Sintetizadores

Dreadbox Nyx, un monofónico con imaginación

Nyx en resumen

Junto con Abyss, del que os hablamos en otra entrega, hemos probado Nyx, también reciente novedad de Dreadbox. Ha sido aprovechando la presencia de ambos en el stand de Zentralmedia en la feria Afial, en un contacto breve pero intenso que nos ha dejado con ganas de más.

Aunque parecidos en formato y tamaño, son muchas las diferencias de Nyx frente al Erebus que la marca griega Dreadbox había lanzado hace un par de años, y que me parecía bastante ‘clásico’. El nuevo Nyx es propio de un fabricante experimentado, que en lugar de repetir por enésima vez la misma y manida arquitectura de tantos otros, sabe introducir elementos de singularidad que lo diferencian en un mercado hiperpoblado de monofónicos.

Dreadbox Nyx delante

La breve pero jugosa matriz de conexiones, ávida de que hagamos puentes con cables, es algo que comienza a ser habitual. En el caso de Nyx permite tanto explorar opciones nuevas en el propio sinte (por ejemplo FM entre los osciladores) como integrarse en un entorno modular. El uso parafónico, en el que cada uno de sus dos osciladores puede reproducir una nota diferente aunque el resto del tratamiento sea común, es algo también frecuente a día de hoy. Pero más allá de algo tan evidente como la matriz o tan cotidiano como la parafonía, hay otras decisiones a favor de huir de la rutina que se agradecen y que obligan a mirar con más detenimiento.

Nyx es un sintetizador 100% analógico a excepción de la parte de interfaz MIDI y de la unidad de reverberación con la que cuenta. En su arquitectura aparecen dos osciladores, que admiten distintas formas de interconexión hacia las secciones de filtrado y amplificación. El filtro es también doble y permite usar sus dos secciones de 12dB/oct en variadas combinaciones serie o paralelo y jugando con respuestas HPF y LPF, incluso con cada oscilador pasando por un filtro diferente. En Nyx se habla de moduladores, no de LFOs ni envolventes, porque cada modulador es en esencia un generador de contornos AD (ataque-decay) con opción a reproducción en bucle para generar unos LFOs flexibles allí donde los necesitemos. Los osciladores, filtros y moduladores, pueden ser interconectados en diferentes configuraciones haciendo uso de conmutadores de 'routing' (sin requerir cableado en el panel) lo que contribuye mucho a dar una versatilidad mayor de lo que preveía, incluso antes de comenzar a tirar latiguillos.

Esas son sólo algunas de las ideas que sin ser desconocidas una a una sí generan reunidas un planteamiento peculiar y distinto de cómo enfrentar un monofónico.

Arquitectura de Nyx

Osciladores

Como ya hemos mencionado son dos y se puede elegir uso parafónico o monofónico con un microinterruptor que está en la placa de circuito impreso (hay que abrir el chasis si queréis alterar el uso parafónico que sucede por defecto). En modo parafónico, los dos osciladores se disparan con la misma nota en caso de que sólo se reciba una, pero cuando se reciben dos o más se atienden las dos primeras en llegar.

En cuanto a formas de onda uno ofrece diente o cuadrada de anchura regulable, y el otro diente o triángulo. Es también posible silenciarlos con una tercera posición del control forma de onda de cada uno de ellos. Se cuenta con sincronización de arranque del osc2 respecto al 1 (sync) gracias a un conmutador. Pero asomando ya diferencias con otros sistemas, existe en la sección de osciladores un LFO dedicado en exclusiva al vibrato.

Mucho más significativo y distintivo aún el ajuste del tiempo de glide es individual para cada oscilador. Hay que probar eso para valorarlo en su justa y atractiva medida. El que el glide sea individual en cada osciladores es sumamente interesante y capaz de hacer las transiciones entre notas infinitamente más ricas. Ya sea combinando un oscilador en salto con otro usando glide, o aplicando la sync para que el glide del osc2 resulte en un cambio de timbre en los saltos entre notas, se obtienen resultados realmente agradables de oír.

El encaminamiento de las salidas de los osciladores hacia el resto de Nyx se define en la sección de ‘routing-vco’, y puede llevar ambos a la primera etapa de filtrado (vcf1) a la segunda (vcf2) o directamente al vca. En concreto son 4 las opciones que se brindan. Es posible el uso ´’NOR’ (normal) que entrega ambos a la entrada del vcf1, ‘SPLIT’ (dividido) que lleva osc1 a vcf1 y osc2 a vcf2, ‘HALF’ que lleva ambos osciladores al vcf2 para obtener resultados de 12dB/oct, o finalmente puede saltarse cualquier filtrado y entregar osc1 y osc2 al vca.

Pero el routing de los osciladores no puede considerarse separadamente de las rutas posibles en la sección de filtrado.

Filtro dual

Dreadbox no habla de dos filtros sino de filtro dual, pero más allá de los nombres son dos etapas de 12dB/oct cada una. Hay un único control de resonancia común y un gran potenciómetro cutoff común también para arrastrar a la vez la frecuencia de corte de ambas secciones. Pero existe también un minifader ‘post’ que controla la distancia de la frecuencia de corte de la segunda etapa respecto a la primera, dándoles así una individualidad importante.

Routing-VCF’ permite elegir entre ‘LPF’ para ambos en modo paso bajo conectados en serie, ‘HPF’ para ambos en modo paso alto conectados en serie, ‘EVEN’ con los dos operando en paso bajo pero conectados en paralelo, y ‘ODD’ que hace un paralelo de la primera sección en paso bajo y la segunda en paso alto.

Las opciones se multiplicas, literalmente, al combinar las opciones de routing-vco con las de routing-vcf. Por ejemplo si pensamos en la posibilidad del modo ‘SPLIT’ de los osciladores más estas opciones de routing encontramos usos interesantes como filtrar osc1 a 24dB/oct pero osc2 a sólo 12dB/oct, o bien hacer uso del filtro 1 para osc1 y del filtro 2 para osc2, entre otras.

Dos moduladores

Los dos moduladores son, como decíamos, dos secciones que generan contornos de control al estilo de los LFOs y ENVs más convencionales.

En cada uno de ellos hay control de los tiempos de ataque y decay que permiten realizar un ciclo único de duración predefinida (sin sustain, para entendernos). Pero además la activación de ‘hold’ permite que tras el ataque se permanezca a nivel máximo mientras está activa la nota (como un sustain a nivel máximo), haciendo que la fase ‘D’ se convierta en un ‘release’ en toda regla. Hay además un control ‘lfo’ que activa el uso en bucle del contorno. En el uso sin ‘hold’ hace que los ciclos AD se repitan sin cesar, con lo que a efectos prácticos la respuesta es la de un LFO permanente. Ese mismo comportamiento tipo ‘lfo’ existe si están ‘lfo’ y ‘hold’ activos, permitiendo la generación de fondos automantenidos en plan 'drone' (eso sí, si pulsamos alguna nota, durante su mantenimiento las oscilaciones tipo LFO se sustituirán por la entrega del nivel máximo).

Hasta ahí los parecidos entre los dos moduladores, que sin embargo tienen una diferencia, aunque pequeña, en el rango de tiempos que cubren, llegando el MOD2 a tiempos más cortos (velocidades más altas).

Los moduladores cuentan con su propio conmutador de ‘routing’ con cuatro posiciones para definir hacia qué filtros van a atacar: ‘SINGLE’ lleva mod1 a ambos filtros, ‘DUAL’ lleva la suma de mod1 y mod2 simultáneamente a los dos, ‘SPLIT’ destina mod1 al vcf1 y mod2 al vcf2, y finalmente ‘ODD’ hace que mod1 actúe sobre ambos filtros (sobre el ‘cutoff’) y mod2 sólo sobre el filtro 2 (sobre el control ‘post’). Seguimos encontrando así posibilidades variadas al toque de un simple conmutador, sin todavía tener que insertar cables. Es en caso de querer aplicar los moduladores a otros destinos cuando habrá que hacer uso de la matriz.

VCA

El VCA cuenta con su propio modulador anlálogo a los comentados, pero dedicado y prerutado a esta función de control del nivel. De los tres moduladores el de tiempos más lentos.

Reverb

Se trata de una reverberación digital, con un control ‘time’ que actúa como predelay y que también afecta al brillo general, otro ‘decay’ para la duración de la cola reverberante, y un tercer potenciómetro para la mezcla directo/reverberante.

Panel CV

El panel de Nyx lo podéis ver en detalle en las fotos. Cuenta con salidas Gate y CV generadas a partir de los comandos recibidos vía MIDI y que nos permiten usar Nyx como interfaz MIDI->CV hacia otros sintetizadores y módulos. Aparece también un conector 'MOD' que varía de acuerdo a los mensajes MIDI de CC 1 (la rueda de modulación). También está en el panel una réplica de la salida del osc2 y en la que hay asociado un potenciómetro de nivel que vendrá muy bien para la creación de sonidos FM modulando al osc1 o modulación sobre la frecuencia de corte, regulando con ese control la intensidad de la modulación. Completando las salidas de la matriz encontramos los contornos generados por los moduladores 1 y 2, este último también con nivel regulable.

Por la parte de las entradas están las inevitables de gate y CV-pitch, pero también hay control directo hacia la altura (pitch) individual de osc1 y osc2. Podemos controlar la frecuencia de corte común y el 'post' que permite separar la frecuencia de corte de la segunda sección de filtrado, el nivel del VCA, la anchura de pulso del osc1, e incluso el control 'time' de la reverberación que regula su pre-delay y brillo.

Conexiones y MIDI

Ofrece MIDI In y Thru en DIN 5 puntas (nada de USB-MIDI) con selección del canal entre canal omni y los canales 2 a 7 (nuevamente acudiendo a microinterruptores internos, como ya mencionamos para desactivar la polifonía). Vía MIDI se reconocen hasta dos notas en cuanto a pitch para posibilitar el uso parafónico y se aplica un ‘pitch bend’ de extensión prefijada a 3semitonos. Como dijimos está disponioble en el conector ‘MOD’ del patch panel una señal que varía de acuerdo a la rueda de modulación MIDI. Y los moduladores se reinician con la activación de la nota 'maestra' (la primera en el uso parafónico) para asegurar su correcta labor como envolventes.

Dreadbox Nyx detrás

La salida audio es enjack TS, como es propio de un sintetizador mono. TS también la entrada de audio externo que, contra lo que podría pensarse, no permite pasar audio por el filtro y demás elementos del sinte, sino que lleva ese audio directamente a la entrada de la reverberación. Una decisión ajena a las modas y que tampoco puede encontrar respuesta vía el 'patch panel' porque no hay entrada audio hacia el filtro.

Una valoración rápida

Como ya he comentado en la introducción, me ha gustado encontrar varias decisiones de diseño que alejan a Nyx del clásico esquema que podemos encontrar en tantísimos sintes monofónicos analógicos. Además sonaba contundente desde el minuto cero. Y creedme que lo del doble glide es un gustazo, quizá por lo refrescante que es encontrar algo tan infrecuente de forma tan fácil de ajustar. Otro tanto puede decirse de la idea de aportar tres controles de 'routing' para los osciladores, filtros y moduladores, que ofrece una sencillez enorme de configuración de cosas que de otra forma habrían exigido un panel mucho más amplio y un buen lío de cables.

Pero tan atractivo como es el salirse de lo trillado, también es cierto que algunos sonidos que muchos darían por obvios en un sinte de este tipo serían irrealizables. Especialmente la ausencia de envolventes ADSR reempladas por los moduladores AD, implica que su terreno natural es el de servir sonidos para secuencias por pasos y para bajos y leads de un tipo muy en primer plano. Lo cual no es malo, sencillamente una característica más a tener en cuenta, por que la competencia en monofónicos semimodulares no hace sino crecer y crecer.

Más información | dreadbox-fx.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar