Sintetizadores

Review de Roland JD-XA, un sinte que fusiona lo analógico y digital

Excusatio non petita...

Una review un año después de la aparición de un producto no es habitual, lo reconozco. Así que os daré razón sobre qué me lanzó a hacerla: la llegada de un banco de sonidos/secuencias muy peculiar redespertó mi curiosidad por el JD-XA. Y ya puestos he aprovechado para realizar una 'review', dado que no hubo ocasión entonces aunque sí hubo ganas.

Al fin y al cabo era y es todavía un sinte singular por dos cuestiones en las que sigue destacando y que hacen de él un 'rara avis':

  • Su fusión analógico+digital, haciendo convivir en un mismo sinte 4 voces analógicas multitímbricas y un sinte tipo Rompler/S&S de 64 voces y 4 timbres.
  • Un generoso panel capaz como pocos de extender acertadamente el control manual no sólo sobre las voces analógicas, también sobre las complejas voces digitales.

Tanto esas dos características como la paleta de sonidos que está llamado a cubrir hablan de un teclado para crear sonidos 'de sintetizador' más que de un rompler generalista. No busquéis aquí las siglas 'GM' por ningún sitio. Es un sinte para quienes gustan de la síntesis creando y modificando sonidos, y el panel y los resultados son más que atractivos.

JD-XA
roland.com

El banco al que me refiero como disparador de mi renovado interés es el que regala el italiano Gattobus, autor de dos exitosos e imprescindibles vídeos que recrean grandes éxitos de música con sintetizadores desde un JD-XA. Esos dos vídeos le han cosechado un buen número de visitas y sobre todo el reconocimiento general a su labor de reconstrucción. Todo un 'greatest hits' que reúne autores y estilos para todos los gustos pero siempre con la referencia 'electro'. Gattobus regala ahora un excelente banco de sonidos y secuencias que usó en esos dos vídeos ampliado con algunas canciones más hasta totalizar 32, que está disponible para descarga en googledrive y del que os doy más detalles al final.

Respecto a sus vídeos, si no los habéis visto, no dejéis de hacerlo. Ilustran como pocos la potencia del JD-XA, grabado sin más adornos ni procesamiento y con todo el secuenciamiento de bases resuelto con el propio sintetizador. Los encontraréis en ese apartado final en el que también menciono otro nutrido juego de bancos gratuitos para JD-XA creado y ofrecido por Roland a través de su web Axial.

El 'crossover synth' en resumen

Roland JD-XA ofrece una singular combinación de 4 voces analógicas independientes y 4 secciones digitales repartiéndose otras 64 voces. Una forma atípica de zanjar el debate A vs D, mediante la solución ‘todo en uno’. Los sonidos que requieran lo analógico pueden usar las 4 voces analógicas de forma polifónica o bien generando 4 voces monofónicas con timbres distintos, mientras la versatilidad y complejidad digital tienen su hueco en otras 4 secciones con polifonía dinámica que alcanza las 64 voces.

Las partes analógicas ofrecen recorrido. No renuncian a contar con dos osciladores, a cuestiones como sync/anillo/crossmod, al drive o al carácter multimodo (incluso multirespuesta) de los filtros, o a la presencia de un HPF en cadena con el filtro principal. Además el control con envolventes y LFOs digitales hace que estén presentes en alto número, sin esquivar respuestas ágiles (por ejemplo los LFO alcanzan los 150Hz).

Las partes digitales sin ofrecer el tipo de respuesta de un 'VA' avanzado, están en línea con la calidad de cualquier 'rompler' moderno. En particular con la sección 'supernatural synth' del módulo Integra-7. Sus 450 formas de onda sitúan a JDXA en los sonidos más de sinte y teclista. La presencia de formas de onda de instrumentos acústicos es sólo testimonial, sin que haya sonidos de batería ni tampoco el clásico repertorio tipo General MIDI o un piano hiperealista. Encontraremos sin embargo un nutrido conjunto de referencias a sonidos de sintes.

No menos llamativa que esa personalidad dual, es también ambiciosa su concepción del interfaz de uso, y tras haberla probado me quedo con las ganas de que este tipo de ideas cuaje y se repita en el futuro, tanto por Roland como por otros fabricantes. El panel permite la edición tanto de las voces analógicas como de las digitales con una envidiable facilidad.

Cuestiones las comentadas que apuntan hacia la que entiendo como vocación o lugar del JD-XA. No pretende ser un añadido de voces analógicas sobre una workstation sin secuenciador. Hay secuenciador pero limitado, no es su argumento, y los sonidos no cubren las paletas de una workstation/rompler al uso. Hay que entenderlo como sinte que gusta presumir de lo electrónico y no busca la imitación de lo acústico. Está claro qué aportan sus voces analógicas: aquellas cosas en las que sólo lo analógico o un VA de alto standing y baja polifonía puede aguantar el tipo como modulaciones ultra veloces, sonidos hiperagudos sin alias, sync y PWM limpias, respuesta 'natural' del filtro, etc. Respecto a las digitales, el hecho de compartir motor con Integra es sólo una cuestión tecnológica: usan las mismas tripas. Pero la sección digital del JDXA mira también sin distracciones hacia el terreno de los sonidos 'de sinte', no pretendiendo ser sustituto de ningún rompler ni pudiendo reemplazar al Integra. El panel redondea esa vocación aportando sensaciones todo lo cercanas posibles al ideal de 'un parámetro, un control' y la irrelevancia de la pantalla, de uso secundario y libre de navegación por menús anidados.

El arsenal de efectos es amplio, y junto a una reverb y un delay generales aparecen otros dos efectos globales seleccionables, más uno dedicado para cada una de las secciones analógicas y digitales (8 en total), sin contar entre ellos las EQ adicionales existentes en cada una de las 8 secciones. No falta un flexible vocoder ampliamente ajustable, con su correspondiente entrada de micro, ni la posibilidad de hacer pasar las secciones digitales o una fuente externa por los filtros analógicos, para completar un sintetizador camaleónico.

Hay más cosas en JD-XA, por ejemplo arpegiador o secuenciador, así como algunos elementos inesperados en el apartado de conectividad, pero para un resumen son los anteriores los que veo relevantes y más distintivos.

Las placas verdes y rojas, digitales y analógicas del JD-XA
roland.com

Un panel ejemplar

Más allá de que sea llamativo, que lo es, el panel de JD-XA es para mi gusto todo un acierto. No lo digo tanto por su material y legibilidad, destino de muchas críticas, como por su enfoque hacia la forma de hacer usable un sinte complejo. El número de parámetros de cualquier sinte actual desborda la capacidad de cualquier panel, y este JD-XA aporta una solución eficaz.

Un sintetizador de tipo rompler/workstation moderno usa varias secciones, aquí llamadas 'partials', para construir cada sonido. Cada uno de los 3 'partials' de un sonido digital del JD-XA es un potente sintetizador en sí mismo, con oscilador/filtro/envs/lfos. Se acumulan así cientos de parámetros en la creación de cualquier sonido. Pero el panel llega a hacer editables los parámetros más habituales de forma directa y pudiendo muy velozmente editar ya sea detalles específicos de un 'partial' o actuar globalmente sobre todos los 'partials' de un sonido.

Cuando, como es habitual, en un programa estamos combinando varios sonidos tanto analógicos como digitales en capas o zonas, hay también facilidades para hacer que el panel actúe de forma individual o conjunta sobre los varios sonidos y parciales que forman un programa, con la única limitación de que las voces deberán ser o bien del grupo de las análógicas o bien del grupo de las digitales. Podemos elegir cualquier combinación de los 4 sonidos analógicos para editarlos en grupo, y otro tanto sucede en el apartado digital en el que además podremos determinar si la acción será sobre todos o sólo algunos de los 3 parciales de esas voces digitales.

Las sensaciones son de una inmediatez muy agradecida tanto al crear sonidos como al manejarlos en directo. Es muy rápido ver qué papel juega cada uno de los sonidos y elementos dentro de un programa silenciando unos u otros, y luego es igualmente sencillo retocar exactamente aquello que necesitemos, sea una parte o el todo.

JD-XA
roland.com

Los controles son agradables al tacto y con buen agarre, con recorrido suficiente en los faders y espacio amplio entre los potenciómetros para poderlos abrazar con comodidad. Ciertamente hay algunos parámetros que escapan a esos controles dedicados. Por ejemplo la mayoría de los parámetros de los efectos (ya ellos sólos se cuentan por decenas, inabarcables en ningún panel) o aspectos tales como la reacción a la velocidad, o las rutas de modulación, entre otros. En definitiva, parámetros que no serán los habitualmente requeridos en el uso en vivo. A ellos se llega a través de la pantalla LCD y sus botones asociados, pero de una forma que cabría definir como 'contextual'.

Cada vez que actuamos sobre los controles de un LFO, de una envolvente, de un filtro... la pantalla se sítúa automáticamente en el parámetro modificado. Lo hace tanto para poder ofrecer la presentación/lectura del valor como para permitir moverse con los botones parámetro anterior/posterior visitando otros parámetros asociados. Ciertamente los controles físicos del filtro son muchos (frecuencia, resonancia, drive, ADSR, keytrack, env amount,...) pero junto a ellos y accesible sólo vía pantalla, está el grado de actuación de la velocidad sobre la frecuencia de corte, por ejemplo. De esa forma cuando queramos actuar en alguna parte del sintetizador y no encontremos un control dedicado, no hace falta especial navegación ni menús en cascada. Sencillamente tras visitar algún parámetro sí accesible de esa parte podremos recorrer sus 'otros' parámetros ocultos con la sencillez de un simple 'avanzar' parámetro y botones de incremento/decremento de valor. No hubiera estado de más contar con el clásico 'data entry' (un control en potenciómetro o fader) para ese ajuste de valor, siempre más cómodo que las posibilidades que existen en JD-XA mediante combinaciones de teclas para avanzar el valor con saltos no unitarios.

Eterna crítica durante este primer año ha sido la elección de material con acabado brillante para el panel, tanto por los posibles reflejos como por la permanente compañía de huellas de dedos que conlleva, salvo que estemos cada minuto sacando la bayeta. Más relevante para mi gusto, el hecho de que la combinación de colores con letras finas en rojo sobre fondo negro unidas a la superficie brillante y la presencia de tanta iluminación tras los controles, hacen difícil la lectura del panel. Pero por otra parte, gracias a una adecuada disposición de los controles y el uso combinado de potenciómetros y faders para según qué funciones, se llega a convertir en casi un acto reflejo actuar sobre cada uno de ellos, dado que la función que ejercen es siempre la misma, ya estemos editando una parte sonido analógica o una digital. Y eso, lo de hacer de tocar un acto reflejo, es algo que está entre las cualidades deseables de un interfaz de sintetizador, por eso que me tenga tan a favor y vea menos relevante lo de la difícil lectura de sus leyendas. Por otra parte el acabado con negro brillo ha conseguido, creo que por primera vez, que mi mujer diga de un sinte que es 'bonito'.

Además terceras partes ya proponen un panel de vinilo alternativo que se monta encima del propio, e incluso la propia Roland ofrece un panel mate también para montar sobre el preexistente con las leyendas más claramente legibles en blanco sobre negro. Es algo que surgió como duda en el foro de hispa sobre JD-XA (id por ejemplo al comentario 317) pero de lo que acabamos de recibir confirmación por Roland España: se puede solicitar el nuevo 'overlay' al igual que ya han hecho usuarios registrados en Alemania, Italia y otros estados. Podéis ver el sencillo montaje y cómo queda de aspecto en este vídeo.

En todo caso no oculto que mi valoración del panel del JD-XA es muy alta, hasta el punto de desear que la concepción del panel se haga más presente en futuros productos, liberando a los rompler de la esclavitud hacia los menús y displays en la que han vivido. JD-XA demuestra que hay otra forma de hacer las cosas, y que funciona, como ya se viera en su día con el no menos impactante JD-800. Siempre podría haber más, como el que la iluminación de alguna manera informara del valor de los controles y de si su posición está o no alineada con el valor que se está editando, pero lo que ofrece es una de las soluciones más completas que en sinte hardware hay para gobernar el océano de parámetros que encierra cada sonido.

Voces analógicas

Sobre las voces analógicas se hace un repaso intenso en el vídeo que acompaña a esta review. Sus dos osciladores ofrecen las formas habituales (diente, cuadrada, pulso rectangular variable, triángulo, seno) y el mezclador permite combinarlos con una tercera fuente que puede ser ruido (blanco o rosa), la entrada de audio/micrófono, o el sonido resultante de la correspondiente parte digital. Esta última opción da lugar a la posibilidad de aplicar parafónicamente el filtro, drive y VCA analógicos (con sus propias envolventes, lfos, etc.) sobre el resultado de una parte digital polifónica que internamente está aplicando sus propios resursos, filtros incluidos, de forma polifónica.

El filtro cuenta con 'drive' para forzar su saturación, y no es sólo multimodo en el sentido tradicional, con opciones paso bajo, paso alto y paso banda, sino que es multirespuesta. Es posible elegir entre 3 configuraciones de filtro que ofrecen características muy distintas que analizamos en el vídeo. No se trata de definir cuál es la mejor, sino de apreciar la variedad que aportan. Desde esa perspectiva, LPF1 ofrece caída de 24 dB/oct con una resonancia de una nitidez y estabilidad mayúscula pero su recorrido a máxima apertura es algo reducido (la frec. de corte llega hasta algo menos de 10kHz), mientras LPF2 todavía con 24dB/oct otorga recorrido amplio (una octava más llegando al entorno de 18kHz) acompañado de una resonancia con mayores 'faldas' y con algo más de distorsión. Frente a ellos LPF3 (12dB/oct) corresponde a un diseño multimodo que permite respuestas HPF y BPF pero que, por diseño, se vuelve altamente inestable y saltarín en el momento en el que hacemos un uso medio o alto de la resonancia, con un carácter muy poco habitual y que casi lleva a pensar en los sintes soviéticos, pero que viene bien para locuras y efectos. Tres esquemas por tanto de filtrado con características diferentes que podrán salir a relucir según las necesidades de cada sonido / momento. Además se cuenta con un HPF independiente y no resonante, para eliminación de la parte grave.

Voces analógicas
A partir del manual de Roland

Las envolventes y LFOs son de realización digital, pero tal como mostramos en el vídeo llegan a velocidades altas. En particular, podréis ver cómo hemos medido la velocidad máxima del LFO, que se sitúa en el entorno de los 150Hz, con lo que entra en banda audio y permite resultados propios de 'modulaciones'. No hay como tal modulacion de la frecuencia de corte desde los osciladores, aunque sí desde el veloz LFO, pero sí existen modulaciones entre los osciladores: sync, anillo y FM exponencial (cross mod en la nomenclatura que siempre aplica Roland para ella). Las podréis ver/escuchar en el vídeo. Por cierto, también la fuente de modulación para crossmod y anillo puede cambiarse a alguno de los ruidos (blanco/rosa), la entrada de micro o la sección digital correspondiente. La acción sí/no de la modulación anillo es a menudo demasiado fiera cuando alguno de los dos implicados no es un oscilador, pero sin embargo la crossmod permite regular con un potenciómetro la intensidad de la modulación y resulta muy interesante para poder modular levemente con ruido el sonido de un oscilador.

Un compendio de funciones de síntesis amplio, y en el que el carácter analógico se deja notar en la ausencia de alias en los osciladores incluso ante PWM y sync, así como en la respuesta de los filtros ante cambios o en todo el terreno de las modulaciones.

Voces digitales

Como ya se ha mencionado, las partes digitales no implementan un modelado analógico profundo ('VA') sino que se basan en los sistemas de muestreo y síntesis que son los convencionales en cualquier 'rompler' para poder tener cotas de polifonía elevadas, y que por lo tanto pueden manifestar ante algunos tipos de sonido las limitaciones frente a una realización analógica o una digital que realice una simulación por modelado (y que con ello devore la polifonía). En JD-XA la solución ante los límites de la vía muestreo y síntesis se llama 'use las partes analógicas'. Las más de las veces los sonidos que pueden beneficiarse con el cambio son efectos y sonidos solistas llevados al extremo, que no van a echar mucho en falta la polifonía y para los que las 4 partes analógicas ofrecen alojamiento. Además de la posibilidad de 'refiltrar' en una parte analógica la salida de una parte digital, un poco al estilo de cuando usamos un filtro externo para procesar una pista en un tema.

En todo caso, y centrándonos en el interés de las partes digitales en sí, para los conocedores de los sintes algo anteriores de Roland, tiene más que ver con los Jupiter 50/80 o con Integra-7 que con los XV/Fantom. Los XV/Fantom contaban con una estructura de 4 parciales en cada sonido y una determinada tecnología para llevarlos adelante, que es diferente a la más reciente 'Supernatural Synth' presente en esos Jupiter y formando parte de Integra. Dentro del módulo Integra-7 en realidad se alojan varios esquemas de síntesis diferentes. Algunos específicos para reconstruir sonidos de los XV y Fantom con sus estructuras de 4 parciales, otros para crear sonidos realistas de instrumentos acústicos y de baterías con unas arquitecturas llamadas 'supernatural acoustic' y 'supernatural drums' y finalmente otra para crear sonidos de sintetizador llamada 'supernatural synth'.

'Supernatural synth' es por tanto la más reciente versión de Roland sobre cómo crear sonidos 'sinte' sin acudir a la vía del modelado y con amplia polifonía. La vía del modelado es la que sigue su línea System, en la que esperamos ansiosos la llegada del prometedor System-8, pero que rebaja la polifonía. Estamos por tanto ante una realización de polifonía amplia pero avanzada en términos de calidad y variedad. Por ejemplo se aprecia en las respuestas de filtro tan múltiples (14 tipos distribuidos como 4 tipos de LPF más uno HPF, otro BPF y otro PKG en pendiente 24 dB/oct, y de nuevo esos mismos 7 pero en versión 12 dB/oct) como sólo los digitales permiten y que incluyen tipos de nuevo diseño (no heredados de los XV/Fantom), o en la existencia de un alto número de parámetros editables, entre los que algunos son realmente curiosos. Es el caso de una interesante fuente para las rutas de modulación: el tiempo entre notas, de forma que cuando estemos tocando frases rápidas pueda haber una acción distinta respecto a cuando se trate de pasajes más tranquilos.

Es esta arquitectura supernatural synth la integrada en JD-XA, hasta el punto de que el JD-XA puede usar algunas ampliaciones de sonidos creadas para Integra-7. Se usa para ello una aplicación 'librarian' capaz de indentificar qué sonidos destinados a Integra pueden reacondicionarse para JD-XA y realizar su transformación. La parte 'supernatural synth' de JD-XA tiene el mismo conjunto de 450 formas de onda que aparecen en Integra dando lugar a esta compatibilidad con límites. También ambos incluyen la posibilidad de en lugar de esas 450 formas de onda elegir un de los 18 tipos de oscilador modelado que incluyen supersaw y ruido. Las diferencias, de todas formas, hacen inviable cargar cualquier sonido Integra en JD-XA, dado que no está aquí la estructura tipo XV/Fantom ni sus formas de onda, ni por supuesto los recursos supernatural acoustic o drums. En definitiva no es un Integra con teclado y mitad de polifonía, sino un teclado con personalidad propia claramente enfocado al sinte-adicto que valora el control y la edición de sonidos, o bien a quien ya cuenta con romplers más tradicionales para los sonidos acústicos y quiere incorporar un sinte maleable y centrado en lo sintético/electrónico. Por cierto la aplicación 'librarian' es la única que encontraréis para JD-XA, resultando un poco extraña la falta de un programa editor. Ciertamente el panel hace muy asequible la edición de sonidos, pero hay ocasiones y usuarios que pueden preferir la comodidad de visualizar y editar desde la pantalla de ordenador, en especial en atención a los parámetros de segundo nivel y que no están desplegados sobre el panel, así como para ofrecer una visión 'de conjunto' sobre el estado de los parámetros en cada sonido.

Las voces digitales 'supernatural' se basan en el uso en paralelo de hasta tres secciones o parciales ('partials') siendo cada una un juego de oscilador, filtro y amplificador únicos con 3 envolventes (para tono, filtro y nivel), además de LFOs y ModLFO (otro LFO que será el que se aplique a través de la rueda de modulación). El material base, las formas de onda, son esas 450 formas y como ya hemos dicho no incluyen mapas de batería ni juegos completos de sonidos GM, con presencia sólo secundaria de ondas de instrumentos acústicos.

Voces digitales
A partir del manual de Roland JD-XA

Otras cuestiones

El arpegiador cuenta con 12 modos (arriba, abajo, etc.) y permite crear un patrón de usuario con 32 pasos en los que pueden señalarse ligaduras y silencios, y que funciona básicamente como una secuencia que se transpone, pero no se dispara en sincronía a la claqueta sino al inicio de la nota.

El secuenciador es básico, aunque tenga 16 pistas: 4 para las voces analógicas, 4 para las digitales y 8 para control de sistemas MIDI externos. Se trata de un esquema basado en un único patrón que se crea y se conserva en cada 'programa/preset' formando parte integral junto al diseño del juego de sonidos para las 4+4 partes que define a un programa. Eso ayuda a entenderlo no como un secuenciador para crear temas completos, sino más como una forma de poder llevar una ilustración o una base prefijada junto a cada programa. Las 8+8 pistas comparten longitud entre 1 y 4 compases, de tipo 4/4, o bien escalado a 8 compases de mitad de tempo. La grabación es en tiempo real o paso a paso usando la botonera en fila de 16, y es capaz de registrar la actuación que se realiza sobre los controles. De hecho admite cargar ficheros MIDI de tipo 0 y limitados a 4 compases. Aunque cuenta con cuantización y swing deben ajustarse antes de grabar, no hay aplicación a posteriori.

Las conexiones permiten extraer en un jack monofónico el audio de las partes analógicas de forma separada a su mezcla con las digitales sobre un par de jack, evitando así el paso a digital y la aplicación de efectos cuando se desee un 'analógico integral'. Hay In/Out MIDI en DIN de 5 puntas, y la conexión USB puede usarse en modo sólo MIDI de tipo class compliant evitando drivers y válida para iOS, o bien con drivers de la propia Roland que permiten hacer transmisión tanto de MIDI como de Audio. Hay también una salida de claqueta y dos juegos CV/Gate que pueden dar salida hacia sendos sintes de control por tensión externos observando el estandar de 1V/oct con gate en 5V.

En las rutas de modulación para control pueden especificarse hasta 4 destinos simultáneos. Se cuenta tanto con joystick como con un par de ruedas, además de las entradas para pedales. La asignación de destinos de modulación para estos controles es fácil, casi a modo 'MIDI learn' muy intuituivo. También puede actuarse desde la velocidad, aftertouch,… o cosas tan atípicas como esa referida al 'tiempo entre notas', además de vía mensajes MIDI CC.

En el apartado de efectos, cada programa aplica a la mezcla de las 4+4 partes varios efectos globales: una reverb con envío, dos ‘total effects’ TFX con 29 tipos, y una delay en inserción, además de EQ. Adicionalmente cada una de las 8 partes cuenta con un efecto MFX dedicado con 67 tipos.

El teclado cuenta con velocidad y aftertouch, y la longitud de las teclas blancas es de 13 cm. frente a los 14 de otros sintes, pero con un tacto agradable. No es tampoco nada extraño, todo lo contrario, ver 13 cm. en muchos teclados y sintetizadores, y especialmente tratándose de un teclado de 4 octavas y para el uso previsible, no es mala opción.

Hay 256 programas internos más la posibilidad de usar otros 256 directamente tomados de un lápiz USB, sin tener que 'cargarlos' en el teclado. Algo que encuentro muy útil para poder atender distintos proyectos con tranquilidad como cuando se trabaja con varios grupos o repertorios, o para cuando deseamos recopilar un juego específico de sonidos para una actuación o para llevar un simplemente un lápiz allí donde ya haya un JD-Xa (afortunados con uno en casa y otro en el local de ensayo).

La entrada Mic cuenta con su propia unidad de efecto (reverb incluida) y permite también realizar vocoding usando como portador cualquier parte concreta o bien la mezcla de todas ellas. Se ofrecen varios tipos de acción de vocoder, desde el sonido tosco de los vocoders vintage a algo más preciso y más articulado. La entrada micro puede usarse también como modulador por extracción de su envolvente.

Sonidos, sonidos, sonidos

Como os decía al comienzo el esfuerzo encomiable de Gattobus recreando temas y mimetizando sonidos desde el JD-XA, ha pasado a estar a disposición de cualquier interesado. El banco con un total de 32 programas que combinan sonidos analógicos y digitales y sus correspondientes secuencias recreando otros tanto temas populares está disponible en Google Drive.

Más allá de que puedan usarse para disfrutar tocando esos temas, es interesante también la lección que ofrecen sobre cómo sacar partido a un sintetizador. La mayoría de los sonidos empleados son programados por el propio Gattobus y suplen con acierto desde un único equipo a la paleta enorme de sintetizadores usados en los discos originales. Ya sólo ver los vídeos es instructivo, no digamos poder analizar sus programaciones, así que si tenéis un JD-XA son una obligación más que una recomendación. Respecto a los sonidos / temas recreados esta es la lista:

  • Eurhythmics “Sweet Dreams”; Queen “Radio Gaga”; Depeche Mode “Enjoy the silence”; Duran Duran “Save a prayer” y “The Chaffeur”; Enya “Orinoco Flow”; Jean Michel Jarre “Oxigene II”; Air “Kelly Watch the stars”; Daft Punk “Around the world”, “Da Funk” y “Aerodynamic”; Giorgio Moroder “The Chase”; Pink Floyd “On the run”, “Shine on you crazy diamond” y "Time"; Radiohead “Everything in its right place”; J.S.Bach “Air on G” al estilo Wendy Carlos; Van Halen “Jump”; Moroder-Nihmal “Neverending Story”; Jon&Vangelis “I Hear You Now”; Alan Parsons Project “Sirius”; Jan Hammer “Crockett’s Theme - Miami Vice”; Vangelis “Blade Runner - Ending Titles”; Kraftwerk “The Robots”; Muse “Uprising”; The Who “Baba o’ Ryley”; Tron Legacy “Opening Theme - The Grid”; Phil Collins “In the Air Tonight”; A-Ha “The sun always shines on TV”; Coldplay “Speed of sound”; Knight rider TV series opening theme; Axel F. Cover of “Beverly Hill’s Cop”

Una lista que podrá crecer con nuevos bancos o nuevas versiones ampliadas de este mismo, según ha dejado caer en sus perfiles de redes sociales. El fichero ‘readme.txt’ que incluye la descarga explica cómo deben usarse los recursos (partes, controles, teclado, etc.) del JD-XA para interpretar cada tema.

Por cierto, se suma así Gattobus, con esta vertiente más entretenida, a la amplísima colección gratuita de sonidos para JD-XA que la propia Roland ofrece en su web Axial en la que hay a día de hoy 14 bancos, algunos temáticos, otros con ‘firma’, y otros evocando determinados sintes (sin olvidar los que puedan importarse de bibliotecas para Integra-7). Una colección que da respuesta sobrada a las primeras críticas que hubo en su lanzamiento, al ofrecer sólo 64 sonidos en lugar de llenar sus 256 posibles. La paleta actual disponible tiene unas crecidas dimensiones que superan la capacidad interna y que permiten sacar provecho a la posibilidad de cargar sonidos directamente desde un lápiz USB, sin siquiera llevarlos a la memoria interna, evitando así los quebraderos de cabeza de tener que organizar los sonidos internos para hacer hueco a los recién llegados.

De hecho una selección de algunos de estos sonidos es la que, desde el firmware 1.5 de JD-XA, ofrece ya contenido en las 256 memorias internas. Pero al precio de un lápiz USB, tanto estos bancos de Axial-Roland como el de Gattobus son más que recomendables.

Más información | Roland

Sonidos para JD-XA
axial.roland.com
Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
19

Productos relacionados

  • Roland JD-XA
    Roland JD-XA
Comentarios

Regístrate o para poder comentar