Grabación

6 cosas en las que pensar antes de microfonear un piano

Piano de cola

Muchos ingenieros creen que microfonear un piano de cola es lo más difícil que les pueden pedir. Conseguir que suene natural puede volverte loco, aunque no sea siempre el tipo de sonido que buscas. Pero antes de microfonear hay algunas cosas en las que pensar, que podrían ayudarte a entender por qué los micros se posicionan como suele hacerse. En este extracto de mi Recording Engineer’s Handbook cubro esas consideraciones.

El piano es un instrumento relativamente nuevo, datado en torno al año 1700. Aunque las versiones de cola y vertical son las más familiares, hay subcategorías en cada una de ellas. Un piano de cola de concierto oscila entre 2 y 3 metros de largo; un media cola ronda los dos metros, y uno pequeño (el "baby grand") puede medir metro y medio. Los pianos verticales pueden verse en versión de estudio (de 42 a 45 pulgadas de alto), en versión compacta (38 a 42 pulgadas) y la versión spinet, cuya parte superior apenas sobresale por encima del teclado. A igualdad del resto de características, los pianos más grandes tienen cuerdas más grandes y un tono más rico.

Pues bien; hay seis cosas en las que pensar antes de microfonear un piano:

  1. Cuando los micrófonos se sitúan dentro del piano, pueden captar sonidos no deseados de los pedales y martillos, además de la música. Pero también pueden capturar un sonido más brillante y cercano.
  2. Los micrófonos situados en el exterior del piano, pero cerca del lateral del instrumento, "mirando hacia dentro", también pueden capturar reflexiones de la tapa del piano. Esto puede ser bueno o malo dependiendo del sonido que busques.
  3. Los micrófonos situados a cierta distancia del piano grabarán tanto el instrumento como el sonido ambiente del recinto donde se graba. Si ese recinto suena bien y no necesitas un sonido muy cercano, este es un método seguro para grabar un piano equilibrado, ya que el sonido del instrumento no existe propiamente hasta que te sitúas a cierta distancia de él.
  4. Microfonear desde un lateral significa típicamente que las notas más altas sonarán más fuerte. Microfonear en el interior tenderá a enfatizar las octavas medias, algo que puede ser bueno para ciertos estilos musicals —y no para otros—.
  5. Para hacer que el piano suene más brillante, añade algunos dBs a 10 kHz. Para mayor definición, añade un poco en 3 kHz. Si el piano suena con poco cuerpo, añadir unos dBs a 100 Hz puede ayudar.
  6. Asegúrate de contratar a un afinador profesional de pianos antes de tu sesión de grabación.
Bobby Owsinski
EL AUTOR

Bobby Owsinski es un veterano de la industria de la música que ha trabajado en más de cien producciones y da cursos en Berklee College of Music, Trebas Recording Institute, Nova Institute y Lynda.com. Varios de sus 24 libros, como Mixing Engineer’s Handbook y The Recording Engineer’s Handbook, están entre los más vendidos del sector. Web de Bobby Owsinski.

¿Te gustó este artículo?
6
Comentarios

Regístrate o para poder comentar