Grabación

Uso de micrófonos: batería

En este artículo...

Existen distintas técnicas para utilizar uno o varios micrófonos, muchas formas de ponerlos frente a una fuente sonora, posición, distancia, y siempre hay un micrófono que es el adecuado o el más idóneo en una situación específica para registrar un tipo determinado de sonido. Aquí vamos a seleccionar alguna de estas técnicas y podremos escuchar los sonidos sin ecualizar, y el ecualizado/procesado de dichos micrófonos, para dar algunas ideas de cómo posicionarlos y lograr un sonido de calidad.

Es muy importante elegir el micro más adecuado para registrar un sonido en concreto. Aquí voy a elegir para cada situación los micrófonos que, además de ser los aconsejados, son también los que considero los mejores para el registro de tomas en un estudio de grabación -en base a mi experiencia y gusto personal-.

El resultado final no depende sólo del micrófono, siendo la fuente sonora lo principal. El micrófono sólo registra el sonido de una fuente sonora con un carácter particular y natural, pero lo más importante es que la fuente de sonidos sea de buena calidad, ya que por ejemplo, no suena igual el violín más sencillo de una tienda de música que un violín Stradivarius auténtico. Si el instrumento no suena con calidad, de nada servirá usar el mejor micrófono o la mejor técnica, ni usar la mejor ecualización, el mejor previo, etc... nunca sonará igual que el Stradivarius, eso seguro.

La acústica del lugar en que se graba con micrófonos siempre influye de una manera activa en el proceso de este registro sonoro, tanto positiva como negativamente. Una buena acústica siempre afectará positivamente en la grabación, mientras que una mala será normalmente negativa.

3355_640.jpg

Bombo

Para el registro sonoro del bombo existen varias técnicas en base a qué sonidos queremos lograr, bien sea un bombo para jazz, rock, pop... se puede usar un solo micrófono, o más de uno.

También hay que tener en cuenta el tipo de parche a utilizar en la grabación, ya que influirá mucho en el sonido, además de qué forma se va a acondicionar dicho bombo para evitar armónicos molestos, dependiendo siempre del estilo y/o sonido que se desea.

En el bombo es también muy importante el tipo de maza a utilizar, ya que esto influirá mucho en la pegada del mismo y la definición. Una maza dura, por ejemplo, afectará al sonido dándole más pegada por los 2.000/3.000 Hz, definiendo mucho más el golpe, mientras que la definición de una blanda tipo fieltro no será la misma. Todo va relacionado con el estilo de la música y qué sonido es lo que estamos buscando, más allá de los micrófonos que usemos.

El sonido cambia evidentemente si es un bombo de 18, 20, 22 o 24 pulgadas; también afectan la profundidad del casco y el tipo de madera, etc.

En la foto esta el Shure Beta 52 a 5 centímetros del parche, lo hace que tenga una buena pegada del clic de la maza. Juega un gran papel si ésta es dura o blanda. 3356_640.jpg
3357_640.jpg En este caso añadimos un AKG D112 , que registra el sonido más grave del casco de madera del bombo (además del sonido de la pegada del parche con el Beta 52). Esto le da mucha más profundidad al sonido y unos graves contundentes. La mezcla de dos micrófonos da un sonido realmente potente y la posibilidad de que se pueda ajustar más a nuestro gusto. Podría usarse también un EV RE-20 o un Crown PZM-30D con muy buenos resultados.
Poniendo también un micro como el Neumann U87 a 1.5 mts de distancia del bombo se consigue además un sonido más acústico y en donde entra a jugar como siempre la acústica del estudio. 3358_640.jpg
3359_640.jpg Con un AKG D112 o un Shure Beta 52 detrás del bombo, a 10/15 centímetros del parche, conseguimos el sonido adecuado para jazz y también para heavy metal, con una maza dura ysubiendo un poco los agudos. Depende de lo que se esté buscando; no es una posición de mi agrado.

3360_640.jpg Micrófono Shure Beta 52

3360_640.jpg Micrófono AKG D112

3360_640.jpg Micrófono Neumann U87

3360_640.jpg Micrófonos AKG D112 y Beta 52

3360_640.jpg Los tres micrófonos juntos

SONIDO PROCESADO
3361_640.jpg
Micrófono Shure Beta 52
3362_640.jpg
Micrófono AKG D112

3360_640.jpg Micrófonos AKG D112 y Beta 52

3360_640.jpg Los dos micrófonos más el U87

Caja

El la caja es también muy importante el tipo de parche a elegir. Dependiendo del sonido que se quiera lograr, un parche cambia radicalmente el sonido; poco se puede hacer después. Un micrófono muy usado es el Shure SM57, que es un micrófono que puede resistir una gran presión sonora sin saturar.

Uno que me gusta particularmente para la caja es el AKG C414, que resiste muy bien el volumen de la caja, dando un sonido contundente y con mucho más cuerpo y claridad que el SM57. Otro micro puede ser también el Sennheiser MD441.

El Shure SM57, situado como en la foto, saca un sonido muy contundente; más si su inclinación es menor, y cuanto más cerca, más graves y más cuerpo. 3363_640.jpg
3364_640.jpg El AKG C414 tiene un sonido con mucho cuerpo. Cabe destacar que la posición de los micrófonos depende mucho de cómo se usen las timbalas, ya que a veces es muy difícil situar los micrófonos, sobre todo este.
Pondremos debajo un AKG C451, para captar el sonido de la bordona de muelles. Otro micrófono podría ser el Neumann KM184; estos micrófonos deben tener fase invertida. 3365_640.jpg

3360_640.jpg Micrófono AKG C414

3360_640.jpg Micrófono Shure SM57

3360_640.jpg Micrófono AKG C451

3360_640.jpg Los tres micrófonos juntos

SONIDO PROCESADO
3366_640.jpg
3367_640.jpg
3368_640.jpg
Micrófono SM57
Micrófono C414
Micrófono C451

3360_640.jpg Los tres micrófonos procesados

Timbalas

En el registro de las timbalas el micrófono generalmente más usado es el Sennheiser MD421, el cual considero el mejor. Como siempre, hay que elegir un parche acorde al sonido que buscamos y el tipo de armónicos que queremos, o si buscamos un sonido seco. La correcta afinación es fundamental para lograr un sonido profundo y natural, como en el resto de la batería.

Pueden usarse también otros micros como el Shure SM57 o el Sennheiser E604, que es pequeño y viene con base para la timbala.

En los años 70-80 era muy común ver las timbalas con un solo parche, y también el hecho de situar los micrófonos por debajo -como Carl Palmer-, pero en este caso usaremos timbalas con doble parche, lo más utilizado actualmente.

En los parches de las timbalas usamos en este caso un pequeño fieltro pegado al parche para quitar armónicos, y un Sennheiser MD421 -como muestran las fotos-, a unos 5 centímetros del parche. Hay que destacar que, por la posición de éstos, si el batería no sitúa los platillos un poco altos es difícil colocarlos, porque son un poco voluminosos.

3369_640.jpg 3370_640.jpg 3371_640.jpg
Timbala 12
Timbala 13
Goliat 16

3360_640.jpg Los tres micrófonos Sennheiser MD421

SONIDO PROCESADO
3372_640.jpg 3373_640.jpg 3374_640.jpg
Timbala 12
Timbala 13
Goliat 16

3360_640.jpg Los tres micrófonos procesados

Platillos

Los platillos requieren micrófonos de condensador; con ellos, la respuesta de frecuencias en agudos es mejor. Se pueden usar dos micrófonos formando un estéreo, como dos AKG C451 o Neumann KM184, o varios micrófonos, dependiendo de la posición de los platillos y cuántos se utilicen.

Muchas veces el ride necesita un micrófono aparte; los splash a veces también, pero todo esto depende de la situación en particular y el tipo de platillos que se usen y la cantidad de los mismos. Todo es muy relativo.

3375_640.jpg

En el charleston, un micrófono como el AKG C451 o un Neumann KM184 es suficiente.

Los platillos en este caso llevan dos micrófonos AKG C414 y un Neumann U87 en el medio.

3376_640.jpg
3377_640.jpg

Aquí tenemos dos AKG C451 en forma de XY; también podrían ser dos Neumann KM184.

3360_640.jpg Micrófono AKG C451

3360_640.jpg Dos AKG C414 y Neumann U87

3360_640.jpg Dos AKG C451

SONIDO PROCESADO (en este caso sólo hay un BBE Sonic Maximizer)

3360_640.jpg Charleston AKG C451

3360_640.jpg Platillos con tres micrófonos

3360_640.jpg Platillos con dos AKG C451

¿Te gustó este artículo?
32
Comentarios

Regístrate o para poder comentar