Magacín

El coste de un disco

Leo en El País (¡gracias Juan de!) que lanzar un nuevo artista musical cuesta más de 700.000 euros.

Sin duda, el artículo se refiere al costo en el mercado mainstream actual de EEUU, porque en España esas cifras no las olemos ni de lejos: 258.000 € en adelantos a artistas, 169.000 € para la grabación, 140.000 € para la realización de tres videoclips de mediana factura, 92.000 € para giras de respaldo y la nada desdeñable cifra de 118.000 € para promoción.

Si alguien hubiera invertido ese dineral en alguno de mis grupos, incluído el más cutre que haya tenido jamás con 15 años, ahora mismo os escribiría desde mi isla en la Guayana Francesa.

Los costes en España son otros bastante diferentes.

Sin datos en la mano, apostaría a que las grandes discográficas no costean ni DIEZ discos al año cada una actualmente. Por supuesto que dicho presupuesto se los llevan los "grandes artistas" (Miguel Bosé, La Oreja de Van Gogh, etc), que tienen aseguradas las ventas. Esto es porque el 99% de los nuevos lanzamientos son "licencias", es decir, los artistas se hacen el disco y la discográfica se lo queda tal cual. Además, el número de nuevos lanzamientos es ridículo, no creo que llegue a una decena al año tampoco; reto a mis lectores a que me digan 10 grupos nuevos que conozcan de 2009. Yo, que estoy más o menos atento, podría nombrar uno o dos si acaso.

Hace seis años, el coste de un disco en España rondaba entre 24.000 y 50.000 euros. Con ese dinero se pagaba al productor (la invisible y mágica figura del productor), arreglistas (otra figura mágica e invisible), músicos, estudio y técnico, así como un mastering más o menos bueno. Esta cifra ha ido cayendo y hoy la cosa ronda entre 2.000 y 6.000 €, aunque la vida no vale menos. ¿Cuál es el truco mágico? El artista graba todo lo que puede por su cuenta (en su casa, vaya), los músicos tocan "de colegueo" (gratis, por hacer el favor), o con la promesa de que si funciona el disco contarán con ellos para gira. Se suprime la figura del productor, del arreglista, el mastering independiente (lo hace cualquiera), y muchas veces la mezcla se la hace el músico en casa. Con todo ello, más allá de la calidad musical, la calidad artística también se ve comprometida y se devalúa todo el proceso.

Hace seis años el coste en promoción de un disco era entre 40 y 50.000 €, repartidos en conciertos promocionales, "payola" a radios, etc. Hoy en día se invierte entre CERO y 1.500 € en promoción: los artistas pequeños NO la tienen (o es mediante acuerdos dentro de los grupos de comunicación) y los artistas grandes se la regalan en TV. Las giras promocionales son a cero euros también, claro. Se toca gratis y poco.

Hace seis años los adelantos eran entre 6.000 y 40.000 €, ahora entre CERO y 6.000 €.

Y el presupuesto ACTUAL para un videoclip, ronda entre CERO y 12.000 €, con ese presupuesto se hacen milagros, así que comparar un videoclip de Lady Gaga con uno de Amaral (que son de los grupos españoles que más invierten en videoclips), da una idea del abismo del que hablamos.

También hay otro artículo sobre que es un mito que Internet pueda sustituir a las discográficas, pero en este caso sí estoy de acuerdo en el concepto.

De hecho, el que se haga música en España es realmente un milagro. Como yo siempre digo, si Daft Punk hubieran nacido en España, no harían música, serían funcionarios (con todo mis respetos para ellos).


Publicado originalmente en My Plug In Baby, mi blog en Antipop.

¿Te gustó este artículo?
0
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar