Review del Numark NTX1000, aire fresco en los platos profesionales
DJ

Review del Numark NTX1000, aire fresco en los platos profesionales

    En este artículo...

A pesar de que actualmente Numark es especialmente popular por comercializar controladores para Serato, hubo un tiempo en el que su gama de platos TTX fue especialmente apreciada por los discjockeys especializados en la disciplina del turntablism, incluso esos platos fueron considerados como una alternativa muy a tener en cuenta a los clásicos Technics y han sido el arma elegida por muchos DJs en competiciones. ¿El motivo? Numark fue una de las marcas pioneras en comercializar platos que suponían una alternativa real a los Technics, con un poderoso motor que encandiló a los turntablistas que veían como el alto par motor resultaba especialmente útil para las diferentes técnicas de scratch. A pesar de que el motor no era 100% invento de la marca americana, todo el resto del plato estaba totalmente personalizado y su diseño estaba pensado para ponerlo cómodamente en posición de batalla –hasta el pitch podía reorientarse–, además de incluir extras excelentes como brazos en S y recto intercambiables por el usuario, salida digital, un diseño eléctrico que no necesitaba toma de tierra externa o una pantalla con contador de BPM.

 

 

Ahora Numark forma parte de InMusic, y aunque ha estado tiempo sin renovar sus platos de gama profesional –el TT250USB es gama media– parece que el gigante del equipamiento musical está reactivando todos los sectores de las marcas que le pertenecen, y la hora de que Numark vuelva a lanzar un plato profesional ha llegado con el NTX1000, un plato que hereda algún elemento de aquellos maravillosos TTX y lo combina con un curioso diseño basado también en otros productos anteriores de éxito de la marca, resultando en un producto que podrá interesar a DJs de club y de turntablism.

Diseño externo y controles

El NTX1000 tiene un diseño rectangular que combina el layout de controles de los clásicos Technics con el diseño industrial basado en combinar negro mate, gris metalizado, tornillos a la vista y líneas rectas que ya empleó Numark en la mesa mezclas X5 y en el controlador V7, así como también en el controlador NS7. La parte superior es de aluminio pintado en negro mate, pero –oh, sorpresa– los laterales del chasis exterior son totalmente de plástico pintado con un acabado metalizado en gris y negro. El cuerpo del plato no tiene la típica forma de bloque rectilineo si no que es de líneas oblicuas en los laterales, dando lugar a un producto que si se ubica en los laterales de una mesa X5 parecería que han sido diseñados a la vez. El uso intensivo del plástico hace que el plato tenga menos masa que otros modelos que hay en el mercado, bajando hasta poco más de 9,3kg –Numark da una cifra más baja en las especificaciones pero al parecer es porque indica el peso del cuerpo del plato y la bandeja por separado–  que es menos que otros modelos de características similares que rondan entre los 12 y los 14 Kg; este bajo peso hace dudar inicialmente un poco de la capacidad del plato para resistir vibraciones en un entorno de alta presión acústica. Por otra parte también es cierto que facilita su transporte, haciendo que un conjunto de flightcase + plato tenga el mismo peso que sólo un plato de otras marcas. Lo cierto es que probablemente la facilidad de transporte satisfaga a los DJs de turntablism, entre los que son habituales las quedadas y el llevar sus propios platos para demostraciones y competiciones ya que dada la precisión de sus técnicas siempre prefieren usar el mismo plato con el que han practicado.

La bandeja del plato es exactamente la misma bandeja de aluminio moldeado que ya se empleaba con la serie TTX, mismo diseño y acabado “antigrip” que Numark asegura que mejora el deslizamiento del slipmat que hay bajo el vinilo. El método que emplea Numark para la fijación de la bandeja al motor y la forma en que se transmite la rotación a la misma es prácticamente la misma que ya se empleaba en los TTX y que difiere bastante de la competencia. Mientras que otros fabricantes emplean una fijación directa al espárrago del motor y una corona bajo la bandeja recibe directamente el empuje magnético del stator, Numark coloca una pieza giratoria sobre el stator –en este modelo de hecho la pieza tapa todo el stator– y la bandeja encaja sobre esta pieza. Hay que estar al tanto de este método a la hora de ensamblar la bandeja porque a diferencia de otros platos en los que podemos  encajar la bandeja en cualquier posición, en este tipo de plato hay que alinear los pivotes inferiores de la bandeja con los orificios de la pieza que tapa el stator. 

Las patas del plato nuevamente son otro elemento tomado de los TTX, y sinceramente quedan perfectas en este plato. Son totalmente de goma y tienen un diámetro mucho mayor que las de los  clásicos Technics lo cual en teoría debería otorgarnos una buena estabilidad del dispositivo y una apropiada absorción a través de ese elemento.

El brazo del plato es otro elemento en el que Numark a vuelto a dejar su impronta personal y difiera notablemente de los Super-OEM que hay en el mercado, ya que el brazo se siente algo más pesado que los de sus competidores y tiene un ensamblaje bastante bueno. Además el brazo tiene un acabado en negro mate igual al de la tapa superior, lo que le confiere cierta elegancia estética al conjunto. Debo indicar que me costó un poco más de lo normal encajar el contrapeso del brazo así como calibrarlo adecuadamente –hay que hacerlo con bastante precisión–, pero una vez ajustado correctamente con las cápsulas Ortofon que monté para las pruebas –se realizaron tanto con modelos Concorde de una pieza como con modelos OM montados sobre un portacápsulas estándar– el brazo demostró no dar ningún problema, incluso haciendo alguna barbaridad de scratch. Lo único negativo que merezca la pena mencionar sería la pinza de plástico que mantiene el brazo fijo mientras no se usa y la palanca de bloqueo de altura, que parecen fabricadas en un plástico algo endeble que habrá que tratar con cuidado.

Respecto a los controles y botonería del plato, todos los botones están hechos en plástico negro, el montaje está bien y parecen duraderos, aunque su pulsación es algo ruidosa. El interruptor de encendido es exactamente igual que el de los Technics, aunque su luz estroboscópica es un elegante blanco de LEDs –igual que toda la iluminación del plato–; como punto positivo, el interruptor es notablemente más duro que accionar que los de los clásicos SL-1200MK2, con lo que no existe el peligro de accionarlo de manera accidental al pasar la mano rápido cerca. El control de pitch es bastante suave de accionar y tiene tanto click central como un botón de reset en la parte inferior que bloquea el pitch en 0% sea cual sea su posición. El plato dispone de tres rangos de pitch, 8%, 16% y 50% seleccionables cíclicamente desde el botón “Range”. Todos los botones antes mencionados tiene iluminación en LEDs blancos. Finalmente el plato tiene dos controles para regular el tiempo de arranque y parada del plato. La luz de la aguja es retráctil, con un mecanismo que parece muy sólido, y curiosamente emplea una bombilla en lugar de un LED.

Para cubrirlo todo el plato incluye una tapa de policarbonato transparente y ligeramente ahumado con los bordes biselados y se incluyen unas bisagras opcionales por si la queremos dejar fija en el plato. El único problema de las bisagras es que si colocas el plato en posición de batalla, el plato colocado a la derecha del mixer quedará ligeramente separado de la mesa por los enganches de las bisagras; no obstante estos enganches pueden desatornillarse por el usuario.

 

Conexiones

Las conexiones del plato merecen mención especial. No es la primera vez que vemos platos modernos con las conexiones empotradas en una cavidad del cuerpo del plato, pero las del NTX1000 están empotradas en el lateral derecho del plato, y el hueco que se ha hecho en el cuerpo para empotrarlas es bien profundo. Esto claramente es un guiño a los DJs de turntablism, que podrán ubicar así comodamente los platos en posición de batalla sin tener problema alguno con los cables; para los DJs de club no será ningún problema, ya que gracias al gran tamaño del hueco de las conexiones y la forma oblicua de los laterales los cables pueden doblarse un poco sin problema y pasarse por debajo del plato. Ya que nombro los cables aprovecho para deciros que el cable RCA que viene incluido con el plato es recomendable no emplearlo ya que es bastante sensible a distorsiones, merece la pena utilizar un cable de calidad que adquiráis en vuestra tienda de confianza.

Concretando las conexiones, está la típica conexión para el cable de alimentación IEC, la salida RCA de audio con señal conmutable entre phono y línea –mediante un pequeño interruptor–, y un puerto USB tipo B. El puerto USB al conectarlo a un ordenador es detectado como un dispositivo de audio con dos canales de entrada a 16 bits y 44kHz, y permite digitalizar el sonido de los vinilos; siempre que se use el puerto USB el interruptor de la salida de audio debe estar en la posición de línea. Y no, no está la típica toma de tierra, ya que el plato está conectado a tierra a través del conector IEC, así que un cable menos molestando.

En uso 

Todos sabemos lo que hace un plato profesional, o al menos lo que se espera de él, así que para explicar su funcionamiento mejor vayamos directamente a explicar la respuesta de ciertas cuestiones de los platos que son a las que los DJs dan auténtica importancia.

Estabilidad y precisión

Al revisar las especificaciones técnicas del plato y revisar el dato en el que suele fijarse mucha gente, el de wow/flutter, Numark genera un poco de confusión ya que en su web indican que es menor de 0.05%, mientras que en el manual aseguran que es menor de 0.15%. Así que ante datos tan dispares, decidí realizar rápidamente mediciones propias, para ello hay varios métodos pero uno de los más rápidos y efectivos es emplear una aplicación móvil que utilice el los sensores de posición y el acelerómetro del dispositivo para realizarla; personalmente empleo RPM para iOS –esta aplicación la recomienda Rega, prestigioso fabricante de platos– y tras varias mediciones detecté para mi sorpresa un wow/flutter alrededor de 0.03%, inferior que las cifras que entrega Numark. Supera con creces a cualquier Super-OEM, hasta ahora prácticamente todos los platos de este tipo indican en las especificaciones de wow/flutter el dato de “menor de 0.1%”. Adicionalmente realicé pruebas con DVS, y los resultados fueron muy buenos también; puse el NTX1000 contra un Technics SL-1210MK5 usado sólo en estudio sin humos, ambos con agujas compradas a la vez y mismo desgaste, parejas de vinilos de código de tiempo comprados a la vez –utilicé tanto vinilos de Rekordbox como de Serato, ambos usan portadoras de 1kHz–, la misma canción sonando en cada deck y en la misma posición de reproducción. Las pistas aguantaban acompasadas durante algo más de 5 minutos sin problemas, curiosamente siempre al desacompasarse era el NTX-1000 el que se adelantaba lentamente. Las fluctuaciones de pitch que reflejaba el DVS eran muy similares en ambos platos. Sencillamente fantástico para el precio que tiene este plato.

El tracking del plato –labor que depende principalmente del brazo y su base– es muy bueno, pero como decía antes, tienes que calibrar muy bien el brazo. La escala del antiskate por cierto es la primera que veo que llega hasta 13 gramos. Una vez perfectamente nivelado, equilibrado y ajustado, el brazo mantiene perfectamente sobre el surco la aguja ante cualquier manipulación normal e incluso con algo de scratch abusivo –y sin estar usando una cápsula/aguja específica para estos menesteres–. 

Extendiéndome en lo que explicaba antes en el artículo sobre que el brazo es ligeramente diferente a los que se suele ver en los Super-OEM que pueblan el mercado, debo remarcar que muchos elementos del mismo son muy parecidos al que monta el Denon VL-12 –que por cierto, también monta las conexiones en el lateral derecho–. Todo esto me hace comenzar a pensar que el NTX1000 mantiene suficientes coincidencias en diseño y características como para ser una versión más económica de ese plato. 

Sonido

La relación señal/ruido es de -50dB, que es más o menos coincidente con la mayoría de Super-OEM, que se mueven entre -50 y -55dB, y también con los -56dB que alcanzan los Technics. El sonido es nítido tanto empleando la salida de audio en modo phono como en línea, quizá en phono con la ganancia muy alta se puede apreciar una lejana interferencia eléctrica, pero tampoco es algo destacable porque el nivel de ganancia a aplicar es tan alto que realmente se sale de lo que serían niveles operativos normales –casi cualquier disco distorsionaría a ese nivel–. El previo phono que incorpora el plato es bastante mejor de lo que me esperaba, habitualmente este tipo de previos montados en platos suelen maltratar los agudos, pero este no es el caso. 

A continuación, y para que saquéis vuestras propias conclusiones sobre el sonido, os dejo tres grabaciones; por limitaciones técnicas nuestro reproductor web únicamente reproduce archivos MP3, pero pienso que las posibles diferencias se pueden apreciar igualmente. Se trata del mismo fragmento de un disco, la primera grabación es el NTX1000 con la salida en modo phono, la segunda en modo línea, y la tercera es un Technics SL-1210MK5 con su salida phono –no tiene otra–:

Respuesta a la manipulación

Es curioso que nuevamente Numark aporte datos algo contradictorios en las especificaciones ofreciendo un dato peor del que realmente cumple el plato, y es que en el tiempo de arranque figura en las especificaciones que necesita 0.7 segundos, el mismo tiempo que un Technics, aunque realmente arranca más rápido. Aunque no he podido medirlo con exactitud, en todas las pruebas que he hecho poniendo el NTX1000 contra un Technics, el NTX1000 siempre arrancaba más rápido; esto lo he probado poniendo la misma canción en el mismo punto de reproducción usando DVS y arrancando los dos platos a la vez.

Respecto al comportamiento del plato haciendo las típicas manipulaciones para frenar o acelerar una canción con el fin de acompasarla con lo que suena en el otro plato, indicar que el frenado es donde más cuidado hay que llevar porque la respuesta es inicialmente más dura que en un Technics pero luego es fácil “pasarse de frenada” –y nunca mejor dicho–. A la hora de acelerar una canción la respuesta es prácticamente la misma. En resumen, una buena respuesta, aunque hay que pillarle el tacto, lo cual tampoco es muy dramático ni requiere demasiado esfuerzo.

¿Estamos ante un Super-OEM? Pues resulta que no

La clásica pregunta que se harán la mayoría de usuarios habituales de platos al leer algo sobre un plato nuevo es siempre la misma: “¿Es un Super OEM más o estamos ante un desarrollo nuevo?”

En un mercado actual con montones de platos Super-OEM lo más lógico es pensar que cualquier nuevo plato no es más que otro Super-OEM rematado a gusto de la marca que lo comercializa, pero tras probar a fondo el NTX1000 tuve serias dudas de que fuera el caso. 

El hecho de que el par motor sea ligeramente distinto al de los Super-OEM –4kg/cm para este modelo y 4.6kg/cm para los Super-OEM–, y el hecho de que tuviera un wow/flutter mucho más bajo, que monte un brazo distinto y además emplee un sistema de anclaje de la bandeja al motor también diferente, alimentó mis sospechas. Para despejar mis dudas, y averiguar si Numark ha hecho como sus socios de Denon y han creado un plato totalmente propio, hice lo más obvio que se puede hacer: preguntar al fabricante –en este caso al distribuidor en España–, y esta fue la respuesta que obtuve: “El NTX1000 es de fabricación propia”. Una respuesta clara y directa.

Conclusiones

El NTX1000 es de los pocos platos que he visto últimamente llegar al mercado y cumplir con su slogan de marketing: “No es como el resto”. Efectivamente Numark ha hecho un plato diferente, la distribución de las conexiones especialmente pensada para los amantes del turntablism, el motor con una precisión mejorada con respecto a otros rivales en el mercado y un brazo que parece aguantar bastante bien la aguja en el surco ante cualquier tipo de manipulación, así lo demuestran. Por otra parte el diseño espartano y con toques industriales me parece francamente elegante.

Obviamente no es perfecto, y debemos recordar que su relación señal/ruido sí que es como la de otros muchos platos y no tiene nada de excepcional –aunque esto si usas DVS te dará exactamente igual– , y el uso intensivo de plástico para la construcción del cuerpo del plato tirará para atrás a muchos. Pero cuidado, recordemos que estamos frente a un plato de 400€, y que en el mercado actual platos con un motor con una fuerza similar pero menos precisión tienen precios que comienzan un poco más arriba, alrededor de los 450€; también debemos recordar que hay platos bastante peores como el PLX-500 por 50€ menos. 

Lo mejor:

  • Ideal tanto para turntablistas como para DJs de club.
  • Precio muy competitivo.
  • Fabulosa precisión del motor.
  • Diseño muy elegante, y muy acertada ubicación de las conexiones.

Lo peor:

  • Relación señal/ruido mejorable.
  • Uso muy intensivo de plástico.

Más información | Numark

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios
  • #1 por Banana-Techno hace 3 semanas
    Tienen buena pinta pero seran mejores que mis actuales Rp7000?
  • MOD
    #2 por Teo Tormo hace 3 semanas
    #1 He probado los RP7000 y RP8000 y estos me han gustado más. Pero es algo muy personal.
    1
  • #3 por Banana-Techno hace 3 semanas
    Por lo que he entendido fluctua menos el pitch es mas preciso y el brazo tiene mas aplomo, osea mas parecido a Technics en ese sentido.
    Pues me lo voy a tener que plantear...
    Gracias por tu curro Teo Tormo!
  • #4 por loomy hace 3 semanas
    #3 por Banana-Techno

    Si quieres un pitch muy preciso, el Rp-8000 es el más preciso del mercado actual.
    1
  • MOD
    #5 por Teo Tormo hace 3 semanas
    #4 te puedo llevar un poquito la contraria? :besito:
    Yo creo que este es igual o más preciso, y sobre cuál es el más preciso del mercado, sin haber probado –yo, quiero decir– los 1200-GR no me atrevería a pronunciarme todavía. Y bueno, el VL12 llega el mes que viene.
  • #6 por Banana-Techno hace 3 semanas
    Pensaba que el Rp7000 y 8000 eran iguales en cuanto a pitch.
    Estaba equivocado claramente.
  • #7 por Jose Viera hace 3 semanas
    Yo tenía entendido que el RP7000 y 8000 son el mismo plato solo que el 8000 tiene los pads para usarlo como controlador usb de Serato.
    Por lo demás, mismo motor, brazo, base etc...

    Yo tengo una pareja de PR-7000GLD, y me tienen encantado, pero me gusta que el resto de marcas se den caña entre ellas, así gana el consumidor.
    1
  • #8 por .pblht hace 2 semanas
    ¿qué tal es el brazo? ¿viene bien ensamblado o pasa como en algunos super OEM que tenían algunas unidades cierta holgura? Leyendo la review, estoy pensando seriamente en comprar uno