De dioses paganos y recios

Dibujar la enojosa mirada

De nuestro ser mientras se disfraza de persona,

De vagabundo incorpóreo y navegante

De la mezquindad cotidiana.

Hacer honores a quien nos quieren,

Como escaparate de su camino,

A lo largo y ancho de este vergel

Convertido en minifundio.

De dioses paganos y recios,

De cometas que anuncian cambios estipendiaros,

De olores y decoros de nuestros actos,

Heridas, heridas....heridas.

Sangrar y sonreír en la pericia

Del don maquiavélico y furtivo

Que intenta plagiar bustos de piedra

Y regalarlos, como si valiesen un segundo.

De vida y de cautiverio,

De frontera química y mortal,

Ante el roce de la nueva brisa,

De un ser nuevo y pequeño entre mis brazos.

Del sol como planeta, sin vínculos parentales,

Que me sacia de nuevas oportunidades,

De discernir las tripas de este globo

Ajeno a cualquier voluntad inteligente.

Que acecha en la sombra y da de comer,

Como si no tuviese derecho,

Que nos otorga placeres innecesarios,

Y nos roba los que nos pertenece.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar