modulaciones son una maravilla para esto.
    Es cierto que sin músico el instrumento no sirve de nada, pero un músico por muy bueno que sea si no tiene buenas herramientas tampoco llega a su máximo esplendor. Si a un gran músico le das un gran instrumento (un Stradivarius) es cuando llega a dar el máximo de si mismo.
    Además, una vez superado cierto listón, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia, tanto en el músico como en el instrumento.
    2
  • #12 por Soundprogramer hace 4 semanas
    Esto ya lo hemos vivido en varias ocasiones. Creo que la historia se vuelve a repetir.
    El JD-800 fué la respuesta al intoxicamiento masivo de sintes digitales sin control.

    El DX-7 a la falta de sonoridades "expresivas acústicas".

    Los DSI un revival de ansiosos usuarios que no tenían opciones nuevas.
    Y vuelven otra vez a repetirse con otros fabricantes, marcas y modelos.
    Las modas, las tendencias, el radicalismo digital, el analógico, etc, etc.

    Y complétamente de acuerdo con Pablofcid, #1 y #3
    2
  • #13 por elpezs hace 4 semanas
    Yo creo que el que se compre una réplica de un model D, o de un sh-101, o de una tb por menos de 500 euros nunca le estallará la burbuja, al menos economicamente hablando. No tengo lo anterior tan claro con quien compra un aparato de 30 años por 15 veces lo que valía nuevo en la tienda, ese, quizás, si que note el estadillo de la burbuja cuando o bien se le quede obsoleto por viejo o llegado el momento en el que el raciocinio se instaure en todo esto, no lo venda ni por la mitad del precio por el que lo compró.

    Que se valore lo analógico no es raro, creo que todos hemos sentido esa sensación de poder de un buen par de osciladores físicos, ofrecen algo que raro sinte digital te va a dar, eso si, quien destaque un analógico por encima de un digital solo por el hecho de serlo está muy confundido en mi opinión, y es que son los monstruos digitales los que de verdad brindan matices y rarunadas extremas... de hecho, siempre he dicho que la próxima moda será de la de los digitales vintage rollo CZ, SY, DX, JD, JV, Tritones, K4.... sintetizadores con unas posibilidades increíbles y que andan denostados en el mercado de segundamano, afortunadamente para quien los valoramos y poco a poco estamos haciendonos con ellos a precios de echarse las manos a la cabeza.

    Un saludo
    2
  • #14 por rsync hace 4 semanas
    #1

    Excelente lo que has dicho.

    No se puede comparar un fanático de las especificaciones con un músico de verdad.
  • #15 por jul hace 4 semanas
    Pues yo tengo un gas terrible por un analógico. Moda? Deseabilidad de esta que tenemos ahora para todo? Puede ser, pero me está durando bastante.

    Tengo un par de sintes digitales y en un analógico busco algo diferente. Una manera de crear y encontrar el sonido que buscas.
    Igual es por retorcer knobs bonitos y bien acabados.... Puede ser....
  • #16 por JLC hace 4 semanas
    sinceramente, no me queda más remedio que decir, que no entiendo nada de lo que se dice en este foro, y que creo que nunca se diría en otro foro.

    NO es cuestión de si una cosa es analógica o es lo que sea, simplemente es cuestión de años. Nadie se pone en un foro de coches antiguos, o de nada, a decir que un mercedes que no pasa de 120, que no tiene airbags, que no tiene frenos de discos, por qué vale 1,2, 3, millones de euros. Este es el único foro, en el que estámos muy cansados del término ANALÓGICO.

    Es cuestión de años, igual que cualquier objeto que tiene más de 25 años, se considera HISTÓRICO, y por eso es diferente.

    Es cuestión de que ese objeto ha pasado a la historia, y que lo usaban los grupos que te gustaron.

    Ya está bien con la discusión de lo analógico y lo digital, y de este modo, lo único que se está haciendo es que estos debates aburren a las ovejas. Cuanta gente hay que está haciendo música, calladitos, y otros solo se meten con moog, o con lo que sea.

    Ya está bien. Esto no está favoreciendo nada a este foro, y este es un grito muy alto entre muchas personas
    10
  • #17 por Jovihu hace 4 semanas
    Tengo todo tipo de equipo comprado desee 2006. He pasado por épocas en que pensaba que lo único bueno era lo analógico, y pasados los años, me es literalmente igual que sea analógico o digital . Lo único que busco es que tenga su personalidad. Y refiriéndonos a si los analógicos están sobrevalorados, en mi humilde opinión, bastante.

    De verdad hay demanda para tanto sintetizador analógico? Y si la hay, porque no se miran de hacer algo con sonido propio? Me encanta la 303, minimoog y otros síntes, pero de verdad lo que más buscamos son "clones"? (nunca entenderé porque usan esta palabra, o "réplicas" ,cuando en la mayoría de los casos suenan bastante diferente o no tienen nada que ver).

    Quizás soy yo, que la industria musical no está enfocada a gente como yo, y consideran que ya no se puede hacer algo nuevo
    1
  • #18 por BUZ hace 4 semanas
    Yo creo que es la progresiva sustitución de la tecnología digital por la informática lo que ha tenido mayor impacto. Hoy hasta en un iPad tienes sintetizadores buenísimos y pequeños estudios de grabación. Con este panorama la tecnología analógica se convierte en la excusa para poder seguir vendiendo hardware.
    1
  • #19 por JLC hace 4 semanas
    http://www.torreloizaga.com/

    por qué no os metéis en foros de coches antiguos a decir, que ya está bien de que los coches antiguos, auténticas patatas, valgan más de 1,2,3... millones de euros?

    el otro día me quedé alucinado, porque en una juguetería, un geiper man, valía nuevo 230 euros, exactamente en gonzalez en la calle alcántara de Madrid, pero un sinte, tiene que valer menos que un madelman, verdad? y eso es lo que vosotros llamáis amor por la música y los instrumentos, verdad?.

    de todas maneras, si queréis pinchar la burbuja de los sintes, y alguien vende un oberheim 8 voces por 100 euros, que me llame.

    Sencillamente, el que tiene un korg polysix, tiene un sinte que aparece en cientos de videos de los años 80, y eso tiene muuuuuuuuuuuuuucho valor, y el que no se quiera enterar, peor para él.

    ES CUESTIÓN DE HISTORIA Y AÑOS, NO DE ANALÓGICOS O PATATAS, Y ASÍ PASARÁ COMO CON LOS SELLOS, LOS MUEBLES, Y CON TODO.

    ES ASÍ DE SENCILLO.
    5
  • #20 por pablofcid hace 4 semanas
    En el artículo lo de burbuja no va en el sentido de un posible alto precio de sintes históricos originales, cuyo valor de coleccionista y casi museístico puede tener sus propios criterios, sino en el de si está inflada la presencia de lo analógico en el conjunto de la nueva producción de sintes, contando sintes que reconstruyen viejas glorias y sintes analógicos de nuevo cuño. Además hablo sobre todo de la sobrevaloración del sello 'analógico' como reclamo, como un fetiche, que funciona un tanto ciegamente. Un cierto deslumbramiento por lo analógico que parecemos vivir.
    11
  • MOD
    #21 por Soyuz hace 4 semanas
    JLC, creo que no has entendido el artículo. Se refiere a la burbuja de los sintes analógicos de reciente fabricación, a la saturación de oferta de analógicos nuevos, y más especialmente de las réplicas de sintes antiguos.

    Es más, se dice que esas réplicas no pueden conseguir "la originalidad que el instrumento despertó en quienes lo usaron". Más bien parece que los sintes vintage quedan en buen lugar en el artículo.

    Edito: Pablo y yo hemos escrito casi al mismo tiempo...
    2
  • #22 por jlarruc hace 4 semanas
    Si
  • #23 por JLC hace 4 semanas
    #20 y #21

    si, si que lo he entendido muy bien. y cuando he sido la persona que más he dicho en este foro, que roland debía de hacer como otras marcas, y aprovechar que tiene un promars o los antiguos y que tiene todos esos sintes, y que las replicas no tenían nada que ver, y he sido tildado de tonto.

    Y cuántas veces hemos dicho que los reface no tenían nada que ver con los originales. En qué se parecía el cs30 con el cs? Cuantas veces lo dije?, y el resultado es que ya no valora la maravilla que es, ya que hay uno que no se vende, siendo una maravilla, siendo extremadamente complejo.

    Ahora después de todas las réplicas que llevamos, y en las que hemos dicho muchas personas que no tenían nada que ver con los originales, y después de todos los hilos sobre clones, imitaciones y demás, en los que ya hemos dicho que estábamos cansados, creo que somos los que ya lo habíamos dicho con anterioridad, mientras que todo el mundo, cuando salía un clon, a buen precio, daba hurras.

    Creo que seguir por estos temas, causa cansancio.
    1
  • #24 por fernansu hace 4 semanas
    #23

    Como sigas con esa actitud llamamos a "Hermano Mayor" ;) al análogico...no al digital
    1
  • #25 por Izzy hace 4 semanas
    Claro que hay burbuja, pero lo mismo que cuando la época digital y del preset que empezó a ser popular con el Yamaha DX7 y los carísimos Fairlight y Synclavier dieron lugar a toda una horda de sintes con controles de botonera de plástico como los Casio o algunos Korg o Roland de la época y a teclados samplers de marcas como Akai, E-mu, Roland... Son ciclos de la música y de los fabricantes, que buscan vender según la moda.
    Lo más interesante de esa saturación es que es una incógnita saber a dónde va el ambiente hardware en los próximos años. Parece que los híbridos como los Roland JD-Xi no han calado mucho, y los sintes DSP sí que han vuelto a interesar con los Roland Aira. Y mi sorpresa por ver que Korg no parece haber sacado un sinte caro rollo System 8 de Virtual Analog para competir... algo traman para la próxima generación hardware ya algunos fabricantes, creo yo.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5