Grabación

Review comparativa del Shure SM57: el micrófono de las bandas de rock

Introducción

La compañía Shure, dedicada sobre todo a micrófonos y auriculares, tiene su sede en Illinois, Estados Unidos, y lleva en activo desde el año 1925, aunque su fundación formal fue en 1947.

Uno de sus productos estrella, el Shure SM57, asentado desde hace décadas como un referente absoluto en su cometido, fue lanzado en 1965, un año antes que su inseparable hermano el Shure SM58. Desde 1985 ambos micrófonos se fabrican en México. A pesar de que ambos están equipados con la cápsula Unidyne III, introducida en 1959, su sonido difiere en algunas particularidades debido al diferente diseño de la rejilla que envuelve sus partes mecánicas.

En este artículo vamos a centrarnos en el modelo SM57, pero hemos querido realizar comparaciones con varios micrófonos para poder hacernos una idea más clara de sus características.

Descripción

El SM57 fue diseñado para enfrentarse más a instrumentos que a voces, de ahí su llamativa rejilla diseñada para reducir la distancia que hay entre ella y la membrana móvil, permitiendo aumentar el efecto proximidad. Además, ésta forma parte de un resonador integral de plástico, dando una respuesta más enérgica en la zona aguda del espectro respecto al SM58. Este último, por su parte, sí fue diseñado para aplicaciones vocales, dotándolo de una rejilla en forma de esfera muy eficaz minimizando los golpes de aire que ocasionan ruidos a baja frecuencia, al tiempo que aísla de perturbaciones electromagnéticas actuando como jaula de Faraday al presentar unas características ferromagnéticas.

Figura 1: Respuesta frecuencial del SM57
Figura 2: Respuesta frecuencial del SM58

Existen también ligeras diferencias en el patrón polar de ambos micrófonos, sobre todo, en frecuencias medias y agudas.

Figura 3: Patrón polar a diferentes frecuencias del SM57
Figura 4: Patrón polar a diferentes frecuencias del SM58

Las primeras unidades del SM57 tenían una impedancia de salida de 150 Ohms que posteriormente se aumentó hasta los 310 Ohms actuales, ofreciendo una respuesta frecuencial que va desde los 40Hz hasta los 15KHz, si bien como puede observarse en la Figura 1, su respuesta dista bastante de poder ser considerada lineal, dado que por debajo de 200Hz, el “Sol” más grave que suele dar una voz de mujer o muy comúnmente el primer armónico de una caja, la pérdida es considerable, y por encima de 2KHz comienza un aumento de la sensibilidad que tiene su cima en 6KHz, momento a partir del cual comienzan a observarse en 7KHz, 8KHz y 12KHz aproximadamente, sus típicas cancelaciones seguramente debidas al espesor del diafragma. En los micrófonos dinámicos, al funcionar debido a la diferencia de presión que hay entre ambas caras de la membrana, aquellas frecuencias que sean múltiplo de su espesor, provocan que no exista diferencia de presión entre ambas caras y por tanto, una cancelación al movimiento.

Figura 5: Principio del funcionamiento de un micrófono dinámico

Debido a su reconocimiento mundial, existen circulando numerosas copias ilegales. Parece ser que una forma relativamente sencilla de comprobar su originalidad, es abriendo la rosca que divide el micrófono en dos, y asegurándose de que los cables que unen ambas partes sean de color amarillo y verde.

Figura 6: SM57 y SM58 auténticos

Otras diferencias suelen encontrarse en los conectores XLR, en la forma de la corona de plástico que rodea la rejilla, en la ausencia de transformador, en la longitud algo superior de algunas copias y en el acabado de la parte trasera del micrófono.

Por último, apuntar a que el SM57 y SM57 LC son exactamente el mismo micrófono. El término LC “Less cable” hace referencia al paquete más económico de venta en el que el SM57 viene suministrado sin cable.

Sobre este tipo de detalles y otros muchos, consultad la información proporcionada por Shure.

Audiciones

Prueba de ruido

A pesar de que, como ya hemos indicado anteriormente, el SM57 es un micrófono propenso a captar los campos magnéticos de su entorno, existe una aplicación muy común que se le da y que lo expone a estas situaciones, por lo que debemos estudiarla si deseamos no encontrarnos con zumbidos en nuestras grabaciones.

Al grabar guitarras eléctricas con amplificadores pequeños tipo combo, muchos técnicos tratando de buscar más cuerpo, colocan el SM57 en la parte trasera del mismo introduciéndolo por la abertura, lo que resulta en un sonido más resonante.

Figura 7: Un SM57 sometido a campos magnéticos

Esta práctica sitúa la cápsula del SM57 muy cerca de los transformadores del amplificador y de sus campos magnéticos produciendo un aumento del ruido en forma de zumbido. Si se opta por esta técnica, es deseable alejar el micrófono del transformador de alimentación, y asegurarse de que no queda orientado hacia ningún transformador, pues es la situación en la que más sensible ha demostrado ser en nuestras pruebas realizadas.

El campo magnético del imán del altavoz no es motivo de preocupación pues es un campo constante y por lo tanto no se refleja en el SM57 ningún ruido, y a pesar de que el devanado presente en el altavoz sí que provoque un campo capaz de inducirse en el SM57, al ser este campo función de la señal de audio en sí misma, no es un efecto preocupante.

Básicamente deberemos preocuparnos de tener bajo control aquellos elementos emisores de campos que no sean relativos a la señal de audio como los de alimentación, que son constantes a 50Hz.

Para hacer comprender la magnitud de este indeseado efecto, hemos acercado una serie de micrófonos dinámicos al campo magnético generado por un transformador, hemos conectado los micrófonos a un preamplificador Neve 1073 DPA con 60dBs de ganancia, y hemos grabado en silencio el resultado.

Podremos escuchar diferencias notorias entre los micrófonos seleccionados, llamando la atención que el SM57 sea más ruidoso incluso que un T. Bone MB85 Beta de PVP de 38€, y es que llega a entregar un ruido de +3dBus de pico.

Figura 8: A la izquierda el ruido inducido en un SM57, a la derecha el inducido en un Sennheiser MD441U

Muestra Hum SM57

Muestra Hum SM58

Muestra Hum Sennheiser e835

Muestra Hum T Bone MB85 Beta

Muestra Hum Sennheiser MD441U

Nota 1: Los tests se han realizado en tres unidades de Shure SM57, una unidad de SM58, una unidad de Sennheiser e835, dos unidades de T Bone MB85 Beta y dos unidades del Sennheiser MD441U con el fin de revisar alguna posible deficiencia en las unidades de prueba.

Nota 2: Hemos incluido un SM58 para mostrar cómo a pesar de que el SM57 y el SM58 montan la misma cápsula, debido a la carencia de apantallamiento del SM57 el ruido es unos 3dBs mayor en éste último.

Muestras sin efecto proximidad

El efecto proximidad es muy importante en los micrófonos dinámicos y suele ser buscado normalmente, pero hay situaciones en las que estos micrófonos son utilizados lejos de la fuente sonora, y por tanto sin este efecto. Debemos tener en cuenta que el efecto de proximidad apenas tiene influencia más allá de los 30cms de distancia.

Para hacernos una idea del sonido del SM57 en este tipo de aplicaciones sin efecto proximidad, colocamos los micrófonos a 50cms de un monitor ATC scm50asl, colocándolo entre el eje del cono de medios y el motor de agudos. Reproducimos un ruido rosa, y ajustamos el nivel de emisión hasta obtener 90dBs en la localización del micrófono, medidos en modo Flat, con ventana de 250ms. Este será el máximo nivel al que se verán expuestos nuestros micrófonos al capturar las muestras de varios instrumentos que serán reproducidas desde Logic X utilizando un convertidor Motu HD192.

Figura 9: Se muestra la colocación de los micrófonos durante el test

Por último, conectamos de nuevo la salida de cada micrófono de prueba a un preamplificador Neve 1073DPA, y tomamos muestras con alta -1200 Ohms- y baja impedancia -300 Ohms- de entrada.

Nota: No se han equilibrado los niveles de las grabaciones con el fin de mantener intactos los valores debidos a las diferentes sensibilidades. Para comparar los diferentes sonidos se recomienda ajustar los niveles primero.

Las muestras que se envían al ATC scm50asl

Muestra SM57 alta impedancia

Muestra SM57 baja impedancia

Muestra Sennheiser e835 alta impedancia

Muestra Sennheiser e835 baja impedancia

Muestra T Bone MB85 beta alta impedancia

Muestra T Bone MB85 beta baja impedancia

Muestra Sennheiser MD441 alta impedancia

Muestra Sennheiser MD441 baja impedancia

Muestras en caja

Probablemente la aplicación más usual del SM57 sea emplearlo para capturar la caja de la batería, de modo que hemos realizado tres capturas con diferentes micrófonos.

La primera muestra de cada archivo se ha realizado con el micrófono completamente vertical y a unos 2cms del parche. La segunda, con el micrófono inclinado a unos 45 grados pero sin variar la distancia, y la tercera, inclinado y a unos 15cms. Todas las muestras han sido capturadas utilizando un Neve 1073DPA.

Figura 10: Todos los micrófonos se encontraban colocados a una distancia equidistante del centro del parche

Muestra caja SM57

Muestra caja Sennheiser e835

Muestra caja T Bone MB85 Beta

Muestra caja Sennheiser MD441U

Las diferencias no solo son audiblemente notorias, sino que visualmente también se pueden apreciar diferencias.

Figura 11: Las diferencias son claramente apreciables. Remarcadas las zonas más representativas de esas diferencias

Muestras amplificador de guitarra

Realizamos una nueva prueba capturando una serie de muestras lanzadas desde Logic X y reproducidas por un ENGL Thunder 50 Reverb. Hemos ajustado el nivel para que un ruido rosa saliendo a 0dBFs, reproduzca 115dBs, Flat, con ventana de 250ms, hemos amplificado el micrófono utilizando un Neve 1073DPA con 25dBs de ganancia y alta impedancia de entrada y se ha colocado el micrófono en el axis a menos de 1cm de la rejilla el amplificador.

Muestra amplificador guitarra SM57

Muestra amplificador guitarra Sennheiser e835

Muestra amplificador guitarra T Bone MB85 Beta

Muestra amplificador guitarra Sennheiser MD441U

Comparaciones

Obviamente en las muestras podemos observar que el MD441U es bastante más fiel a la señal manteniendo su cuerpo a pesar de no contar con el efecto de proximidad al tiempo que resulta menos ruidoso, quedando claramente por encima del resto de los competidores, aunque también es cierto que multiplica el valor del SM57 por siete.

El Sennheiser e835, de precio muy similar al SM57, es bastante más silencioso pero resulta más agudo y con el medio grave menos presente, aunque también imparte esa sensación Rockera de refuerzo en el ataque que tiene el SM57.

El T Bone MB85 Beta por su parte, tiene lo peor de ambos, ruido y muy poco cuerpo, pero esto último se va igualando respecto al resto de los micrófonos a medida que el efecto de proximidad entra en juego, ofreciendo una alternativa económica válida en determinadas situaciones. De hecho, en las muestras de la caja – prueba 3- no se aprecia la falta de cuerpo que es notoria en la prueba 2 donde no existía el refuerzo del efecto de proximidad.

Conclusiones

El Shure SM57 se convirtió hace años en un micrófono de referencia por méritos propios y todavía a día de hoy sigue siendo ampliamente solvente. De buen envejecer, muy duro y de precio moderado, este micrófono fácilmente adquirible debido a su gran distribución, parece que nos seguirá acompañando durante muchos años más.

El diseño de la rejilla que envuelve el diafragma es esencialmente el secreto de su éxito al permitir obtener una respuesta con un carácter muy agresivo al ataque de los sonidos, aunque por otro lado, lo convierte en un micrófono especialmente sensible a los campos magnéticos. Si lo que nos interesa de su sonido no es el ataque, y no nos importa una leve reducción en la zona aguda, el SM58 puede ser una alternativa en esos entornos ruidosos, ya que presenta unos 3dBs menos de ruido en esas situaciones.

En general, el SM57 se ve superado en todo por el MD441, salvo en el ataque característico asociado al rock que tiene al utilizarse con una caja. El e835 sí que presenta ese carácter, pero su sonido resulta demasiado brillante, y el MB85 tan solo salva los muebles en presencia del efecto de proximidad y en aplicaciones que no requieran ser manipulado durante la actuación, pues su aislamiento a las vibraciones es netamente inferior.

Ibon Larruzea
EL AUTOR

Ingeniero técnico industrial en máquinas eléctricas por la universidad pública vasca, músico, productor y audiófilo. Profesional del mundo sonoro desde el año 2000, y desde hace unos años dedicado al mastering, compaginándolo con la producción, en los estudios Euridia.

¿Te gustó este artículo?
22

Productos relacionados

Comentarios

Regístrate o para poder comentar