Grabación

Micrófonos atípicos elegidos por grandes maestros

Podrías pensar que los grandes productores e ingenieros usan siempre los mismos micrófonos vintage que se han hecho tan famosos ya como ellos mismos, pero no es el caso. Los U47, C-12 y U67 tienen su merecido lugar en el salón de la fama, por buenas razones. Pero, dicho esto, es interesante comprobar que a veces algunos de esos grandes profesionales prefieren otros micros menos conocidos. Aquí tenéis algunas elecciones de micrófonos poco usuales, y los maestros que optan por ellas.

Shure SM7

Shure SM7

Este era uno de los favoritos de Bruce Swedien y Quincy Jones; estuvo presente en cada toma vocal de Michael Jackson, combinado con una Neve 1084 y un UREI 1176.

El SM7 es realmente un SM57 con esteroides, con una respuesta en frecuencia ampliada y más suave, aunque con un nivel de salida ciertamente bajo (prueba un Cloudlifter para darle más potencia). Yo también lo utilizo en mi podcast Inner Circle, cuando corresponde.

Sony C-800G

Sony C800G

Aunque este fue el micrófono insignia de Sony, quedó olvidado en cierta manera hasta que Dr. Dre empezó a usarlo en sus grabaciones y producciones. Desde ese momento, el C-800G se ha convertido en el micro preferido para voces de hip hop, enchufado a un canal Avalon 737-SP.

Utiliza una válvula 6AU6 (muy poco frecuente en micrófonos, aunque es fácil de encontrar), y un sistema de refrigeración Peltier único (con las ranuras en la parte trasera). Por cierto: si este micro no se utiliza en un ángulo de 90º, la refrigeración no funciona y la respuesta en frecuencia se altera.

Telefunken U48

Telefunken U48

El U47 es el micro que se llevó toda la fama, pero el U48 se encargaba de todo el trabajo en Abbey Road Studios. El productor George Martin tomó partido por este micro en todas sus grabaciones de los Beatles.

¿En qué se diferencia de un U47? El U48 puede alternar entre patrón polar cardioide y figura de 8, mientras que el U47 lo hace entre cardioide y omnidireccional.

Shure SM57

Shure SM57

Aunque muchos ingenieros optan por el 57 como un caballo de batalla para cajas y amplificadores de guitarra, el productor Rick Rubin le da otros usos: es su "micrófono mágico" en muchos de sus proyectos con Red Hot Chili Peppers, Johnny Cash y Tom Petty. A Rubin le gusta usarlo en situaciones que otros ni soñarían, como el bombo y las voces.

Lo que hay que tener en cuenta es que el hecho de que un micrófono sea "vintage" o muy caro no significa que sea el apropiado para trabajar. Utiliza tus oídos y no tus ojos al grabar, y que no te inquieten las elecciones de micro poco corrientes, porque muchas veces el equipo tiene menos influencia en el sonido de lo que puedes creer.

Bobby Owsinski
EL AUTOR

Bobby Owsinski es un veterano de la industria de la música que ha trabajado en más de cien producciones y da cursos en Berklee College of Music, Trebas Recording Institute, Nova Institute y Lynda.com. Varios de sus 24 libros, como Mixing Engineer’s Handbook y The Recording Engineer’s Handbook, están entre los más vendidos del sector. Web de Bobby Owsinski.

¿Te gustó este artículo?
17
Comentarios
  • #1 por Guillermo Sanchez de Cos hace 3 semanas
    Always interesting. Thanks.
  • #2 por Alexandre Pulido hace 3 semanas
    Dr.Dre utiliza el c800g con el 1073 ya que se complementan muy bien, un micrófono muy brillante con un previo con cuerpo.
  • #3 por zumayvan hace 3 semanas
    me encanto
  • #4 por pablin_drummer hace 3 semanas
    Amen!!!
  • #5 por Maniak hace 3 semanas
    Sony C800G + BAE 1073D + CL1B!
  • #6 por mampy hace 3 semanas
    Curioso.
  • #7 por xabieresq hace 3 semanas
    "muchas veces el equipo tiene menos influencia en el sonido de lo que puedes creer"

    bueno, en el caso de los micrófonos no lo tengo muy claro..
  • #8 por segado hace 3 semanas
    con buena P (preamplificacion de micro) bien se F (fulmina el trabajo) Y siiiii el equipo influye munnnnncho pero a veces cuando no nos llega la pasta nos consolamos diciendo que el equipo no es tan importante y bla ala ala ala
  • #9 por Casuso hace 3 semanas
    Curioso ese Sony, parce el resultado de una noche loca entre una Vespa y un Brauner
    2
  • #10 por StudioThos hace 3 semanas
    Pues yo siempre he preferido un sm58a un sm57 en las mismas condiciones ;)
  • #11 por superlimon hace 3 semanas
    Yo tengo 3 sm58 y ningún sm57 y les he quitado la rejilla muchas veces para percusión y amplis....
  • #12 por NoRobot Audio hace 2 semanas
    Atipicos??? No se, pero yo siempre he oido y leido sobre esos micros para voz ¿?

    Quizas en su momento lo eran, pero hoy en dia son clasicos, todos ellos.

    EL SM7 y el SM57 se parecen porque usan una capsula muy muy parecida derivada del Unidyne III, el SM7 suena mas limpio, con mejor respuesta a transitorios y con un nivel de salida mas bajo porque no usa transformador a su salida. Al SM57 mucha gente le quita el transformador de salida y practicamente consigue un sonido aun mas parecido al SM7, a mi personalmente me gusta mucho mas el 57 sin trafo de salida.

    El U47 y el U48 son axactamente el mismo microfono salvo la polarizacion de la capsula en el modo no-cardiode que hace que el 47 sea omni y el U48 fig. de ocho. Si lo vas a usar en modo cardiode te da igual uno que otro.

    El Sony C800G usa una capsula estilo nuemann K67/K870 (ademas una buena copia japonesa) cápsula que se ha usado en el U67 y en el U87Ai, así que tampoco parece un microfonotan atipico para usar en voz.

    No se si estos articulos de Owsinski llevan mucho tiempo escrito y ahora hispasonic los ha licenciado, pero a mi me da esa impresión.

    Un saludo y gracias en cualquier caso por el articulo!

    :plasplas:
    1
  • #13 por Mister Carrington hace 2 semanas
    Quizás a este artículo le falta un poco de formación tras la información. En mi opinión de abuelo cebolleta creo que es muy importante experimentar para optimizar.

    En el campo de los micrófonos se pueden conseguir maravillas o desgracias con movimientos de +/- 1 cm en cualquier eje o arco. Ahí entra la diferencia entre un profesional u otro. Tener que improvisar un cambio de micrófono por alguna desgracia de rotura, olvido o accidente no es fácil, pero ese 'conocimiento' para exprimir opciones es lo que te diferencia como buen profesional (solucionador de problemas) o mal profesional (quejicoso infinito sin opciones).