Qué felicidad

Hoy cambié las cuerdas del bajo y definitivamente es oooootra cosa. ¡¡Lo hago generalmente cada año (¡cuánto que lo estiro!) y hoy derrocho alegría!!!

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar