Magacín

Cómo limpiar bien un CD o DVD: diferencias con el vinilo

Muchas personas e incluso algunas máquinas realizan incorrectamente la limpieza de los CDs, llevados por la costumbre de la era del vinilo. Te contamos la forma de hacerlo bien y su razón.

La limpieza de los vinilos, cuánto cuesta olvidar lo aprendido

Durante muchas décadas hemos estado limpiando los vinilos haciendo uso de un cepillo de microcerdas extremadamente suaves, que desplazábamos por la superficie en la misma dirección del surco. Las microcerdas se introducen en el surco y pueden empujar fuera de él el polvo.

Tenemos todos en la cabeza que desplazar el cepillo en forma radial, del centro a los bordes, suponía asumir un importante riesgo de rayado. Y ese rayado en sentido radial es muy molesto: ocasiona un ‘clic’ regular, con una cadencia magnífica de una vez por vuelta (33 veces por minuto en LPs y 45 en singles/maxis).

Hay limpiadores más complejos, incluso lavadoras manuales con líquido antiestático para ayudar a despegar el polvo, pero el cepillo es lo que está a la orden del día. También para CDs se han ideado máquinas limpiadoras como la de la fotografía, que por cierto corresponde a un fabricante que ya no la comercializa porque ha tenido que orientar toda su producción a satisfacer la demanda de máquinas limpia-vinilos.

Gläss Audio Disk Cleaner (ya descatalogado)
audiodesksysteme.de

Dejando de lado sistemas tan complejos y al alcance de tan pocos, lo cierto es que nos apañamos tirando del socorrido paño para limpiar los CDs, retirando polvo y cualquier huella dactilar. Pero tenemos que saber hacerlo bien.

Los CDs: todo lo contrario

Con esas ideas preconcebidas, muchos se sorprenden cuando me ven limpiar un CD, siempre de forma radial. Del centro hacia los bordes, y usando un paño suave que no suelte pelo.

Lo de usar paño está claro: aquí la superficie es lisa y carece de surco. No tiene sentido lo de las cerdas. Pero la sorpresa es la otra, y es habitual que me pregunten ¿no deberías pasar el paño trazando circunferencia más que radios? Pues no. Con los CDs (y sus hermanos DVD, etc.) la mejor garantía de no causar problemas es limpiar en forma radial.

¿Por qué?

Como veíamos en otro tutorial, en formatos digitales como el del CD es posible corregir errores. Más que posible, una obligación. Con la densidad enorme de datos grabados en una cinta o un disco digital, es imposible contar con soportes de bajo precio y suficientemente libres de fallos. Se introducen por ello códigos de protección contra errores, que compensan fallos de fábrica o incluso los infringidos durante el uso, como puede ser el típico ‘rayajo’.

Los errores simples, que afectan a un único bit, son muy fáciles de corregir con los códigos contra errores que lleva un CD. También se pueden corregir errores sobre unos pocos bits. Pero son ineficaces cuando el error afecta a muchos bits próximos.

Claramente, en un CD un arañazo en el sentido de las pistas afecta también a un bloque de datos contiguos en el soporte y es potencialmente mucho más dañino. Por eso se recomienda limpiarlos en sentido radial, de forma que cualquier arañazo corte transversalmente a la espira en la que se registra la información.

Rayajos en el CD: mejor radiales
pablofcid

Está claro que un fallo ‘en línea’ con la espiral altera un fragmento extenso, mucho más difícil de corregir. Sin embargo un fallo transversal afecta muy poco a cada una de las vueltas de la espira en sí y por tanto los errores que ocasiona están suficientemente alejados entre sí como para que los códigos antierror puedan actuar con mayor éxito.

Los rayajos son 1000 veces menores de lo que aparentan

Los pits y lands, que es como se llaman las elevaciones y valles que hay por debajo del plástico del CD y que el láser puede leer, son minúsculos. El ancho de esa pista es de media micra, y la separación entre vueltas de sólo 1,6 micras. De hecho el haz de láser en la superficie del CD es todavía demasiado grueso para poder leer aisladamente una pista. El propio plástico que forma el soporte hace de lupa y concentra el haz de luz para llegar a hacerlo 1000 veces más pequeño en la superficie útil donde viven los pits y lands. Es una de las razones de esa magia aparente de que siendo las pistas del CD de sólo 0,5 micras, las huellas de dedos y rayaduras claramente visibles a ojo pasen desapercibidas.

El efecto lupa del plástico en el CD
pablofcid

Pero el efecto ‘lupa’ sólo nos libra de fallos radiales

Esa es otra protección más contra las posible rayaduras o manchas en la superficie externa, pero antes de que penséis en que una mancha de 1 mm. pasa a ser de sólo 1 micra en la capa útil, recapacitad: está claro que el efecto de ‘reducción’ del tamaño de la rayadura sólo vale si esta es transversal a la pista. Si es en el sentido de la pista sólo se acortan un poco sus extremos, pero no su desarrollo sobre la pista en sí.

Dioferencias en la utilidad del efecto lupa según orientación del fallo
pablofcid

Y lo que necesitamos es reducir esa longitud del fallo sobre la pista. Así que volvemos a lo de antes: puestos a rayas, mejor en sentido radial.

Consejos finales

En definitiva, sí o sí: limpiad los CDs en un recorrido radial, del centro a los bordes. Así el peligro de cualquier partícula que esté presente y que al arrastrase con el paño pueda originar un arañazo apenas perceptible al ojo, se aminora. El arañazo estará, pero será compensado sin mucho problema por la corrección de errores.

Y por el mismo precio otro consejo: ojito con escribir o poner pegatinas en el CD. Preferiblemente no lo hagáis. Volved a la figura con la sección del CD y sus 4 capas a/b/c/d que he mostrado antes. Si escribís con un rotulador indeleble o peor aún, si ponéis una pegatina, estáis haciéndolo en la capa a) que está demasiado próxima a la b). Alterar la capa a) implica un riesgo de llegar a alterar la b) y los fallos sobre la capa b) no se benefician del efecto lupa. Cualquier mancha o corrosión estará actuando sobre los propios pits y lands. Así que las anotaciones mejor en la caja del CD y no sobre el soporte. Respecto a las pegatinas mi experiencia es nefasta: algún CD que me han pasado con ellas ha causado un bloque del giro o de la apertura del cajón, porque altera las dimensiones esperadas y se producen choques o fricciones. Por no hablar del temor a que cuando envejezca corrompa la laca y afecte a la capa de pits/lands, o incluso se despegue y arrastre a esos pits/lands estropeando severa e irreversiblemente el CD.

Último aviso y cierro por hoy: por si no lo sabéis, el CD se lee del centro hacia la periferia. Y en el comienzo del disco va una tabla de contenidos, una especie de índice. Así que el centro del CD es muy importante, mimadlo como se merece.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
14
Comentarios

Regístrate o para poder comentar