Dios bendiga a los dentistas

Pues sí, señores, Dios les bendiga a todos ellos. Seguro que no habéis oído a nadie decir eso antes, pero yo doy un paso adelante y lo digo aquí ante todo el mundo. Ya sé que cobran una pasta por cualquier cosa y ya sé que es desagradable lo que te hacen.

Pero pasaros una noche sin dormir como yo de puro dolor de muelas, luego id a cualquier dentista y notar como al poco rato de ponerte en sus sabias manos el dolor empieza a desaparecer.

Entonces diréis, como yo: "Dios bendiga a los dentistas". Y pagaréis hasta con gusto. Os someteréis a una endodoncia sin rechistar. Les diréis "gracias" y seréis sinceros al decirlo.

Lo que sea por acabar con el dolor.

Y qué dolor, mecagonlos...

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar