Sintetizadores

Arturia Keystep 37, el minicontrolador aumenta sus opciones

Introducción

Arturia hace crecer su ya amplia gama de controladores con el nuevo KeyStep 37 que añade al KeyStep original algunas teclas más y un útil juego de controles. No es que Arturia estuviera corta de controladores. Entre las gamas BeatStep, Keystep, KeyLab MkII, KeyLab essential, o los modelos MiniLab MkII y MicroLab, hay realmente para todos los gustos. Pero el enorme salto que separaba el KeyStep original y el reciente KeyStep Pro, ha dado lugar a este nuevo modelo, atendiendo algunas de las sugerencias de evolución recibidas para mejorar el modelo original sin llegar a la complejidad y precio del Pro.

Más teclas, el añadido de un juego de controles rotatorios, mejor usabilidad con pantalla (aunque sea de 3 caracteres LED) y LEDs sobre las teclas, y una mejorada y llamativa función de acordes con un único dedo que aporta trucos no presentes en ningún otro teclado que haya probado, son los principales añadidos. Sin olvidar otras partes esenciales de los KeyStep como son el arpegiador, el secuenciador polifónico, o la variedad de interfaces.

Arturia Keystep 37
Keystep 37
arturia.com

Compite en un mercado superpoblado de teclados controladores y su precio no es el argumento esencial. Con 169€ como precio oficial recomendado, abundan modelos que en cuanto a teclas y control tienen mucho que decir. Se pueden encontrar en tecla no mini, con más teclas, con más controles... Incluso por menos dinero, basta mirar el resto ya mencionado de teclados en el catálogo de la propia Arturia. Pero los KeyStep encuentran sentido en su combinación sobre un único equipo de teclado, secuenciamiento, e interfaces USB / MIDI DIN 5 puntas / Control CV. Esa capacidad de integración y de ejercer de 'centro' en sistemas que combinan muchos tipos de sintetizadores software y hardware es un rasgo característico de los 'step' de Arturia. Posibilidades de uso no limitadas a conexión USB, que exige ordenador, sino también directa hacia sintetizadores hardware vía MIDI DIN 5 puntas e incluso mediante control vía voltaje para analógicos y modulares. Y con una muy ambiciosa solución para el control CV: trío pitch/gate/mod y entrada y salida sync analógico, configurables a cualquiera de las opciones habituales y no tanto que podamos imaginar.

Diferencias físicas

El paso de 32 a 37 teclas sólo añade 5 teclas, pocas más pero siempre útiles para poder completar solos y líneas de bajo en cualquier tonalidad. Así que es el juego de 4 codificadores rotatorios (encoders) la aportación más significativa en este nuevo KeyStep 37. Hay también un juego de 3 caracteres en LED que actúan como pantalla para mostrar los BPM y algunos acrónimos que ayudan a facilitar el uso de las diferentes funciones. Los LEDs RGB sobre cada tecla, además de cierta vistosidad al reproducir secuencias y arpegios, también apoyan un uso más simple de muchas funciones y ajustes. Esas son las novedades visibles en el panel frontal.

Arturia Keystep 37
Keystep 37
arturia.com

Cambios mínimos pero muy bien recibidos en las conexiones en el panel trasero: alegra ver un conector USB tipo B y no los mini o micro que por desgracia han abundado durante estos últimos años. El conector grande y cuadrado tipo B es mucho menos propenso a 'salirse' y por tanto mucho más tranquilizador para no arruinar los momentos de inspiración de cualquier músico, sea en directo o en estudio. También se agradece la presencia de DIN 5 puntas sin necesidad de adaptadores.

Y otra gran bienvenida al cable que se incorpora en el paquete para poder separar en USB la conexión de alimentación de la de datos, que es mano de santo para curar los problemas que a menudo asoman en conexiones vía USB y que dan lugar a la aparición de ruidos y espúreos en el audio, como ya tratamos en un tutorial dedicado. Un 'gadget' que podréis usar con cualquier tipo de equipos, no pensado en exclusiva para uso en este KeyStep 37.

Arturia Keystep 37
Keystep 37
arturia.com

El mayor tamaño permite también mejoras en facilidad de uso, al existir más teclas que amplían el juego de funciones directamente ejecutables desde el propio panel frontal.

Funciones

El teclado ofrece sensibilidad a la velocidad y también al aftertouch, este último olvidado en tantísimos otros teclados especialmente cuando hablamos de formato miniteclas. Cuenta con botones dedicados de octavación, con recorrido +/- cuatro octavas. Las ruedas de modulación y pitch bend son reemplazadas por unas tiras táctiles que funcionan bien, muy bien. Si acaso me hacen desear (sugerencia a fabricantes) que la tira pitchbend sea horizontal, lo que permitiría un gesto de vibrato interpretado con el dedo con un movimiento muy natural y llevaría este control a un terreno mucho más variado que los simples estiramientos de tono. Desde el panel trasero se puede conectar un pedal 'sustain', reconociendose automáticamente la polaridad del mismo en el arranque.

Arturia Keystep 37
Keystep 37
arturia.com

Es fácil desde el propio teclado cambiar sobre la marcha la asignación de canal MIDI y así ir haciendo sonar unos u otros sintetizadores conectados. Es inmediato también conmutar entre el uso del teclado para la transposición de la secuencia que se esté reproduciendo y el uso como teclado para interpretar una frase. Se puede asignar un canal diferente a lo que se genera desde el secuenciador y a lo que estemos tocando sobre el teclado, de forma que podamos generar un fondo secuenciado con un sonido y pasar luego a improvisar/tocar con otro.

Se puede elegir entre arpegiador o secuenciador, y en ambos hay control del tipo de subdivisión (longitud del paso), de la duración del 'gate' dentro del paso, o del grado de 'swing'.

Como arpegiador, entre los 8 modos disponibles están los clásicos arriba, abajo, zigzag tanto con repetición de los extremos como sin, aleatoria total. Pero destacaré los otros tres. 'Order' nos permite al interpretar el acorde definir el orden en que queremos que se visiten las notas. 'Walk' es un modo aleatorio pero que globalmente 'avanza', generando resultados más musicales que los saltos totalmente aleatorios. En esencia en cada paso decide avanzar al siguiente un 50% de las veces, quedarse donde está un 25% y retroceder al paso anterior del arpegio un 25%. 'Pattern' permite generar un patrón aleatorio de la longitud que deseemos cada vez que seleccionamos esa opción, y por tanto facilita crear una especie de 'secuencia' de saltos aletatoria e ir probando hasta encontrar una que nos resulte atractiva. También cambia el aptrón cada vez que soltamos todas las teclas y volvemos a actuar sobre el teclado. Es por tanto una posibilidad para hacer 'ciclos' aleatorios pero cada uno repetitivo. El arpegiador permite desde luego control sobre el número de octavas que se recorrerán al arpegiar y cuenta con 'hold' para poder disparar un acorde y liberar la mano para otros menesteres y también útil para ir acumulando más y más notas en el arpegio.

Como secuenciador, se pueden conservar internamente 8 secuencias polifónicas de entre 1 y 64 pasos (cualquier número) y con hasta 8 notas en cada paso. Se graban las secuencias en modo paso a paso o bien en tiempo real pero que será siempre 'cuantizado' a la rejilla de pasos. Las secuencias ya grabadas se pueden borrar grabando nuevas, o pueden ser extendidas (por ejemplo si queremos ampliar a 32 pasos una secuencia inicialmente concebida con 16). También sobre lo ya grabado podemos realizar correcciones ya sea reemplazando las notas preregistradas en algún paso o bien añadiendo (overdub) notas a las ya grabadas en cada paso. Hay funciones para introducción de silencios y legatos. Muy interesante, más de lo que esperaba, KeyStep 37 permite cambiar sobre la marcha la reproducción del patrón de polifónica a monofónica, en este último caso reproduciendo la nota más baja de cada paso. Muy eficaz para dar la sensación de que queda sonando sólo la línea de bajo como forma de crear un bajón de actividad antes de retomar la riqueza polifónica.

Las funciones de selección de escala son cómodas, mucho más que en el KeyStep original, porque se ven apoyadas visualmente. Algunas de las teclas del teclado, combinadas con el botón 'shift' permiten elegir escala cromática o mayor/menor/blues (en estos tres casos eligiendo también la tonalidad deseada) e incluso definir una escala de usuario totalmente libre y configurable desde el propio teclado pulsando las teclas que deseamos sobrevivan y anulando las que queremos se vean reemplazadas/corregidas a las de nuestra escala preferida o inventada. La imposición de escala afecta, muy acertadamente, tanto a la interpretación libre en el teclado, como al secuenciador (que por tanto continúa dentro de la escala y tonalidad elegida aunque transpongamos) o al arpegiador e incluso a los acordes con un solo dedo. En definitiva garantiza la imposición de la escala elegida sobre cualquier nota generada desde KeyStep 37.

No faltan ajuste sobre los BPM ('rate', que usado junto a 'shift' permite especificar las centésimas de BPM) y el clásico 'tap tempo' para ajustarlo por pulsaciones sucesivas sobre un botón. También presentes los botones de arrastre rec, stop, play/pause/continue, que pueden usarse para control de DAWs. Hablando de lo cual también hay que mencionar la selección de sincronía interna / USB / MIDI / analógica que se realiza en el panel trasero.

El juego de 4 controles rotatorios físicos ofrece en realidad la posibilidad de configurar hasta 16 tipos diferentes de mensaje CC (MIDI Controller Change) porque es posible configurar 4 'bancos' personalizados entre los que se conmuta con facilidad con un botón. Imposible perderse en relación a qué banco está en uso porque el botón de selección de banco ofrece cuatro colores correspondiendo a cada uno de ellos, y además la 'pantalla' de tres caracteres LED muestra momentáneamente un indicativo del banco elegido (b1, b2, b3, b4) cuando cambiamos de uno a otro.

Arturia Keystep 37
Keystep 37
arturia.com

La función 'chord', para interpretar acordes con un solo dedo, merece mención aparte porque recibe en KeyStep 37 un planteamiento mucho más rico de lo ordinario. Activado el modo 'chord' el primer codificador selecciona entre varios tipos de acorde predefinidos (sus acrónimos asoman en la pantalla LED) y un modo 'user' para el que la definición del acorde es muy sencilla: tocando una primera nota que ejercerá de 'referencia' y pudiendo añadir otras tanto por encima como por debajo para completar el tipo de acorde y disposición ('voicing') deseados. Pero lo más jugoso es que en modo 'chord' los otros codificadores dan acceso a controlar varios aspectos del uso del acorde. El segundo rotatorio controla el número de voces que deseamos se ejecuten, permitiendo tanto 'recortar' voces eliminando las notas superiores, como 'extender' el acorde añadiendo notas que asoman en las octavas superiores. Dado que se puede mover ese control durante la ejecución podemos aligerar y extender al gusto el registro cubierto con el acorde. Pero aún más interesante el tercer rotatorio permite vincular con mayor o menor profundidad ese efecto de recorte/ampliación de la extensión del acorde al uso de la velocidad: notas débiles acorde 'corto', notas fuertes acorde 'largo'. Fácil de llevar a un uso con sentido musical. Curioso también el uso del cuarto rotatorio en el modo chord, rotulado como 'strum': permite que las notas del acorde se interpreten no en bloque sino en sucesión ya sea ascendente o descendente y con una separación temporal entre ellas regulable. De nuevo un control más llamado al uso ocasional, variándolo durante la interpretación para evitar que suene excesivamente repetitivo y automatizado, pero aplicado con gusto musical añade un guiño atípico y vistoso.

Software

Para usar KeyStep 37 no se necesita software especial ni drivers. Vía USB es un dispositivo MIDI Class Compliant, y además su consumo de energía puede ser aportado sin problemas por un iPad o smartphone. Pero, como es habitual, Arturia ofrece MIDI Control Center como software disponible para todo tipo de sistemas operativos habituales y que permitirá realizar ajustes 'profundos' más allá de los permitidos en el propio panel de KeyStep 37. Por ajustes profundos me refiero a cosas como el número de veces que hay que pulsar 'tap' para establecer un cierto tempo, o la elección del tipo de señales en las conexiones CV y de sincronía analógica, y otras varias cuestiones.

También permite volcados a modo de 'backup' de todo el contenido del KeyStep 37. Esa es la forma de ir más allá de las 8 secuencias que pueden estar registradas dentro del propio teclado. Igualmente permite visualizar y editar las secuencias grabadas en KeyStep 37, con esas facilidades que el software permite y que en un teclado que busca la inmediatez y sencillez de uso resultan mucho más enrevesadas o directamente imposibles.

Los que estéis pensando en adquirir un controlador Arturia para haceros con licencia de Analog Lab (un soft con más de 5000 sonidos tomados de la extensa V Collectios de sintes virtuales y editables sólo en unos pocos parámetros escogidos) deberéis mirar a otros modelos de la gama Keylab, porque estos Keystep no lo incluyen. Eso sí, no falta licencia de Ableton Live Lite, que pese a todos los muchísimos recortes no deja de ser útil.

Opinión

Hay cosas que uno no valora hasta que las echa en falta. Y ciertamente muchos teclados de pequeñas dimensiones adolecen de problemas que aquí no están presentes. La construcción combina metal y plástico dando lugar a un peso que no desloma a nadie pero sí garantiza un asentamiento estable sobre la superficie elegida. Capaz de aguantar pequeños golpes, sacudidas y tirones sin inmutarse. En ese sentido el uso del conector USB tipo B (el grande cuadrado) es otro alivio más. Las teclas en sí, razonables para el formato. No ofrecen en las blancas el tacto 'sedoso' que sí tienen las negras, pero a cambio el aftertouch se controla bien y sin exigir sobrepresiones excesivas y difíciles. Útil también que no falten, vía MIDI Control Center, varias curvas de velocidad (3) y de aftertotuch (4).

Por el mismo y menor precio hay otros muchos controladores de infinidad de fabricantes. Pero el catálogo de Arturia en teclados es ya tan extenso que lo que busca es ofrecer soluciones muy diversas entre las que elegir la que más se adapte a las necesidades personales de cada cual. Cuando estas reclaman el uso con y sin ordenador, ante sintes tanto soft como hard, y dentro de estos últimos tanto basados en MIDI como en conexiones analógicas. Cuando además queremos poder sincronizar secuenciadores o cajas de ritmo analógicas. Cuando queremos ocupar poco espacio sin renegar del aftertouch. Cuando queremos tener un secuenciador por pasos ágil para capturar y reproducir ideas, y que este admita pasos polifónicos. Cuando agradecemos las funciones de corrección de escala y tonalidad, capaces de transformar las secuencias grabadas para reproducirlas en otros modos, con todo el potencial que eso tiene para ir más allá de nuestras propias ideas iniciales al componer. Cuando queremos contar con arpegiador o función 'chord' que tengan algún que otro plus sobre lo más convencional. Cuando queremos poder controlar parámetros de sintes vía CC. Y cuando queremos que todo eso esté resumido en un único producto y en un tamaño contenido. Es entonces cuando podemos encontrar las razones del KeyStep 37 dentro del pobladísimo océano de los teclados controladores. Y es que Arturia sigue ofreciendo con sus 'step' (ya sean BeatStep o KeyStep) una integración de funciones que por separado daría lugar a una mucho mayor complejidad de equipo y un mayor desembolso. Las mejoras sobre el original KeyStep y sus 32 teclas, van mucho más allá de esas 5 teclas de más y dan lugar a un controlador más completo y de uso mucho más inmediato.

No es para todos los gustos, ni falta que le hace. Pero a ese precio y con sus características, es más que difícil encontrar competencia.

Más información | arturia.com

Arturia Keystep 37
Keystep 37
arturia.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios

Regístrate o para poder comentar