Algunas cosas que he visto.

Yo he visto los más delicados copos de nieve reflejandose en los mil ojos de una mariposa recién nacida. He visto las más intrincadas alas de hada proyectando demenciales cuerpos hacia las alturas. He visto placas de carne clausurando bocas de cloaca en las que poco antes pude atisbar sonrisas giratorias. He visto ventanas más angostas que aquel callejón donde Noviembre mendigaba la lluvia que le había sido robada. Y a través de esas ventanas, situadas en un muro baldío, vi la espantosa gloria de la dama de Amianto. Logré ver los espejos de Dios: y no reflejaban la carne. Logré ver la colección de ojos conscientes de Tea: y uno de ellos, indeciblemente negro, me fue revelado como el "oculus infernum", el cual solo podía ver el subconsciente de Dios (que como todo el mundo sabe es solo accesible traspasando los agujeros negros del cosmos.) Y ¿sabéis? también he visto la radiografía del sarcófago de Lucifer, en el que este sueña mientras su exceso de carne es devorado (sarco-fago). Todo esto estaba dentro de mí. Y sigue estando. I.A. Pd: si quereis ver los hiper-erógenos pezones de satanás, largos como lombrices intestinales, dadme un toque.
¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar